Floricultura ecológica

Maren Termens, la florista que acompaña las flores

Maren Termens

En su huerta ecológica de la Costa Brava, Maren siembra con emoción. En sus ramos pone el mismo amor.

Maren Termens Steiner es arquitecta técnica, floricultora, florista y campesina agroecológica. Durante años impartió cursos en bioconstrucción, hasta dar paso a su gran vocación, la floricultura y el arte floral. Se ha formado como floricultora con Floret (EE. UU.) y Green & Gorgeous (Gran Bretaña).

Se considera afortunada porque cultiva una huerta (en Palafrugell, Girona) y porque esta huerta le da muchas flores. "Es un sueño hecho realidad, aun con todos los claroscuros de cualquier emprendedora."

Prepara ramos por encargo, otros los vende en el mercado y también realiza montajes para eventos. Los excedentes los ofrece a floristas afines. Ahora también imparte cursos de formación en floricultura ecológica artesanal. Le motiva crear una comunidad.

"Hay algo muy valioso en cada flor", opina. "Estamos acostumbrados a verlas ya cortadas, pero necesitan todo un largo ciclo hasta florecer y también muchas manos, cuidados y amor. Les ponemos un precio, pero de hecho tienen un valor incalculable."

Este es su relato en primera persona.

"Desde pequeña me he querido rodear de flores"

Sí, desde pequeña me ha gustado rodearme de plantas y flores. Le llaman vocación. Mi habitación estaba llena de ellas y, de hecho, siempre he querido ser florista. Pero hice caso a mis padres y estudié una carrera, la de Arquitectura Técnica, en Barcelona. Durante años me he dedicado a ello aunque sin que me abandonara nunca el interés por las flores y plantas.

Cuando mi compañero Raimon quiso poner en marcha un proyecto agroecológico, L'Horta de la Viola, se me presentó la oportunidad de cultivarlas. De forma natural, sin que me planteara dedicarme profesionalmente a las flores, empecé a sembrar. Primero fueron rosas místicas, girasoles, tagetes y claveles de poeta.

Lo hice durante años, sin saber que ahí afuera había muchas mujeres y muchos hombres dedicados al cultivo artesanal de flores ecológicas y locales. Cada año conseguía nuevas semillas, algunas de amigas agricultoras y otras compradas en el garden de al lado.

Artículo relacionado

Flores km 0

Floristería ecológica: ramos locales y de temporada

"Descubrí una comunidad internacional de floricultores"

Cuando fui madre decidí quedarme en casa y dedicarme al proyecto familiar del cultivo de hortalizas ecológicas. Pronto dejé de ejercer de arquitecta técnica para dedicarme totalmente a L'Horta de la Viola. Pero me faltaba algo que me motivara más que las hortalizas. Fue entonces cuando decidí apostar por las flores.

En las redes sociales encontré un gran movimiento de agricultoras y agricultores dedicados al cultivo de flores. Descubrí variedades que nunca hubiera imaginado. Pasé muchas, muchísimas horas investigando. Lo hacía tan motivada que no me importaba.

Después comencé a invertir en todo tipo de bulbos, semillas, herramientas especiales… y, naturalmente, en formación. La clave para saber hacer algo es formarte y hablar con otros agricultores especializados. Fui a Inglaterra a conocer lo que hacían Rachel y Ash, de Green & Gorgeous, y también seguí la formación a distancia de Floret, de la estadounidense Erin Benzakein. Son dos proyectos que han dado visibilidad y significado a toda una comunidad internacional de floricultores.

"Soy una freaky de las semillas"

En mi caso no solo me apasiona el cultivo sino también el arte floral. Sería mucho más fácil (y barato) comprar las flores a agroindustriales pero la satisfacción que siento al pensar que esa flor me ha acompañado durante todo su ciclo de crecimiento no me la da la flor comprada. Soy como un cocinero que cultiva sus hortalizas.

Hace unos seis años comencé a preparar pequeños ramos para vender en el mercado de nuestro pueblo. En nuestro país no hay costumbre de comprar flores para casa pero tuve una buena acogida. A la gente le gustaban, notaban que las nuestras eran diferentes, más naturales.

En L'Horta de la Viola escogemos variedades insólitas. Son las que me gustan, no porque sean productivas o baratas ni porque gusten a la gente, sino porque cada color y cada variedad nos parecen los más bonitos.

Pedir las semillas es un trabajo intenso pero que me fascina. Soy una freaky o incluso nerd de las semillas. Cada año amplío alguna nueva variedad. Este año cultivaremos sanguisorba. Le dará mucho aire a los arreglos. También cultivaremos Cosmos chocolate y algunas phlox impresionantes. No quiero que desaparezca esta ilusión y emoción por las flores...

Artículo relacionado

ramos flores sostenibles

Ramos de flores sostenibles, el arte de Mireia Abras

Todo está enfocado a la cosecha de verano

Cultivamos flores de marzo a septiembre. El pistoletazo de salida se da en nuestra huerta el mes de abril, el mes fuerte de plantación de hortalizas y flores. A partir de ese 1 de abril todo está enfocado al cuidado y la cosecha del verano. Esa cosecha es la más importante del año. Sin ella, el proyecto no podría sobrevivir. El resto de meses estamos arreglando, mejorando y preparando la tierra e infraestructura para poder estar a punto para abril.

Empezamos el año con anémonas, ranúnculos, tulipanes y narcisos. Elegimos variedades que puedan ser interesantes para el arte floral. Las vamos cosechando hasta casi empalmar con el verano, cuando florecen de forma destacada nuestras más de 50 variedades de dalias.

Estamos sujetos a muchos meses de incertidumbre. Invertimos esfuerzo y dinero, y nunca estamos al 100% seguros de que podremos cosechar lo plantado. Cada flor, cada hortaliza, cada fruta contiene un pedazo de nuestra vida y de nuestro esfuerzo y es importante valorarlo. Desde L'Horta siempre queremos dignificar y recordar la importancia del agricultor/a en nuestra sociedad.

Somos una huerta pequeña y tenemos que hacerlo todo: la logística, los cultivos, la cosecha, el marketing, la contabilidad y la venta. En casa, aunque hay ciertos roles, todos hacemos de todo. Me empodera y me hace sentir bien cuando veo que supero una dificultad. Todos podemos aprender, sea a la edad que sea.

Artículo relacionado

Conservar-ramo-flores

Cómo hacer un ramo silvestre en 6 pasos

¿Qué valor añadido tiene nuestra flor?

  • Está cultivada por agricultores de nuestro país.
  • Es local.
  • Es ecológica.
  • La dejamos crecer de forma natural al aire libre y que coja las formas que quiera, respetando su naturaleza.
  • Tenemos un vínculo con nuestros clientes.
  • Todas, absolutamente todas, son flores poco habituales escogidas por su belleza.

Siempre nos ha impulsado la ilusión por compartir

Ahora, en L'Horta de la Viola también ofrecemos cursos de formación en floricultura, para difundir este oficio. Desde que existe nuestro pequeño proyecto, siempre nos ha impulsado la ilusión por compartir nuestros conocimientos. Lo hemos hecho con la agricultura ecológica, con la bioconstrucción y ahora también con la floricultura artesanal.

Estos años de aprendizaje han de servir para que otros puedan avanzar con más certeza y celeridad en el camino hacia la floricultura, sin tener que repetir los errores que nosotros ya cometimos. Además, nos motiva crear red y con ello tejer una nueva comunidad donde apoyarse y seguir creciendo juntos.

Queremos reconstruir un puente de conexión entre productores y artistas florales, para que ambos oficios vuelvan a ir de la mano y tengan una relación, se nutran y apoyen mutuamente.

Quiero que mi éxito consista en gozar de lo que hago

Últimamente siento que hay mucha presión por tener éxito. Quizás solo es una presión ficticia, que te hace sentir obligada a gustar, tener muchos seguidores, ser considerada una de las mejores (de lo que sea). Vigilo para no ser arrollada por esa tendencia.

Quiero que mi éxito consista en gozar de lo que hago, tener tiempo para mi familia y amigos, poder dedicar al menos gran parte de mi vida a lo que me gusta, saber decir "no" cuando lo necesite, tener una buena red social, que me quieran y yo querer, que 12 personas se animen a venir todo el camino hasta nuestra huerta para aprender y compartir nuestros conocimientos... Y éxito para mí es también cultivar una huerta y que me dé muchas flores.

Artículo relacionado

Abeja posada sobre una flor

8 plantas que gustan mucho a las abejas

Sí, yo también he usado esponja floral

Forma parte de mi aprendizaje y no quiero negarlo, aunque ahora hay momentos que me avergüenza reconocerlo. Todas tenemos un pasado y de los errores se aprende. Llevo relativamente poco en el mundo de la floricultura y arte floral y aprendí en la escuela el uso de la esponja floral como algo natural. Realmente es práctico, pero aun así hay que cambiar y mejorar.

Ahora llevo 2 años incorporando técnicas alternativas al uso de la esponja y estoy muy satisfecha con los resultados. Siempre he sido cuidadosa en los montajes para no mezclar plásticos con los restos vegetales. Escribo esto porque creo que es mejor no demonizar hábitos, costumbres, maneras de hacer del pasado, sino acompañar en el cambio y mejorar.

Aún tengo una caja vieja de esponja floral... y no sé qué hacer con ella. Tendré que buscar una buena solución. Aprovecho para aconsejaros @nofloralfoam. Dan muchos consejos sobre cómo hacer arreglos sin esponja.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?