Entrevista a Lili Olivares (Vegan Expedition)

"El respeto y conexión que los mayas tenían con la naturaleza eran increíbles"

Paula González

Lili Olivares es una activista vegana y una emprendedora. Es el alma de Vegan Expedition, la firma de accesorios de artesanía que recupera la herencia maya.

Lili Olivares vive en España pero se ha criado en Guatemala, el país de la eterna primavera. Gracias al constante contacto con la naturaleza y la población indígena de allí, Lili aprendió desde muy pequeña el valor incalculable que tiene el medio ambiente no solo para nuestras vidas, sino como hogar para todos los seres vivos.

De esa consciencia temprana nace un profundo respeto por todo lo que le rodea. Con más de diez años de activismo ecologista y por los derechos de los animales a sus espaldas, Lili Olivares tiene uno de los perfiles más activos en la red. Gestiona tres proyectos: dos sin ánimo de lucro y su propio negocio, Vegan Expedition, en el que recupera parte de la tradición maya a través de accesorios que elaboran de forma artesanal. Hablamos con ella de sus proyectos y su estilo de vida.

Lili Olivares: "Me di cuenta de que tenía que promover la moda ética y sostenible"

– Has trabajado en Google y en una ONG como Animanaturalis, ¿cómo fue tu experiencia allí?
– Sin duda fueron dos etapas muy enriquecedoras y distintas. Gracias a Animanaturalis me convertí con 23 años en activista por los derechos delos animales y en pocos meses pasé del vegetarianismo al veganismo. Tuve la suerte de coordinar el equipo de Barcelona durante casi un año y realizar varios actos mediáticos y manifestaciones. Google fue una experiencia maravillosa a nivel profesional, aprendí muchísimo e hice muy buenos amigos, pero después de cuatro años sentí que necesitaba un cambio de vida y lo dejé.

– Diste un cambio de vida y ahora trabajas para ti y desde casa, ¿por qué creaste Vegan Expedition?
– Vegan Expedition es el resultado del cambio de vida que di hace ya tres años, cuando dejé el mundo corporativo para adentrarme en el mundo del emprendimiento y conseguir así acercarme más a mi sueño de llevar una vida más tranquila y en contacto con la naturaleza. Un proyecto que comenzó siendo un blog de recetas veganas y que poco a poco fue evolucionando junto a mí, abarcando mucho más que comida. La industria de la moda es la segunda industria más contaminante del planeta y me di cuenta que tenía que ir más allá de la alimentación y crear accesorios artesanales y veganos, para promover la moda ética y sostenible. Así nace esta colección limitada upcycled con huipiles (vestidos adornados) vintage y ante vegano.

"La cosmovisión de los mayas sigue viva en los huipiles"

– Te has criado en Guatemala, ¿qué costumbres te gustan más de ese país?
Sin duda lo mejor de haber crecido en Guatemala fue aprender sobre la cultura y el mundo Maya. Crecí rodeada de huipiles y desde muy pequeña mi madre me enseñó a valorar estas preciosas obras de arte tejidas a mano durante meses, cargadas de significado e historia. El respeto y conexión que los Mayas tenían con la naturaleza es increíble, y hoy en día su cosmovisión sigue viva de varias formas. Mi preferida es a través de los símbolos presentes en los huipiles que son aún utilizados por la población indígena y a los que damos una segunda vida para crear accesorios sostenibles.

Neceser Vegan Expedition

Neceser de Vegan Expedition

Neceser de Vegan Expedition

– De ese respeto a la naturaleza y a los otros animales, apuestas por una vida más sostenible y más ética: ¿cómo lo aplicas en tu día a día?
– Creo que todo comienza con llevar una vida más consciente y tener presente el enorme impacto que tiene sobre el planeta todo lo que consumimos. En casa estamos siempre en constante evolución hacia una vida lo más "zero waste" posible. En los últimos años hemos conseguido reducir al 80% nuestro consumo de plástico. Compramos a granel productos ecológicos y lo más "km0" posible. No solo fruta o verduras, también cereales, productos de limpieza e higiene personal.

– Ahora eres también madre vegana, ¿qué tal fue el embarazo de Iris?
– Totalmente normal y muy bonito. Llevar un embarazo vegano me facilitó mucho esta etapa, ya que mi alimentación no cambió ni tuve que quitar alimentos de mi dieta. Únicamente lo típico, como evitar el café y el alcohol, pero seguí comiendo lo mismo y eso te hace reflexionar sobre lo maravillosa y equilibrada que puede llegar a ser la alimentación vegana en cualquier etapa de la vida.

"Con dos años de edad, mi hija Iris lleva una alimentación vegana, equilibrada y ecológica"

– Cuentas que la pediatra se sorprende de lo sana que está Iris, ¿cómo ha sido su alimentación?
– Iris acaba de cumplir dos años y sigue tomando leche materna a demanda. A partir del año, empezó a comer exactamente lo mismo que nosotros. Le encantan las legumbres, la leche de coco y la fruta. Toma B12 cada semana como nosotros y lleva una alimentación equilibrada y ecológica.

– Emprender en femenino y tener referentes feministas de mujeres que defienden la naturaleza es una de las claves de tu negocio, ¿qué valores quieres transmitirle a Iris y a la gente que te sigue en redes sociales?
– Para mí es muy importante vivir una vida coherente con mis valores y filosofía de vida. Para querer transmitir valores a otras personas, sean o no tus hijos, tienes que vivirlos primero y ser un ejemplo. Sin duda la empatía y el respeto hacia todos los seres vivos con los que convivimos en el mundo, humanos y no humanos. Son la base de todo.

– Llevas, además, dos comunidades en Instagram: Vegans of Spain y Mamás Veganas: ¿cuál es el propósito detrás de ellas?
– Vegans of Spain nació hace ya casi cuatro años después de rescatar a cinco gatitos junto a mi querida Cris Rodrigo (actual directora de ProVegan). Nuestro objetivo es acercar el veganismo a las personas de una forma amable, principalmente a través de la comida. Con los años, hemos conseguido crear una de las comunidades veganas más grandes de España y veganizar muchos corazones. Mamas Veganas nace con la idea de normalizar el veganismo en los más pequeños. Las niñas y niños nacen con mucha empatía y amor hacia los animales que se va perdiendo a medida que son influenciados por una sociedad especista.

"El kundalini yoga es mi ancla para vivir en el presente"

– Tres perros adoptados, una niña, un negocio y dos comunidades sin ánimo de lucro, ¿cómo lo compaginas todo con una vida más slow ?
¡Muy buena pregunta! La verdad es que aún no tengo la respuesta definitiva. Desde que nació Iris he tenido que reorganizar mis prioridades y tengo mucho menos tiempo. Sigo buscando el equilibrio y no es fácil, pero sin duda el kundalini yoga es mi ancla para vivir en el presente. Gracias a él combato la ansiedad que he sufrido desde niña y trabajo en mi crecimiento personal.

– Eres vegana desde hace diez años, ¿qué consejo le darías a alguien que está empezando?
En mi caso, llevaba desde los 13 años años siendo vegetariana y mi evolución hacía el veganismo llegó diez años más tarde cuando hice la conexión y me di cuenta de que la explotación animal está presente también en nuestra vestimenta, maquillaje o higiene personal. No solo se trataba de no comer animales. El veganismo es un estilo de vida y como todo cambio, requiere de tiempo, esfuerzo y mucho amor. Romper con hábitos con los que hemos sido criados no es fácil, pero es totalmente posible. Es sin duda el mayor acto de amor hacia los animales, la naturaleza y uno mismo. Mi mejor consejo sería ser constante y no agobiarse.

– Por último: ¿nos recomiendas un libro, una cita que te guste y tu plato de comida favorito?
Mujeres que corren con lobos, de Clarissa Pinkola. Es es uno de mis libros favoritos y lectura imprescindible para cualquier mujer. La cita: "Sé el cambio que quieres ver en el mundo", inspirada en el pensamiento de Ghandi, es sin duda la frase que rige mi vida, ya que si queremos un mundo mejor, nosotros tenemos que cambiar primero. Y por último...mi plato favorito es una rica feijoada vegana, un plato típico brasileño.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?