Fotografiarse con animales

¡Los animales valen más que tus selfies!

Cristina Rodrigo

Son muchos los animales explotados para que los turistas se hagan fotos con ellos, a veces incluso en supuestos santuarios. ¡Desconfía!

En verano saltaba a la luz la noticia de Simba, un cachorro de león al que rescataron con las patas traseras rotas y gravemente desnutrido. Los ex-propietarios de Simba le habían roto las patas para evitar que se moviera durante las sesiones de fotos en las que era forzado a posar con personas. Lamentablemente, el caso de Simba no es aislado.
Son muchos los animales explotados con el único fin de aparecer en los recuerdos fotográficos de algunos turistas.

Animales explotados para salir en las fotos de los turistas

En África, existen cientos de centros que se dedican a criar leones para que los turistas se hagan fotos con ellos. Cuando los cachorros crecen, son destinados a otra actividad turística, en la que los disparos de rifles y escopetas sustituyen a los de las cámaras. Los leones, acostumbrados al contacto con humanos, son encerrados en pequeños recintos de los que no pueden escapar hasta que el cazador acaba con su vida. Esta práctica es conocida como “caza enlatada”.

En Asia, uno de los casos más conocidos de maltrato es el del Tiger Temple, que cerró en 2016 tras años de incontables denuncias. Este centro, que se vendía como un templo budista, ofrecía visitas que incluían alimentar, acariciar y tomarse fotos con cachorros de tigre. Alrededor de 140 felinos pasaban la mayor parte del día drogados y encadenados para recibir las visitas diarias de 800 turistas. La presión de diversas organizaciones y el hallazgo de 40 cadáveres de cachorros de tigre congelados consiguió que la autoridades tailandesas clausuraran el recinto. Sin embargo, años después, el centro reabrió sus puertas bajo otro nombre.

Los felinos no son los únicos afectados por la fiebre de los selfies y nuestro afán de interactuar con animales salvajes. Elefantes, delfines o simios son otros de los grandes damnificados.

Consejos para un turismo respetuoso con los animales

Aunque nos gusten mucho los animales, o por mucho que estemos en un lugar donde tengamos una oportunidad única de verlos en directo, conviene primero pensar si lo que estamos haciendo les perjudica. Aquí tienes algunos consejos para viajar de forma más ética y, si amas a los animales, asegurarte de que no contribuyes a su sufrimiento sin ser consciente de ello:

  • Cuidado con los falsos santuarios. Muchos de los centros que ofrecen la posibilidad de tomarse fotos con sus animales en cautiverio se camuflan bajo el nombre de santuarios, pero distan mucho de serlo.
  • No deberías interactuar con animales salvajes rescatados. Los animales salvajes, aunque estén criados en cautiverio, prefieren la compañía de los de su especie a la de las personas. Aunque los animales parezcan cuidados y tengan un buen estado de salud, es mejor desconfiar de cualquier centro que ofrezca interactuar con sus animales rescatados. Alimentar a elefantes, bañarse con delfines, tomarse fotos con tigres y acariciar leones no son prácticas que se realicen en auténticos santuarios.
  • Comprueba que no críen ni vendan animales. Los santuarios tampoco deberían comprar ni criar animales y, en la medida de lo posible, solo deberían alojar animales rescatados que no hayan podido ser rehabilitados y reinsertados en su hábitat natural.
  • Disfruta de los animales respetando la distancia. Aunque nos parezca tierno, debemos recordar que la interacción con animales salvajes no es algo que les beneficie a ellos. Debemos aprender a respetar los comportamientos naturales de los animales y disfrutarlos en la distancia, contemplando su majestuosidad salvaje sin humanizarlos ni desnaturalizarlos. Es necesario que los seres humanos aprendamos a “amar de lejos” y a admirar sin poseer ni tocar. Un puñado de selfies no merecen una vida de encierro y sufrimiento.
  • Si quieres conocer la fauna local, busca alternativas éticas. Observa a los animales en libertad sin invadir su espacio. Desconfía de los avistamientos de animales que te garanticen verlos de cerca. Puedes comprobar qué centros visitar en la web de turismo responsable de FAADA.
  • Cuidar a los animales salvajes también es cuidar su casa. Evita los plásticos de un solo uso, reduce los desechos que generas y no tires nada al suelo. Lleva tu botella de agua y set de cubiertos y pajitas reutilizables.
  • Prioriza una alimentación vegetal en tus viajes. En la mayor parte del mundo tienes fruta, verduras y legumbres disponibles. Además, apps como Happycow te ayudan a descubrir sitios con opciones plant-based.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?