Lo llevan dentro

Cómo estimular la creatividad y la inteligencia en los niños

Lourdes Mantilla

Permitirle a un niño expresarse libremente y explotar su lado artístico le ayudará a asentar las bases para su futuro desarrollo intelectual.

Si definimos la inteligenciacomo la capacidad de adaptarse y dar respuestas adecuadas a las diferentes situaciones sociales y problemas que surgen en lo cotidiano, nos daremos cuenta que inteligencia y creatividad son dos facultades que están íntimamente relacionadas, puesto que cuanto más variado, rápido y original sea el repertorio de respuestas de que dispongamos tendremos más posibilidades de salir airosos; y toda esta variedad de posibilidades nos viene dada por la creatividad.

Es decir, la creatividad no se reduce solamente a la expresión artística, sino que es una aptitud que está presente en todos los ámbitos de nuestra vida y potenciarla durante la infancia supone darle gran cantidad de herramientas al desarrollo intelectual.

Beneficios de expresar la creatividad

La creatividad es una aptitud que todos los niños tienen en mayor o menor medida y que sirve para desarrollar ideas y soluciones nuevas.

Un niño es creativo desde que nace y podemos observarlo fácilmente cuando empieza a tener una cierta destreza manual y hace sus primeros dibujos, modela sus primeros monigotes de plastelina, crea construcciones con piezas de madera o desarrolla su fantasía a través del juego o de las historias que se inventa; en todos estos casos el niño está dejando una huella de sí mismo distinta a la que dejaría cualquier otro niño.

Para potenciar la inteligencia de un niño debemos dejarle expresar su creatividad, sin embargo, muchos padres –sin darse cuenta– van coartando poco a poco esa expresión personal con comentarios del tipo:
"esto deberías pintarlo de este color", "este coche no tiene ninguna gracia", "cantas fatal", etc.

Cuando un niño oye continuamente comentarios de este tipo va dejando atrás su interés por expresarse como le gusta y va haciendo aquello que cree que está bien porque así lo dicen sus padres, de este modo deja de experimentar cosas nuevas y las nuevas experiencias van perdiendo atractivo para él. Esta actitud coercitiva por parte de los padres limita la imaginación y la creatividad y repercute negativamente en su desarrollo intelectual pero también en otros aspectos de la personalidad.

En cambio, un niño a quien se le permita expresarse libremente y explotar su lado artístico será un niño que:

  • Tendrá una mayor seguridad en sí mismo y una mayor autoestima porque verá que sus padres confían en él y le dejan un margen importante de libertad.
  • Sabrá expresarse y comunicarse bien con los demás porque tendrá mucha experiencia a la hora de poder expresar su mundo interno a través de cualquier medio.
  • Se integrará bien en las relaciones sociales y será bien aceptado por los demás puesto que está bien conectado con sus emociones, sabe transmitirlas y tiene confianza en sí mismo.
  • Se conocerá mejor a sí mismo porque está acostumbrado a expresar sus sentimientos libremente y no a adaptarse continuamente a los deseos de sus padres.
  • Tendrá más éxito para enfrentarse a situaciones nuevas puesto que será más espontáneo y creativo en sus respuestas.

Artículo relacionado

escuelas sanas libertad movimiento

Escuelas sanas: los niños necesitan movimiento y tiempo libre

Inteligencia y creatividad en los niños

Desde hace muchos años cuando hablamos de inteligencia no hablamos únicamente de la capacidad mental eficaz a la hora de resolver problemas, elaborar ideas y proponer soluciones, una capacidad que incluso puede medirse de una manera objetiva, sino que también hablamos de inteligencia emocional entendida como la habilidad para gestionar adecuadamente las relaciones sociales gracias a la empatía, la asertividad, las capacidades sociales y el control emocional.

Artículo relacionado

inteligencias multiples howard gardner

Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner

La interrelación entre los dos tipos de inteligencia es la que suele explicar el éxito o el fracaso de muchos niños a nivel escolar y social, ya que para un óptimo desarrollo de las capacidades mentales se precisa un buen equilibrio emocional, una estabilidad familiar y una buena socialización en la escuela y fuera de ella, y eso sólo se consigue potenciando paralelamente la inteligencia mental y la inteligencia emocional.

Por otro lado, tampoco podemos caer en la trampa de pensar la inteligencia de nuestros hijos en función de los resultados escolares, de las notas. Las grandes transformaciones educativas siempre van a remolque de los cambios sociales y, en la actualidad, hay un gran desfase entre el sistema escolar y el conjunto de estímulos y conocimientos que les llegan a los niños desde fuera de las aulas.

Si, como sostienen muchos científicos, Internet cambia nuestra forma de pensar, de procesar información y de memorizar debemos pensar también que los niños y jóvenes de hoy en día "enredados en la red" están comenzando a pensar de otro modo –ni mejor ni peor que antes– y la estructura escolar sigue anclada en parámetros caducos.

Esta situación provoca que muchos niños se aburran en clase, no acaben de entender para qué sirve tanto ejercicio memorístico yvean los contenidos más atractivos en el ordenador de casa que en las explicaciones del profesor. El resultado es que sus notas pueden estar muy por debajo de su potencial intelectual.

Todas estas consideraciones acerca de los distintos tipos de inteligencia y de la revolución que ha supuesto la llegada de las nuevas tecnologías, sin olvidarnos de los cambios constantes a que se ve sometida nuestra sociedad, hacen aún más imperativo el acercamiento entre lo intelectual y lo creativo.

Artículo relacionado

memoria

Cómo estimular la memoria y el aprendizaje en los niños

Un niño creativo sabrá improvisar, tendrá más recursos y, sobre todo, confiará más en sí mismo cuando surjan nuevos retos; será capaz de formular nuevas posibilidades de respuesta, correr más riesgos y tener más capacidad crítica que un niño que se limite simplemente a reproducir lo que esperan de él.

Los niños poco creativos tienden a frustrarse ante cualquier contratiempo: les cuesta más salir del mismo con soluciones imaginativas.

Ahora más que nunca debería tomarse muy en serio un lema propuesto por la pedagogía de los años setenta que decía "Aprender a aprender" en el que hay un compromiso muy activo tanto por parte de educadores como de los niños ya que éstos se sienten protagonistas activos en sus aprendizajes y esto requiere esfuerzo, inteligencia y creatividad.

¿Cómo potenciar la inteligencia de nuestros hijos?

El desarrollo de la inteligencia infantil tiene que ver con la maduración global de su sistema nervioso, las experiencias sensoriales y motrices con el mundo que les rodea y la interacción social y afectiva con los adultos y demás niños de su entorno.

Teniendo en cuenta estos tres factores podemos potenciar la inteligencia de nuestros hijos:

  • Proporcionándoles una alimentación sana y equilibrada complementada con la práctica regular de algún deporte o actividad física y unos buenos hábitos de higiene y salud.
  • Despertando su interés por todo aquello que les rodea: desde los objetos cotidianos del hogar hasta los grandes atractivos de la naturaleza pasando por todos los estímulos que también ofrece la vida de la ciudad en función de su edad.
  • Potenciando su curiosidad por descubrir el por qué de las cosas, el cómo funcionan, cómo es la vida en el campo, etc.
  • Dándoles una estabilidad emocional a través de mostrar nuestro afecto y respeto hacia ellos.
  • Hacerles sentir importantes escuchando todo aquello que nos quieran contar y explicar, respondiendo a sus preguntas y valorando sus progresos.
  • Dejando que aprendan a razonar por ellos mismos y no sobreprotegiéndoles diciendo lo que creemos que tienen que hacer para que no se equivoquen.
  • Poniendo a su alcance los materiales necesarios para que experimenten y aprendan por sí mismos según su edad e intereses puesto que no todos los niños son iguales: juegos didácticos, libros, videos, material deportivo, excursiones, visita a museos, etc.
  • Utilizando por nuestra parte un lenguaje claro e inteligible para ellos, hablándoles de forma concreta y sin grandes discursos que lleguen a aburrirles.
  • Acompañando su desarrollo social y fomentando sus competencias a través del contacto con otros niños: en el parque, con niños de la familia o con hijos de conocidos nuestros para que pueda complementar la socialización que ya tiene en la guardería o la escuela.
  • Enseñándoles a ser responsables y respetuosos con las personas y su entorno, así como tolerantes ante la frustración y solidarios con los demás.

Artículo relacionado

estrategias potenciar creatividad

8 estrategias para desarrollar la creatividad

Cómo ayudarles a ser creativos

Los padres pueden facilitar la creatividad que sus hijos ya tienen por sí mismos aportándoles los estímulos y actividades más propicias para ello; algunas sugerencias que podemos ofrecer en este sentido son las siguientes:

  • Proporcionarles desde pequeños juguetes y materiales que estimulen su atención hacia cosas distintas.
  • Dedicarles el tiempo necesario para jugar con ellos ya que nuestra presencia y compañía es más importante que muchos juguetes.
  • Propiciar el contacto con su entorno despertando su interés y curiosidad por todo cuanto les rodea en la ciudad y en la naturaleza; es muy importante no sólo llevarles a jugar al parque, sino también pasear por las calles, hacer excursiones a la montaña o a la playa, salir en bicicleta.
  • Evitar darles indicaciones sobre como deben hacer un dibujo, hacer una construcción, modelar barro, etc., más bien hay que animarles a improvisar y dejar que se expresen libremente y no como a nosotros uizá nos gustaría.
  • Valorar positivamente todas sus muestras de interés y sus producciones creativas, compartiendo entre toda la familia los hobbies que pueda tener cada uno: pintura, fotografía, literatura, música, etc.
  • Conviene respetar las características de cada niño ya que no todos los niños tienen la misma capacidad para expresarse, ni todos tienen las mismas habilidades y forzarles a ser creativos muchas veces puede tener un efecto contrario y es que lleguen a bloquearse.
  • Potenciar aquellas aptitudes en las que los niños se sientan más cómodos y gratificados mediante actividades extraescolares: talleres de dibujo, de pintura o de cerámica, escuelas de música o danza, ludotecas, etc.

Artículo relacionado

entrevista-eveline-snel

"El mindfulness enseña a los niños a concentrarse mejor"

Centrando su atención

Uno de los riesgos de potenciar la creatividad de los niños es que éstos vayan dispersando su centro de interés continuamente de manera que les cueste centrar su atención en algo durante un lapso de tiempo lo suficientemente importante como para que aprovechen esa actividad. Muchos niños quieren practicar un deporte determinado o ir a clases de inglés o de música y los padres satisfechos porque a sus hijos les guste algo no se paran a pensar si esa actividad les interesa realmente o lo hacen casualmente o porque tienen amigos que la comparten e, incluso, porque los padres les dirigen hacia ella.

Es muy frecuente que, a partir de una elección errónea, los niños quieran dejar esa actividad porque les aburre, les cansa o no les atrae lo suficiente, y se planteen cambiar de deporte o hacer cualquier otra cosa.

Conviene, por tanto, examinar muy bien esa elección valorando tanto la actitud de los niños hacia ella como sus aptitudes para no caer en un círculo repetitivo en que, año tras año, y en pos de dejar que el niño encuentre la manera de expresarse cambie continuamente de actividad.

Esta consideración es especialmente importante en los casos de niños con trastornos del comportamiento porque ya no se trata de que deje de gustarles algo, sino de que simplemente no pueden focalizar su atención durante mucho tiempo, máxime si se trata de una actividad extraescolar que supone una tensión importante durante toda la jornada de clase.

En estas situaciones los padres deben dejarse asesorar por profesionales que les ayuden a buscar alguna actividad idónea para sus hijos a través de la que puedan canalizar su creatividad ya que en algunos casos puede ser alguna de tipo físico como un deporte, el baile, etc. Mientras que en otros es más recomendable alguna de tipo artístico como un taller de pintura o de teatro.

En cualquier caso, debemos de tener presente que a los niños es preciso estimularles pero no conviene sobreestimularles.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?