Conocimiento personal

Traumas: entenderlos para no sentirte culpable

Deb Dana

No te sientas culpable si crees que no estuviste a la altura en un momento traumático de tu vida. Nuestras respuestas ante estas situaciones no son conscientes: están condicionadas por los sistemas de supervivencia.

Los seres humanos tenemos el impulso de querer entender el porqué de los comportamientos. Atribuimos la motivación y la intención y asignamos la culpa. La sociedad juzga a los supervivientes del trauma por la forma en que actúan en tiempos de crisis.

Todavía con demasiada frecuencia culpamos a la víctima si no peleó o no trató de escapar, si se derrumbó o se rindió. Emitimos un juicio acerca de lo que alguien hizo que nos conduce a una creencia acerca de quién es ese alguien.

Los supervivientes de traumas a menudo piensan "es culpa mía" y llevan en su interior a un implacable crítico que refleja la respuesta de la sociedad. En nuestras interacciones diarias con familiares, amigos, colegas e incluso en los intercambios informales con extraños que pueblan nuestra vida, evaluamos a los demás por la forma en que se relacionan con nosotros.

Artículo relacionado

efectos trauma psicologico cuerpo

El trauma psicológico también se sufre en el cuerpo

Entender el porqué de tu reacción te dará tranquilidad

La teoría polivagal proporciona a los terapeutas un marco neurofisiológico para considerar las razones por las que las personas actúan de la manera en que lo hacen. A través de una perspectiva polivagal, entendemos que las acciones son automáticas y adaptables, generadas por el sistema nervioso autónomo, muy por debajo del plano consciente.

No es que el cerebro tome una decisión cognitiva. Se trata de energías autónomas que se asientan en patrones de protección. Y con esta nueva conciencia, se abre la puerta a la compasión.

Un principio de funcionamiento del sistema nervioso autónomo es que "cada respuesta es una acción al servicio de la supervivencia". No importa lo incongruente que pueda parecer una acción desde el exterior; desde una perspectiva autónoma, siempre es una respuesta de supervivencia adaptativa.

El sistema nervioso autónomo no juzga qué es lo bueno y qué es lo malo; se limita a actuar para gestionar el riesgo y buscar seguridad.

Tu percepción del peligro condiciona tu respuesta

Ayudar a los pacientes a apreciar la intención protectora de sus respuestas autónomas es un primer paso para reducir la vergüenza y la autoculpa que los supervivientes del trauma sienten con tanta frecuencia.

Cuando se les ofrece la perspectiva de la teoría polivagal, sienten curiosidad por las señales de seguridad y peligro que están detectando sus sistemas nerviosos y comienzan a interpretar sus respuestas como valientes actos de supervivencia que pueden soportarse con compasión.

A los terapeutas formados en los traumas se les enseña a comprender que "la percepción es más importante que la realidad".

Es la percepción personal la que crea consecuencias postraumáticas, y no los hechos reales de una experiencia.

La teoría polivagal demuestra que, antes de que el cerebro entienda un incidente, el sistema nervioso autónomo ya ha evaluado el entorno e iniciado una respuesta de supervivencia adaptativa.

Artículo relacionado

trauma origen fobia

Del trauma a la fobia: supera tus miedos más profundos

El cuerpo responde antes de que sepas qué ha pasado

La neurocepción precede a la percepción. La historia sigue al estado. A través de un marco polivagal, la pregunta "¿qué ocurrió?" no se explora para documentar los detalles de un acontecimiento, sino para aprender sobre la respuesta autónoma. Las pistas sobre el sufrimiento de un paciente se pueden encontrar en su historial de respuestas autónomas.

El objetivo de la terapia es trabar amistad con el propio sistema nervioso y moldearlo utilizando técnicas pasivas y activas, que fortalecen los comportamientos prosociales y, en consecuencia, la seguridad personal. El compromiso social se revela en la conexión "cara-corazón", que controla:

  • Expresiones faciales: qué aspecto tenemos
  • Señales auditivas: cómo escuchamos
  • Modo de vocalización: cómo hablamos

En nuestras interacciones usamos el sistema de compromiso social para enviar y buscar señales de seguridad.

Tanto en la configuración de la terapia como en la sesión, la creación de las condiciones para un estado fisiológico que fomente un compromiso social activo es un elemento necesario. Como dice el profesor de psiquiatría Stephen Porges, de la Universidad de Illinois, "si no nos sentimos seguros, estamos en un estado crónico de evaluación y actitud defensiva".

Lo que brinda la posibilidad de conexión, curiosidad y cambio es un estado vagal central y una neurocepción de seguridad.

Artículo relacionado

Entrevista Stefan Vanistendael

"Puedes dar sentido a tu vida tras un trauma o un fracaso"

Regla de las cuatro "R" de la terapia polivagal

La terapia con un enfoque polivagal sigue la regla de las cuatro "R":

  • Reconocer el estado nervioso inconsciente.
  • Respetar la respuesta de supervivencia adaptativa.
  • Regular la respuesta.
  • Reformular la historia.

Venimos al mundo configurados para conectar. Con nuestro primer aliento, nos embarcamos en la búsqueda de sentirnos seguros en nuestro cuerpo, en nuestros entornos y en nuestras relaciones con los demás. El sistema nervioso autónomo es nuestro sistema de vigilancia personal, que siempre está en guardia y preguntando "¿esto es seguro?".

Su objetivo es protegernos mediante la detección de la seguridad y del riesgo, escuchando a cada momento lo que sucede en nuestros cuerpos, a su alrededor y en las conexiones que tenemos con los demás.

Esta escucha ocurre lejos de nuestro control consciente. Entendiendo que no se trata de una conciencia que viene con la percepción, Porges acuñó el término "neurocepción" para describir la forma en que el sistema nervioso autónomo analiza y busca señales de seguridad, peligro y amenaza sin involucrar a las partes pensantes del cerebro.

Como los humanos generamos significado, lo que comienza como la experiencia no verbal de la neurocepción impulsa la creación de una historia que da forma a nuestra vida diaria.

Artículo relacionado

terapia superar trauma

3 pasos para superar un trauma

Reconecta con tu sistema nervioso

Los momentos de asombro nos ayudan a superar el trauma gracias a la percepción de conexión con los demás y con el mundo, lo que proporciona seguridad. Puedes desarrollar el asombro mediante la práctica. Los momentos inspiradores suceden tanto en las experiencias extraordinarias como en las cotidianas.

  • Proponte encontrar por lo menos un momento de asombro cada día.
  • Conecta siempre que puedas con la naturaleza y busca pequeños momentos de asombro en los patrones que observes. Puedes hacerlo en entornos naturales o viendo imágenes de la naturaleza.
  • Prueba a estar al aire libre y sentir la experiencia de ser un ente diminuto entretejido en la inmensidad del planeta.
  • Experimenta con la música y encuentra composiciones que te produzcan asombro, sorpresa o veneración.
  • Nos sentimos impulsados a regresar a los lugares en los que experimentamos asombro, por lo que llevar un registro es una manera de recordar esos lugares ¿Dónde están tus lugares personales de asombro cotidiano que son fáciles de visitar? ¿Dónde están los lugares de asombro extraordinario?

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?