Contenido patrocinado

¡Acaba con los falsos mitos de los aceites naturales!

Que si taponan los poros, que si manchan la ropa y dejan la piel grasa… El Aceite Regenerador de Granada de Weleda lo desmiente.

No es ningún secreto que los aceites naturales se han utilizado a lo largo de la historia para ayudar a la piel a restaurarse y protegerse de la manera más natural. Pero, a pesar de los beneficios demostrados, son muchos los mitos que todavía los rodean, sobre todo porque no siempre se conoce bien qué distingue a los aceites vegetales o naturales de los demás.

Apuesta por lo vegetal

¿Los aceites vegetales dejan la piel grasa?

Es una de las "leyendas" más extendidas. Quien más quien menos ha oído decir que dejan una capa grasa y tardan en absorberse. Pero eso solo sucede si no se utiliza el aceite adecuado.

Los aceites minerales (derivados del petróleo) crean una capa oclusiva que impide que penetre con eficacia, mientras que los aceites vegetales, obtenidos de frutas, granos y semillas, ricos en vitaminas y nutrientes que comparten sustancias con las de nuestra piel, son más ligeros y de absorción rápida.

¿Los aceites vegetales taponan los poros?

De nuevo hay que apelar a la ligereza y a los componentes de los aceites naturales. De hecho, existen algunos aceites vegetales capaces de equilibrar el exceso de sebo, pues muchas veces la piel genera grasa para defenderse de la pérdida de humedad.

Los ácidos grasos insaturados que poseen los aceites vegetales son muy parecidos a los lípidos de la piel, se integran bien con los procesos metabólicos y mejoran sus capacidades de protección.

Y olvídate de manchar la ropa, porque los aceites vegetales complementan tanto nuestra piel que se absorben en seguida. Prueba a aplicártelos nada más salir de la ducha, cuando los poros están abiertos, y notarás el efecto.

Aceite de Granada de Weleda, el mejor aliado

Con tantos mitos desmontados y beneficios probados, parece casi obligado decantarse por un aceite vegetal. El Aceite Corporal de Granada de Weleda puede ser el mejor aliado. Se trata de un aceite rico en ácidos grasos esenciales y en vitaminas, de alto poder antioxidante y regenerador (formulado con ácido púnico, flavonoides y vitamina E).

Su rica composición ayuda a combatir la sequedad y mejora la elasticidad. Gracias a sus semillas, también potencia la renovación celular y lucha contra la oxidación de la epidermis. El resultado es una piel más firme. Además, desprende un delicioso aroma que ayuda a mejorar la sensación de bienestar.

Las granadas de Weleda proceden en parte de Turquía, de la zona de Anatolia, y en parte de la Toscana italiana, donde crecen madurándose al sol y absorbiendo toda la energía lumínica, sin pesticidas ni herbicidas. Su calidad es 100% orgánica certificada.

Para potenciar todavía más sus efectos beneficiosos, los expertos recomiendan aplicar el aceite de granada sobre la piel húmeda, masajeándolo con las palmas de las manos mediante suaves círculos hasta que quede completamente absorbido.

No hay edad para utilizarlo: previene el envejecimiento, realza el moreno ahora que se acerca el buen tiempo, resulta muy efectivo en zonas especialmente secas, prepara la piel para la depilación y, sumado a la Crema de Día de Granada de Weleda, constituye un cuidado de belleza diario indispensable.

Si quieres más información sobre el Aceite Regenerador de Granada de Weleda pincha aquí.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?