#Yomequedoencasa

Cómo mantener a los niños en contacto con la naturaleza sin salir de casa

Claudina Navarro

Para su salud física y mental, los niños necesitan estar en contacto con los elementos naturales, con el cielo y el verde de la naturaleza. Te explicamos cómo.

El contacto con la naturaleza es fundamental para la salud y el bienestar de los niños por muchas razones. Por eso es importante que durante estas semanas de confinamiento les proporcionemos maneras de contactar con las plantas y los elementos naturales.

Los beneficios de la naturaleza para los niños

En los espacios interiores, la concentración de contaminantes es mayor que en el exterior. Por eso es importante ventilar y respirar al aire libre todo el tiempo que se pueda.

La exposición directa de la piel al sol es imprescindible para sintetizar vitamina D, una reguladora de la inmunidad, fundamental para enfrentarnos a los virus, también al coronavirus SARS-CoV-2 que está causando la pandemia COVID-19.

Además, el organismo humano se beneficia de una manera general de estar rodeado de naturaleza, que es su entorno evolutivo, no el cemento y las construcciones artificiales. El simple hecho de ver el cielo, plantas o corrientes de agua produce un efecto beneficioso a nivel hormonal y cognitivo.

Marc Berman, psicólogo de la Universidad de Michigan, afirma que estar rodeado de verde, de naturaleza, incluso verla a través de la ventana, tiene un efecto inmediato positivo sobre el cerebro.

Richard Mitchell, de la Universidad de Glasgow, y Frank Popham, de la Universidad de Saint Andrews, sostienen que las personas que viven cerca de zonas verdes sufren menos enfermedades cardiovasculares y tienen una mortalidad menor por casi todos los motivos.

Artículo relacionado

Mujer lavándose las manos con jabón

26 medidas para prevenir el coronavirus dentro y fuera de casa

Cómo disfrutar de la naturaleza durante el confinamiento

La manera más eficaz de que los niños puedan obtener los beneficios del contacto con la naturaleza durante las semanas de confinamiento es acercarlos a las plantas.

Podemos pedirles que cuiden las plantas, ya sean de interior, en el alfeizar de la ventana, el balcón, la terraza o, en el mejor de los casos, en el jardín.

Es una oportunidad para sentar las bases de una relación duradera y positiva con la naturaleza. Además los peques -y toda la familia- se divertirán mucho experimentando.

Además, existen otras formas de contactar con la naturaleza:

  • Podéis ver documentales de naturaleza, no solo series y películas.
  • Ver revistas y libros con bonitos paisajes de todo el mundo.
  • Colgar fotos en las paredes de los espacios naturales que más os gusten.
  • Salir a la ventana a reconocer formas en las nubes o descubrir las plantas que se puedan ver en la calle y en otros balcones.
  • En internet podéis encontrar sonidos de arroyos, aves, viento, cantos de ballenas, el murmullo de la selva... Cada día podéis probar un entorno sonoro distinto de fondo para los juegos de los niños y las actividades cotidianas.

Artículo relacionado

% actividades para hacer con los niños en casa

5 actividades para reducir la ansiedad de los niños en casa

¿A qué edad pueden los niños comenzar a cultivar en macetas o en huertos?

Al dedicarse al cuidado de las plantas los niños entran en contacto con muchos conocimientos de una manera lúdica y natural: reconocen los ciclos de la vida, experimentan el cambio de estaciones más intensamente y adquieren una idea sobre el origen de la comida saludable y su origen.

Estar cerca de las plantas relaja a los niños, que pueden contrarrestar la sobrecarga sensorial que les producen las consolas, televisiones, ordenadores y móviles.

No hay una edad para empezar. Los más pequeños pueden toquetear las plantas, jugar con la tierra y el agua o simplemente observar.

A los cinco o seis años, pueden asumir más responsabilidad y encargarse de todo el cuidado que necesita una planta en una maceta o jardinera. El proceso puede empezar desde el cultivo de la semilla para que comprueben su crecimiento, lo que reforzará su vínculo emocional con las plantas.

Lo mejor para hacer que las relación de los niños con las plantas es dejar que los niños expresen un deseo específico, que planteen su proyecto por sencillo o complejo que sea, y que trabajen con él.

Aprovecha para introducir más conocimientos

Podéis mirar libros de jardinería o páginas de internet. Aprender sobre las distintas plantas. Sobre la tierra y sus habitantes. Sobre las necesidades de agua y el riego responsable. Sobre la meteorología y las necesidades de proteger determinadas plantas...

¡Un jardín o una maceta son ecosistemas en sí mismos y se les puede sacar mucho jugo! ¿Tenéis un microscopio? Con él podéis ver de otra manera las plantas y maravillaros de todo lo que contienen con sus formas geométricas y bellas.

¿Cómo es un balcón seguro para los niños?

Para que tus hijos puedan explorar el jardín o el balcón con confianza y sumergirse en su mundo, es esencial que sea seguro.

Esto significa eliminar todas las fuentes potenciales de peligro:

  • Asegura los tiestos, los barriles de lluvia o cualquier otro ser para que no se tumben.
  • No plantes especies venenosas. Revisa todo lo que crece porque pueden crecer espontáneamente.
  • Evita las plantas espinosas.
  • No uses pesticidas.
  • Revisa tu jardín o balcón regularmente para identificar nidos de avispas, abejas...

¿Qué proyectos son adecuados para la jardinería con niños?

Tan pronto como tu hijo sea autosuficiente como para "hacer las cosas por sí mismo", puede comenzar su primer proyecto. La jardinería es posible durante todo el año.

Es recomendable crear primero una lista de posibles actividades de jardinería. Cuanto mayores y más experimentados sean los niños, más independientemente pueden implementar proyectos.

Los niños más pequeños necesitan mucho apoyo, los niños más grandes sólo un poco. Como los más peques no pueden concentrarse durante demasiado tiempo, hay proyectos que se pueden llevar a cabo rápidamente como por ejemplo:

  • Plantar en macetas
  • Elaborar bombas de semillas
  • Cosechar frutas y verduras

Enseña curiosidades al niño y deja que sus sentidos participen en la actividad. Son muy importantes los olores, porque se quedan grabados para siempre en la memoria.

¿Qué plantas son más adecuadas para los jóvenes jardineros?

Los niños perciben intensamente su entorno con todos sus sentidos. Como regla general hay que plantar sólo especies robustas y que no sean tóxicas. Las plantas fragantes que atraen insectos que los niños pueden observar también son ideales.

Apuesta por plantas aromáticas, flores, frutas y vegetales sin complicaciones, fáciles de cuidar y de rápido crecimiento. De esta manera, los pequeños jardineros pueden cosechar los frutos literales de su trabajo en un marco de tiempo breve que les es más fácil de entender. Aquí hay algunos ejemplos:

  • Rábanos
  • Tomates cherry
  • Guisantes
  • Pepino mini
  • Fresas
  • Frambuesas
  • Cebollino
  • Melissa
  • Perejil
  • Flores comestibles, como capuchinas y margaritas

Esta actividad puede convertirse en una pasión que acompañará a los niños durante toda su vida o suscitar otros intereses añadidos. Sólo hay que tirar del hilo de aquello por lo que muestren más interes e ir acompañando su curiosidad.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?