Entrevista a Gloria Carrión

"Mi dieta es infinitamente más variada y sabrosa que antes de ser vegana"

Paula González

Gloria Carrión es la autora del archiconocido blog La Gloria Vegana, en activo desde 2015, y del libro "Recetas veganas fáciles". Es candidata al premio The Best Foodie 2019.

La Gloria Vegana cuenta con una comunidad de más de 192.000 personas en Instagram y casi 25.000 en Facebook que siguen todos los consejos, trucos y enseñanzas en gastronomía vegana de Gloria Carrión.

Esta cordobesa, afincada en Barcelona, dejó un trabajo estable y seguro para aventurarse como autónoma, darle alas a su proyecto y así llegar a muchas más personas. El amor a la cocina lo compartió y heredó de su abuelo Antonio, a quien dedica unas emotivas palabras en su libro (Recetas veganas fáciles) y de quien ha adaptado algunas de las recetas que podemos disfrutar en él.

Su popularidad y buen hacer en la cocina la han colocado entre los diez nominados para el premio The Best Foodie 2019, concedido por un jurado en el que se encuentran personalidades como Carlos Latre, chefs como Oriol Castro, y comunicadores gastronómicos como Mikel López Iturriaga (El Comidista). En la semana del 4 al 10 de noviembre se conocerá al ganador (puedes votar por ella en www.thebestfoodie.es).

"Hay que disfrutar comiendo y no tener miedo a arriesgar"

Hablamos con Gloria sobre emprendimiento, veganismo y la aventura de ser también madre vegana.

–Tienes una comunidad que no deja de crecer cada día en Instagram, ¿qué es lo que más les gusta del contenido que compartes?
–Que soy yo misma con mis circunstancias, que son perfectamente las que se puede encontrar cualquier persona que esté detrás de la pantallita. Cuando me di cuenta de esto, quise emplear toda mi energía en crear un contenido lleno de consejos, tips, trucos, recetas…todo acompañado de una imagen siempre apetecible y llena de color. Y tengo la gran suerte de poder estar mostrando a miles de personas, que todo esto se puede llevar a cabo con el mínimo impacto en lo que a consumo de productos de origen animal se refiere.

–Tener una comunidad así de grande y trabajar desde casa seguro tiene sus retos, ¿cómo consigues desconectar?
–Pues hasta hace poco tiempo, esto era tarea imposible, ya que me sentía muy responsable de todo lo que pudiera pasar en torno a esto. Me tomaba cualquier detalle de manera personal. Ahora he empezado a relativizar y a tomármelo más como un trabajo; aunque, al ser también mi hobby, no me pesa estar más conectada de la cuenta.

–Estudiaste administración y dirección de empresas (ADE) y has trabajado mucho tiempo por cuenta ajena, ¿qué tal está siendo la aventura de ser autónoma?
–Efectivamente. Soy Licenciada en ADE y, poco después de finalizar la carrera, comencé a trabajar en el departamento de contabilidad de una gran cadena de supermercados. Durante los 8 años que estuve trabajando allí pude ir escalando puestos hasta llegar a Responsable de Departamento. Había algo que no me terminaba de llenar, por lo cual decidí pedirme una excedencia y luchar por lo que realmente me motivaba en ese momento: mi proyecto “La gloria vegana”. Eso sí, antes de “lanzarme”, hice un estudio para ver si era factible económicamente llevarlo a cabo.

Los primeros meses fueron duros a nivel mental, ya que me había pasado 8 años trabajando delante de un ordenador con dos pantallas; y me costó mucho darme cuenta de que, en mi nuevo trabajo, esto no era necesario. Ser autónoma, como bien dices, es toda una aventura, porque siempre estás conectada con el trabajo, pero he de decir que también tiene sus ventajas.

Artículo relacionado

6 claves para hacerse verano sin estresarse

6 claves para hacerse vegano sin estresarse

–Antes de dar el salto como autónoma, ya tenías tu propio libro de recetas publicado. En él también explicas lo que es el "batch cooking". ¿Nos organizamos mal en la cocina? ¿Qué truco infalible recomiendas tú para que lo tengamos casi todo bajo control?
–Cada uno en su casa se organiza de la manera que cree que es mejor teniendo en cuenta sus circunstancias, aunque no sea la más adecuada a nivel salud y tiempo. Con el "batch cooking" le damos una vuelta a esta organización concentrando en un par de horas el grueso de las preparaciones de la semana. Es decir, el domingo, por ejemplo, vamos a emplear un rato en cocer algún cereal, hornear verduras, preparar algún guiso… todo esto para guardarlo en tuppers o tarros en la nevera y tenerlo disponible durante la semana. Esto nos va a ayudar a comer mucho más saludable, a tener más tiempo libre durante la semana y a ahorrar en la compra semanal.

Aparte de todo el contenido que comparto en mis redes sociales, hace unos meses creé un ebook (disponible en mi web) de 40 páginas donde enseño todos los entresijos del "batch cooking", así como muchas recetas perfectas para ello. He grabado un curso online que se llama “Veggie to go”, que va sobre organización semanal y también imparto regularmente talleres presenciales en Barcelona.

–Dices que tu amor por la cocina lo heredaste de tu abuelo Antonio, ¿cuáles son los valores que te ha enseñado que ahora aplicas tú en tu cocina?
–Sobre todo, a disfrutar de ella. A disfrutar comiendo. A no tener miedo de arriesgar. A él le encantaba improvisar y crear platos diferentes. Aún recuerdo cuando le dio por hacer bizcochos con todo tipo de frutas y de todas las formas posibles. Era único.

–Vives en Barcelona, eres de Córdoba pero adaptas platos veganos de todo el mundo, ¿tiene fronteras la gastronomía vegana?
–Yo pienso que las fronteras las ponemos las personas cuando no estamos dispuestas a incluir pequeños cambios en nuestra vida, en este caso, en la comida.

Si todos fuésemos conscientes de que se puede hacer una deliciosa boloñesa sin necesidad de usar carne, o una supertortilla de patatas sin usar huevo, pasando por pasteles, guisos… estas fronteras desaparecerían. Gracias a cuentas como la mía y como la de muchas compañeras y compañeros, estamos consiguiendo difuminarlas cada vez más.

Artículo relacionado

El veganismo, una opción ética

No, el veganismo no es solo dejar de comer carne

No necesariamente hay que adaptarlo todo, sino que renuncias a ciertas texturas y/o sabores y vienen otros que ni siquiera sabías que existían. Mi dieta ahora es infinitamente más variada y sabrosa que la de antes de ser vegana.

–Cocinabas ya mucho antes de ser vegana, ¿qué recetas han sido las más complicadas de adaptar?
–No necesariamente hay que adaptarlo todo, sino que renuncias a ciertas texturas y/o sabores y vienen otros que ni siquiera sabías que existían. Mi dieta ahora es infinitamente más variada y sabrosa que la de antes de ser vegana.

–Desde que llegó Álvaro a tu vida, también enseñas lo que va comiendo el peque en casa: ¿se adaptan bien los niños a la alimentación vegetariana y vegana?
–Me parece importante mostrar que los niños también pueden alimentarse de una manera saludable y con cualquier tipo de alimento si desde los inicios trabajamos en eso. Nosotros practicamos el "baby led weaning" con Álvaro, que consiste en introducir los alimentos, desde que se empieza con la alimentación complementaria, de manera real. Es decir, nada de purés donde está todo mezclado y ellos no notan nada, sino que se les ofrece en su estado lo más natural posible para que ellos vayan familiarizándose con sus sabores y texturas. Esto es muy importante, para que ellos luego acepten las verduras y todo tipo de alimentos como parte de su plato y puedan disfrutar de ello.

Y con esto quiero decir que es perfectamente posible que ellos lleven una dieta vegetariana o vegana. Su paladar está virgen cuando son pequeños y ellos se alimentan con lo que las personas que están a su cargo les ofrecen y/o creen que es lo mejor para ellos. Así que, si un niño no ha probado nunca el pollo, por ejemplo, no lo podrá echar de menos.

Álvaro en casa se alimenta de forma casi 100% vegetal… si le preguntas qué quiere comer, siempre te dirá tofu, arroz con tomate o cualquier fruta que se le venga a la cabeza en ese momento. Sin embargo, en el colegio come de todo (con alguna restricción que yo pueda hacerle en el menú) y habiendo conseguido que un día o dos a la semana (depende de la semana) el menú sea vegetariano para todos los alumnos.

Esta decisión la tomamos entre mi marido y yo (él no es vegano aunque, como Álvaro, en casa come casi 100% vegetal) ya que él consideraba que este hecho le iba a condicionar en muchos momentos (escolares y sociales) de su infancia. Y la crianza es, en nuestro caso, cosa de dos. Pero está demostrado que, en cuanto a salud se refiere, una dieta 100% vegetal es perfectamente saludable en niños.

–¿Cuáles de tus platos triunfan siempre entre los más pequeños?
–El tofu marinado, los guisos de legumbres, las burgers, las croquetas, la pasta con boloñesa vegetal…

No era consciente de todo lo que había detrás de la industria cárnica y de todos los sectores que se dedican a la explotación animal. Pero ahora sí lo sé, y sé que cada pequeño gesto cuenta.

–Siempre hablas más de dar opciones que de convencer a la gente que se haga vegana, pero ¿qué fue lo que te convenció a ti definitivamente?
–Yo no cambié mi alimentación, en un principio, por temas animalistas, sino por dar un giro a la misma debido a algún problema leve de salud. Luego empecé a concienciarme (a través de documentales, libros, vídeos…) de que no sólo me hacía un bien a mí misma, sino a los animales y al medioambiente. No era consciente de todo lo que había detrás de la industria cárnica y de todos los sectores que se dedican a la explotación animal. Pero ahora sí lo sé, y sé que cada pequeño gesto cuenta.

–Por último: ¿nos recomiendas un libro, una cita que te guste y tu plato de comida favorito?
–Te recomiendo El gran libro de cocina vegana francesa de Marie Laforêt, si lo que buscas es cocina vegana, y el de Guía para el vegano imperfecto, de Marta Martínez, si lo que quieres es empezar con este estilo de vida. Hay una cita que me representa mucho y que pienso que todo el mundo debería aplicarse en mayor o menor medida: “Haz lo que amas, ama todo lo que hagas”.

Y en cuanto al plato, no tengo uno en concreto, pero lo que sí sé es que tiene que incluir una buena dosis de verduras horneadas, un poco de ensalada, un cereal de calidad cocido en su punto, una ración de proteína vegetal (tofu marinado, legumbres cocidas…) y una salsa rica para acompañarlo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?