Neuroprotección

Mantén tu cerebro en forma con este plan completo

Dr. Dale E. Bredesen

Puedes tomar medidas para mantener tu cerebro en forma y alejar las enfermedades neurológicas. Nunca es demasiado pronto ni demasiado tarde para empezar.

A cualquier persona en torno a los 40 años le interesa tomar medidas para reforzar la salud de su cerebro. Conforme cumplimos años, una de las principales inquietudes es no perder memoria o mantener la capacidad de concentración.

Está en nuestra mano tomar medidas de estilo de vida y nutricionales para proteger las neuronas y satisfacer sus necesidades. La recompensa será un cerebro joven durante muchos años.

Medidas que tienen el aval de los estudios científicos, como nuestro trabajo publicado en la revista Aging. A partir de estas investigaciones hemos desarrollado un protocolo que hemos denominado ReCODE y que incluye una serie de alimentos, complementos nutricionales y otros componentes que fortalecen el cerebro y sus capacidades.

Artículo relacionado

silencio-medicina-cerebro

El silencio es una medicina para el cerebro

Evitar el deterioro cognitivo depende de tu estilo de vida

La investigación sobre las causas de la enfermedad de Alzheimer ha contribuido a descubrir formas concretas de proteger a las neuronas. La teoría clásica explicaba que el Alzheimer era debido a la formación de placas de amiloide, una proteína pegajosa que se acumula entre las neuronas y con el tiempo produce daños devastadores.

Pero no se sabía por qué proliferaban las placas de amiloide. Ahora sabemos que su producción forma parte de una respuesta defensiva del organismo frente a distintas amenazas que a partir de un momento determinado se escapa de control.

Observar la multiplicidad de factores que contribuyen al desarrollo y la progresión del Alzheimer nos ayuda a entender cómo prevenir el proceso. Y esa lista de factores nos permite evaluar cuántos de ellos están presentes en nuestra vida diaria.

Artículo relacionado

El cerebro crece al meditar

¿Qué le pasa al cerebro al meditar? ¡Crece!

Evita los malos hábitos para cuidar tu cerebro

Cuanto más tiempo pases llevando un estilo de vida perjudicial más probable es que estés dañando tus capacidades mentales. Factores que te perjudican:

  • Estrés
  • Dormir poco y mal
  • Comer a altas horas de la noche
  • No hacer ejercicio
  • Consumir bollería industrial
  • Lácteos
  • Azúcar
  • Gluten
  • Tomar medicamentos que reducen el ácido estomacal o estatinas

Artículo relacionado

Respiracion

Probado: puedes controlar el cerebro con la respiración

Evita las 3 principales neuroamenazas

Es posible que ya estés expuesto a una o más de las tres neuroamenazas:

  • Inflamación
  • Falta de moléculas neuroprotectoras
  • Exposición a sustancias tóxicas

Pero estás a tiempo de evitarlas y reforzar la resistencia de tu cerebro para hacerles frente.

Dos de las amenazas, la inflamación y la carencia de moléculas que favorecen la cognición, están íntimamente ligadas al metabolismo. Este, a su vez, es una función determinada por nuestra alimentación, nivel de actividad, genética, exposición al estrés y manejo del mismo.

No es ninguna sorpresa que muchos de los trastornos que incrementan el riesgo de Alzheimer —desde prediabetes a obesidad, falta de vitamina D y estilo de vida sedentario— sean resultado de cuánto y cómo comemos y nos ejercitamos.

Artículo relacionado

nueces cerebro

6 nutrientes imprescindibles para activar tus neuronas

Cuida todo el cuerpo, todo está interrelacionado

El organismo humano es un sistema muy complejo. En lugar de concebir el cerebro como un órgano distinto del resto del cuerpo, debemos reconocer que nuestras células y sistemas fisiológicos funcionan como un conjunto. Lo que hace que un sistema prospere o falle suele hacer que otros sistemas, al parecer no relacionados, prosperen o fallen también.

Si prevenimos y, en todo caso, corregimos desequilibrios en nuestra bioquímica básica, podemos prevenir y aliviar las disfunciones antes de que la enfermedad se desarrolle.

Atacar un síntoma que surge después del desarrollo de una enfermedad, como suelen hacer la mayoría de los métodos convencionales, es muy distinto a atacar la causa de raíz de una enfermedad a nivel celular. Dicho de otro modo, queremos atacar la raíz del deterioro cognitivo y resolver cualquier desequilibrio antes de que se vuelva irreversible.

Artículo relacionado

deporte-neuronas

El deporte también mueve tus neuronas

Las bases que se deben abordar para revertir el deterioro cognitivo y disminuir el riesgo de empeoramiento en el futuro son:

  • Inflamación/infección
  • Resistencia a la insulina
  • Agotamiento de hormonas y nutrientes de respaldo
  • Exposición a toxinas
  • Reemplazo y protección de las conexiones cerebrales (sinapsis) perdidas o disfuncionales.

Hay muchos factores potenciales o anormalidades que contribuyen al deterioro cognitivo y al riesgo de desarrollarlo. En un inicio, nosotros identificamos 36, y desde entonces hemos identificado algunos más, aunque no son cientos, ni mucho menos miles.

La prevención efectiva y la reversión temprana requieren conocer el estatus de cada factor: si has estado expuesto a toxinas específicas de moho llamadas micotoxinas, por ejemplo, o si la concentración de moléculas inflamatorias en sangre es demasiado alta.

Artículo relacionado

ejercicio cerebro

Ejercicio, ayuno y omega-3: lo mejor para tu cerebro

Sorteamos una marejada de toxinas a diario:

  • Inhalamos venenos
  • Ingerimos toxinas y las absorbemos a través de la piel
  • Producimos toxinas endógenas como productos de reacciones bioquímicas
  • Estamos expuestos a campos electromagnéticos tóxicos y radiación

La mayor parte del tiempo no percibimos dichas toxinas, pero es importante hacer un esfuerzo para evitarlas.

Artículo relacionado

cuatro cerebros

Tenemos 4 cerebros: descubre cómo se comunican y funcionan

Evita el moho y otros riesgos para la salud del cerebro

Se suele prestar poca atención a las micotoxinas, pero los estudios las relacionan con ciertas alteraciones cerebrales. Mohos como Stachybotrys, Aspergillus, Penicillium y Chaetomium son especialmente preocupantes y pueden encontrarse tanto en alimentos como en el aire que respiramos en interiores.

Para que no penetren en nuestro cuerpo es fundamental vigilar la calidad de los alimentos y del aire.

Existen muchos otros factores que pueden jugar en contra de la salud del cerebro. Te mencionaré solo algunos:

  • Poseer empastes dentales con mercurio
  • Tomar medicamentos como las benzodiacepinas y las estatinas
  • Fumar
  • Consumir alcohol y otras drogas
  • Dormir poco o sufrir alteraciones del sueño como las apneas
  • Utilizar cosméticos no ecológicos o no naturales
  • No hacer ejercicio o no beber suficiente agua.

La mayoría de estos riesgos se pueden evitar fácilmente.

Artículo relacionado

alimentacion-cerebro

Cómo alimentarse para tener una mente despierta y centrada

Debes empezar ya a cuidar tus neuronas

La clave está en ir descubriendo puntos débiles (quizá no haces ejercicio, no te preocupan los contaminantes o puedes mejorar la dieta) y empezar a tomar medidas cuanto antes. Pero si notas síntomas que te preocupan puedes dirigirte a un profesional que realice un diagnóstico exhaustivo.

Algunas personas se resisten a modificar sus hábitos porque se sienten bien o no tienen tiempo para tomar decisiones de este tipo, pero sin duda vale la pena cuando están en juego la salud y el bienestar.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?