Aceite de granada

Contenido patrocinado

El poder antioxidante de la granada

Previene el envejecimiento, reafirma la piel, hidrata, ilumina... no es una crema milagrosa. Son solo algunos de los beneficios del Aceite Corporal de Granada de Weleda, ¡comprobado!

Cuando la materia prima es natural y de primera calidad, los resultados solo pueden ir en la misma línea. Y ese es el leit motiv de Weleda, utilizar todos los beneficios que aporta la granada, para desarrollar una línea de productos corporales, a base de esta deliciosa fruta, ideales para mantener la piel en perfectas condiciones.

Cultivadas en Turquía, en la zona de Anatolia, y en la Toscana, las granadas de Weleda crecen madurándose al sol y absorbiendo toda su energía, sin pesticidas ni herbicidas, para lograr esa calidad 100% orgánica certificada que convierten en eficaces los aceites.

Los beneficios del aceite de granada

Y es que el poder de la granada reside en el aceite de sus semillas, considerado uno de los más activos gracias a su singular riqueza en ácido punícico, un ácido graso poco común, que incluso debe su nombre a la propia fruta, cuyo nombre científico es Punica granatum. La fruta posee un potente efecto antioxidante porque contiene hasta un 70% de este ácido, lo que la convierte en un escudo perfecto para combatir los radicales libres.

Contiene, además, vitaminas A, C y E así como omega-5 y está comprobado que estimula la producción y síntesis de colágeno y elastina, sustancias que se sintetizan en la dermis de la piel y ayudan a mantener la textura, firmeza y elasticidad cutánea. Por tanto, utilizar productos cosméticos que contengan este superalimento asegura una correcta renovación celular, la regeneración de los tejidos y la reafirmación de la piel.

Todo eso y más es lo que hace el Aceite Regenerador de Granada, ya que no solo proporciona el aporte de nutrición que necesita la piel de forma diaria, sino que aporta más intensidad de hidratación y previene los signos de envejecimiento, comprobado.

Aceite regenerador de granada

¿Cómo se aplica?

Aplicarlo es sencillo y sin duda relajante, puesto que debe hacerse sobre la piel húmeda y utilizando las palmas de las manos para masajear la piel delicadamente con suaves movimientos circulares hasta su completa absorción.

Se puede utilizar a cualquier edad porque, además de prevenir el envejecimiento, aporta vitalidad e hidrata intensamente. Ahora que se acerca el buen tiempo conviene saber que es perfecto para realzar el bronceado porque su textura aporta un brillo ligero a la piel.

Es muy efectivo para zonas especialmente secas como piernas y manos, prepara la piel para la depilación y, si añades unas gotas del aceite a tu crema habitual, notarás los resultados muy rápido.

¿A qué esperas para unirte al club de fans de esta increíble fruta en forma de aceite corporal?

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?