Apoyos muy cercanos

¿Conoces el consumo colaborativo?

Albert Cañigueral. Fundador de Consumocolaborativo.com, y autor de Vivir mejor con menos.

Estrechar vínculos compartiendo una cena o colaborando para que un vecino emprenda un proyecto son dos ejemplos de economía colaborativa a pequeña escala.

El consumo colaborativo nos empodera como ciudadanos porque, con el apoyo de la tecnología moderna, nos permite compartir de manera simple y eficiente lo que tenemos y lo que sabemos hacer.

Las nuevas tecnologías ofrecen nuevas maneras de resolver nuestras necesidades.

Los nuevos intermediarios tienen nombre propio: BlaBlaCar (una web para compartir coche), Etsy (compra y venta de artículos hechos a mano), Kickstarter (apoyo a proyectos creativos)...

Pero si hablamos de empoderarnos, ¿tiene sentido que acabemos dependiendo de unas pocas empresas?

En la fase de la economía colaborativa en la que nos encontramos es conveniente tener referentes que nos permitan explicar, de manera sencilla, lo que significa el cambio de paradigma. También hay que agradecer a estas empresas que estén abriendo camino en el campo de la regulación pública.

Colaborar en el entorno inmediato

Sin embargo, debemos mantener una actitud crítica con esas corporaciones que acaban concentrando la mayor parte de los intercambios en su sector y que, debido a su escala, pierden o limitan mucho el factor humano en los trueques.

Artículo relacionado

economia-alternativa-compartir-colaborar-intercambiar

Dar y compartir para vivir mejor

La mayoría de nosotros, en un día normal, no nos separamos más de 30 o 40 kilómetros de donde vivimos. Siendo conscientes de esta realidad, quizá deberíamos pensar de qué modo las iniciativas de consumo colaborativo pueden ayudar a cohesionar los barrios en una sociedad cada vez más individualista.

Me gustaría destacar un par de proyectos que trabajan a esta escala.

Compartoplato: economía colaborativa alrededor de una mesa

Gracia Sola, community manager de Compartoplato.es en España, comenta que la idea nació en el jardín de Marieke Hart cuando a esta le llegó el olor de la deliciosa comida que su vecina estaba cocinando. Llamó a su puerta y le propuso la idea de compartir. En poco tiempo, todo el vecindario estaba participando en esta experiencia.

Para hacerlo de una forma más fácil, rápida y eficiente, Marieke decidió crear una web llamada Shareyourmeal.net. El funcionamiento es muy simple: puedes ver online qué están cocinando tus vecinos y probarlo por un módico precio por ración (en principio, el de los ingredientes). La participación en Compartoplato.es, tanto si eres comensal como si eres cocinero, es completamente gratuita.

La organización que hay detrás de esta web tiene carácter social, no pretende maximizar beneficios económicos, sino los beneficios sociales de compartir comida. Llegó a España a principios de 2014 y va ganando popularidad semana a semana.

Goteo.org: financiación colectiva de proyectos cercanos para el bien común

El mecanismo del crowdfunding para sacar adelante proyectos de todo tipo es bien conocido. Lo que no se conoce tanto son aquellas plataformas de financiación colectiva enfocadas al desarrollo de proyectos de proximidad: ampliar la librería, un nuevo horno para el restaurante, sacar adelante un huerto urbano... En otros países destacan Neighbor.ly, Bulbintown.com o CitizInvestor.com.

Artículo relacionado

cooperativas-ecologicas

Consumo sin intermediarios: iniciativas que ofrecen un precio más justo

En España, Goteo.org es la plataforma que más se aproxima al concepto del micromecenazgo cívico. Impulsa proyectos de carácter libre y abierto que apuesten por el bien común, el código abierto y el conocimiento libre, poniendo el acento en la misión pública y el desarrollo social.

Ha colaborado con gobiernos regionales, universidades y fundaciones en la creación de bolsas de inversión social y recibió, en 2014, el premio del Foro Cívico Europeo a la ONG del Año.

El consumo colaborativo puede ser una herramienta de transformación con la que debemos experimentar hasta encontrar la mejor manera de usarlo en beneficio de todos. Sin prisa pero sin pausa.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?