Entrevista a Alain de Botton

"El encuentro con el arte combate la soledad"

Eva Millet

La obra de este ensayista nacido en Suiza y establecido en Londres se ha descrito como una "filosofía de la vida cotidiana". Sus libros, como Del amor, un mapa de los sentimientos amorosos, Cómo cambiar tu vida con Proust y Religión para ateos (RBA) se han convertido en best sellers internacionales.

Para Alain de Botton, el arte es una disciplina que nos puede ayudar a vivir. Junto al historiador John Armstrong escribió El arte como terapia (Phaidon), un libro dedicado a explicar a través de 150 obras maestras cómo el arte es capaz de apoyarnos ante las dificultades en nuestras relaciones y en la búsqueda de la felicidad.

¿Recuerda la primera vez que una obra de arte despertó en usted una emoción?
De niño vi en el escaparate de una tienda una pintura de un paisaje que me conmovió. Me sentía infeliz por alguna cosa y aquel cuadro me reconfortó, me ofreció paz y esperanza.

¿El arte como terapia fue el resultado de aquella experiencia?
Ciertamente, aquello tuvo un papel, pero ha habido otras muchas experiencias que me impulsaron a escribirlo. Como el no poder entender la buena reputación de ciertos artistas y sentirme frustrado por ello, hasta que me di cuenta de que las obras de arte están para que uno responda emocionalmente ante ellas. Que la sensación de soledad, por ejemplo, puede ser algo que un artista se toma muy en serio, aunque a mí ese creador no me guste.

Artículo relacionado

superar bloqueos emocionales ayudando

Superar tus bloqueos emocionales a través de los demás

El arte es casi tan viejo como la humanidad: ¿por qué siempre ha habido una necesidad de él?
Porque el arte nos presenta emociones clave de forma seductora. Lo que miramos siempre nos va a afectar. El arte es un deseo de controlar lo que vemos durante unos instantes para ayudarnos a entenderlo.

Existe el mito del artista torturado, que necesita crear para soltar sus demonios. ¿Cómo pueden ser beneficiosos los demonios ajenos?
Aunque resulte extraño, a veces la angustia del artista puede servir de ayuda, de consuelo. La pieza te dice: “De alguna manera entiendo lo que estás sufriendo, lo dura que puede ser la vida”. Un encuentro así combate la soledad.

¿Cuál es la emoción que más suele despertar el arte?
Muchas obras hablan de la melancolía y la tristeza, pero hay otras que tratan de la calma y la serenidad. Y del amor. No solo hacia alguien en particular, también a las cosas. Un artista puede apreciar los días nublados o unas gruesas líneas amarillas. Y lo está compartiendo contigo.

“El arte nos presenta emociones e ideas que necesitamos en esta vida, como la gratitud, el perdón, el valor, el dolor y la generosidad, de una forma cautivadora y hace que permanezcan en nuestra mente.”

¿Es necesario saber de arte para emocionarse con él?
En absoluto. No hace falta saber sobre fechas, movimientos, teorías e influencias artísticas para emocionarse. Tampoco es necesario ir a museos atestados: nos puede emocionar una postal, una reproducción o la obra de un artista no tan conocido. La respuesta personal ante el arte es incluso mayor que la académica: no se puede disfrutar verdaderamente del arte si nuestra vida emocional no se incorpora a su contemplación.

Artículo relacionado

Meditar con piedras

La escultura surgió de mi interior

¿Necesitamos el arte para ser más felices?
Mucha gente que nunca piensa en él es muy feliz. Lo que el arte puede hacer por nosotros es que algunas de las emociones e ideas que necesitamos en esta vida, como la gratitud, el perdón, el valor, el dolor y la generosidad, se nos presentan de una forma cautivadora. Hace que permanezcan en nuestra mente.

“Entender de arte” se ha convertido en un símbolo de estatus...
Sobre este tema suele haber cierta confusión en la sociedad. Piense en el estatus que da en algunos lugares tener un coche grande, mientras que otras cualidades que son mucho más importantes, como perdonar o ser paciente, no gozan prácticamente de ninguno. Para mí, lo importante de una obra de arte no es lo que cuesta, sino que nos ofrece una manera de sentir, de experimentar, que resulta superior a otras.

A usted, ¿qué emoción le despierta más habitualmente el arte?
Una que a menudo pasa desapercibida, la serenidad. Los paisajes de Claude Lorrain, la arquitectura de Palladio y las pinturas abstractas de Josef Albers son algunas obras que me la evocan.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?