Músicas para el viaje interior

16 sugerencias de música espiritual de los cinco continentes

Jordi Urpí

Una antología de música mística, de diferentes confesiones y tradiciones culturales, con propuestas para relajar el alma y conectar con nuestro lado más espiritual.

Música y religión mantienen una inevitable e intensa relación desde el principio de los tiempos, al tratarse de dos manifestaciones intrínsecas del ser humano.

Y aunque la "descreída" sociedad occidental apenas le presta atención, la música religiosa ofrece un camino para asomarse a los sentimientos más profundos de la diversidad cultural del planeta. Un camino que se puede seguir sin miedos porque, más allá del mensaje, se encuentra la belleza.

Música y cristianismo

Ya lo dijo San Pablo: "Cantad a Dios desde vuestro corazón".

Siguiendo esta máxima, las músicas ceremoniales cristianas han desarrollado múltiples formas a lo largo de los siglos: de la sobriedad de la monodia gregoriana a las fantásticas cantatas de Bach, pasando por la energía del gospel o la introspección del canto ortodoxo.

La mayoría de estas manifestaciones otorgan el papel principal a la voz humana, el elemento transmisor del relato devocional con el que los feligreses expresan sus creencias y celebran su fe, con mayor o menor efusividad, según el caso.

  • Blind Boys of Alabama: Spirit of the century. Real World, 2001. En activo desde hace 70 años, este venerable cuarteto de cantantes se ha convertido en toda una institución que nos acerca al gospel más auténtico.
  • George Frederick Handel: The messiah. Sparrow, 2002. Realizada por The London Philharmonic Orchestra, esta sólida versión se distingue por la renovada perspectiva con la que John Alldis, su director, se asoma a tan magna obra.
  • Ensemble David: Liturgies coptes. Institut du Monde Arabe, 1999. Excelente aproximación a la música de los cristianos egipcios, a quienes se considera conectados con ciertas tradiciones de la época faraónica.

Artículo relacionado

6-claves-como-conectar-con-espiritualidad

6 caminos que te llevan hacia tu espiritualidad

Música, sufismo e islam

Para el misticismo sufí la música es una de las mejores herramientas para lograr un contacto directo entre el individuo y la divinidad.

Sin imponer una fórmula única, este vínculo se manifiesta de forma diferente en cada territorio: el qawwali en Pakistán, los derviches en Turquía y Siria, la cultura gnawa en Marruecos, los morabitos en Senegal...

Por otro lado, y aunque la música y el canto no tienen espacio en las mezquitas, el recitado melódico del Corán exige de sus practicantes conocimiento y dominio de las complejas escalas que definen el repertorio clásico árabe.

  • Nusrat Fateh Ali Khan & Party: Shahen-shah. Real World, 1989. Diez años después de su muerte Nusrat Fateh Ali Khan sigue siendo la voz moderna del qawwali, una figura que ha trascendido límites para conectar con personas de otras confesiones, incluso agnósticas.
  • Cheikh Lô: Né la thiass. World Circuit, 1997. Sorprendente trabajo en el que una música de evidente cadencia afro-caribeña acompaña unas letras comprometidas con la particular filosofía vital de los morabitos.
  • Ensemble Al-Kindî: Les derviches tourneurs de Damas. Le Chant du Monde, 1999. Con la voz profunda y sublime de Sheikh Hamza Shakkûr, el grupo de Julien Jalâl Eddine Weiss interpreta la samâ, la liturgia sufí que va unida a la danza de los derviches.
  • El Maallem Mahmoud Gania: Gnawa essaouira. Sounds of the world, 1999. Aunque la calidad del sonido no es muy buena, el disco transmite la intensidad, la fuerza y la espiritualidad de los maestros gnawa, capaces de llevar a su audiencia al éxtasis.

En el misticismo sufí, los derviches buscan a través de su danza giratoria la conexión con lo divino.

El papel del ritmo en el animismo y el sincretismo

Desde el Paleolítico (fecha en la que todos los estudiosos sitúan su aparición), la música ha sido un elemento imprescindible para acompañar los diferentes ritos tribales.

En el caso de las religiones animistas (asiáticas, africanas, australianas o americanas), predomina la percusión, pues un ritmo constante sirve para cohesionar al grupo (una danza guerrera, por ejemplo) o para alimentar los ejercicios extáticos de un chamán.

Artículo relacionado

tambores

El ritmo de los tambores mejora el ánimo y cura

Las religiones sincréticas (desarrolladas sobre todo en América tras el traslado forzoso de población africana) se definen por la combinación de elementos de las diferentes tradiciones que confluyeron en una zona y una situación concretas.

  • Yoruba Andabo: Rumba en la Habana. Ayva Musica, 2005. El trabajo de esta compañía folklórica resulta perfecto para asomarse al sincretismo afrocubano, una tradición que se expresa a ritmo de rumba, de guaguancó o de congo.
  • Varios. Mongolie: chamanes et lamas. Ocora Radio France, 2002. Cuatro ejemplos de canto chamánico que, por encima del valor artístico, conectan la música con su primigenio carácter funcional. Imprescindible la lectura de las notas interiores.
  • Stella Chiweshe: Kumusha. Piranha, 1999. Popular en todo el sudeste africano, la mbira es un pequeño instrumento que acompaña una ceremonia de tránsito al mundo de los espíritus. Y Stella Chiweshe es una de sus mejores intérpretes.
  • Varios: Navajo songs. Folkways, 1992. Estas grabaciones de campo, realizadas entre 1933 y 1940, constituyen un fascinante documento de una cultura cuya religiosidad vinculada a la naturaleza alcanzó cotas de suma belleza.

Músicas ceremoniales asiáticas

Depositarias de milenios de historia y unas concepciones filosóficas aún vigentes, las músicas ceremoniales asiáticas funcionan a partir de un severo protocolo que preserva su legado.

La música de unos monjes tibetanos, una raga india, un gamelán indonesio o el fragor selvático de los tambores de Kerala, por ejemplo, nos transportan a un universo sonoro en el que, guiados por el ritmo, es factible soltar lastres emocionales o mentales para acceder a enseñanzas espirituales.

Tal es el objetivo que subyace en las composiciones y su auténtica razón de ser. Y todo ello sin decir palabra, como en una sesión de masaje donde el instrumento o la orquesta es el propio cuerpo.

  • Varios: Inde du sud / Kerala / Le Thayambaka. Ocora Radio France, 1997. El thayambaka es una forma musical que combina elementos populares y clásicos, sagrados y profanos, e interpretada en diferentes rituales por enormes grupos de percusión.
  • Varios: Chine fanbai / Chant liturgique bouddhique/ Leçon du soir au Temple de Quanzhou. Nimbus Records, 1994. Moviéndose con una homogeneidad y una dinámica magníficas, las voces de estos monjes chinos construyen una musicalidad sorprendente.
  • Varios: Japon / Zen Hôyô / liturgie du bouddhisme zen. Ocora Radio France, 2010. Este disco reproduce fielmente un servicio religioso del budismo zen japonés, presentando sin interrupción los pasajes instrumentales, los sutras y los significativos silencios que configuran la ceremonia.
  • Varios: Java / Court Gamelan. Elektra Nonesuch, 2003. Probablemente la mejor grabación que se ha realizado de un gamelán, el complejo conjunto de percusión representativo de la música indonesia.

Artículo relacionado

Agustín-Pániker

"El budismo tiene un enorme potencial para la sociedad"

Diálogo interreligioso

Esta diversidad creativa y filosófica tiene un punto de encuentro excepcional cada año: el Festival des Musiques Sacrées du Monde, que se celebra en Fez (Marruecos) entre finales de mayo y primeros de junio.

Aunque la relación entre músicos de diferentes culturas es muy habitual, la profunda vinculación de la música religiosa a los ritos correspondientes en cada caso desaconseja la combinación de tradiciones distintas.

Pero siempre se puede encontrar alguna excepción a la regla. Un encuentro vibrante, rebosante de sentimiento y energía, reunió al mejor grupo actual de klezmer judío con dos grandes intérpretes de gospel en The Klezmatics with Joshua Nelson & Kathryn Farmer: Brother Moses Smote the Water (Piranha, 2005).

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?