Huella ecológica

Podemos reducir el impacto medioambiental con una dieta sin carne

Redacción CuerpoMente

Si en España hubiera un cambio hacia una alimentación vegana se podría reducir hasta un 71% las emisiones relacionadas con la alimentación. Es uno de los sugerentes resultados del informe ProVeg 2019.

Basta con sustituir la carne por otras proteínas animales para reducir nuestra huella ecológica? Sin duda, eso ayuda. Sin embargo, a tenor de los resultados del informe ProVeg 2019,"Más allá de la carne", las personas preocupadas por el medio ambiente deberían adoptar una alimentación vegana para reducir de forma notable su huella ecológica.

Una semana sin comer ningún alimento de origen animal evita las mismas emisiones que se generan al conducir un coche durante 100 kilómetros.

Si toda la sociedad española optase por una alimentación vegana, se podría llegar a reducir un 71% las emisiones relacionadas con la alimentación. Además, adoptar globalmente este tipo de alimentación reduciría un 36% el gasto de agua y supondría una reducción del 62% del impacto sobre el uso de la tierra.

Y solo con que la mitad de los españoles redujesen a la mitad su consumo de productos animales se reduciría un 36% el impacto de las emisiones.

Artículo relacionado

cocina

Las cocinas contaminan más que los coches

Elegir bien los sustitutos de la carne

Cada vez somos menos carnívoros. Los resultados del informe ProVeg 2019 son, en parte, esperanzadores. No en vano, constatan que la proporción de españoles que está optando por eliminar la carne de su dieta es cada vez mayor (sobre todo entre los jóvenes). Entre 2013 y 2018 el consumo de carne en los hogares españoles se redujo de 7 kg a 1,4 kg por año.

Actualmente, el 20% de los españoles ha optado por eliminar la carne de su dieta.

Sin embargo, según los datos del mismo informe, el porcentaje de españoles que lleva una alimentación libre de todo tipo de productos de origen animal (como la leche, el pescado o los derivados lácteos) todavía es bajo. El 35% de los alimentos que consumen los españoles siguen siendo de origen animal.

Además, algunas personas sustituyen la carne por otras proteínas de origen animal que pueden ser tan perjudiciales para el medio ambiente como la propia carne industrial: si queremos reducir el impacto medioambiental debemos optar por las proteínas vegetales.

Artículo relacionado

Alternativas vegetales a la carne

Carne sin carne: descubre las últimas alternativas vegetales

Reducir también el consumo de pescado, moluscos y crustáceos

Una gran parte del peso de un pescado, un crustáceo o un molusco acaba en la basura (espinas, conchas...). Ese desperdicio supone una mayor carga ambiental. En los crustáceos y moluscos el desperdicio es mayor que en los pescados.

Además, el impacto medioambiental varía mucho entre unas especies de peces y otras, debido a las diferentes técnicas de pesca utilizadas. El pescado procedente de la pesca silvestre provoca grandes emisiones por kilogramo (debido al alto consumo de combustible de los barcos). La huella de carbono producida por los moluscos de psicifactoría también es elevada.

Sustituir (bien) los productos lácteos

Llevar una dieta vegetariana reduce de forma importante el impacto medio ambiente. Sin embargo, el impacto medioambiental del consumo de productos lácteos equivale a la mitad del que produce el consumo de carne.

Sustituir los derivados lácteos y el huevo por otros alimentos de origen no animal reduciría hasta un 39% las emisiones relacionadas con la alimentación, según el informe ProVeg2019.

  • Consumir leche vegetal reduce una cuarta parte el impacto de CO2. Entre ellas, según el informe presentado, la leche de avena podría ser la que menos impacto medioambiental provoque.
  • Los quesos de nueces, anacardos o de almendras elaborados de forma artesanal son mejores opciones para sustituir el queso que las alternativas vegetales basadas en la soja, que se elaboran mediante procesos industriales.

Artículo relacionado

leche almendras

Elabora tus propias leches vegetales en 3 pasos

Para entender qué impacto podría tener sobre el medio ambiente el reducir totalmente la ingesta de productos animales, podemos fijarnos en este dato: cada año, la cría de animales en España requiere tanta agua como el conjunto de todos los hogares españoles durante más de 20 años.

En España, el consumo de productos de origen animal supone un gasto de un millón de litros de agua por año. Optar por una dieta totalmente vegana reduciría este gasto de agua en más del 35%.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?