Contenido patrocinado

El agua, fuente de salud y vida

Hay muchos tipos distintos de agua: del grifo, embotellada, filtrada, carbonatada... pero no todas aportan los mismos beneficios

Somos agua en un 70%, por lo que huelga decir que este líquido transparente es vital para el ser humano.

Después del oxígeno, el agua es lo más importante. Todas las actividades que realizamos a lo largo del día consumen agua directamente de nuestro organismo, por lo que debemos estar bien hidratados y beber entre 1,5 y 2 litros al día.

Como explica la OMS, el agua es esencial porque permite purificar el cuerpo eliminando los desechos y toxinas. Además conserva el cuerpo húmedo garantizando el buen funcionamiento de los órganos vitales y mantiene la temperatura corporal alrededor de los 37 grados.

Hay muchos tipos distintos de agua y no todas ellas tienen los mismos beneficios en el cuerpo humano. Podemos consumir agua del grifo que suele tener metales pesados o cloro, agua embotellada en envases de plástico que no son la mejor opción para proteger el medio ambiente o podemos beber agua filtrada directamente en nuestros hogares.

Beneficios del agua alcalina

El agua pura tiene un pH neutro en su estado natural, mientras que el agua alcalina es aquella que tiene un pH por encima de 7.

La sangre humana tiene un pH ideal de 7,3 a 7,4 pero cuando se reciben una serie de agresiones externas desde un ambiente cada vez más ácido como son la polución, el sedentarismo, el estrés o la comida basura, se generan unos acidificantes en nuestro cuerpo que hay que compensar.

Una de las mejores formas de reequilibrar nuestro pH corporal es a través del agua alcalina, el método más rápido, sano y seguro. Además este tipo de agua es antioxidante y favorece la eliminación de radicales libres y por tanto mejora nuestra salud celular.

Jarras Alkanatur, una excelente solución

La Dra. María Monsalve, científico titular del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) y jefe de Grupo de Investigación de Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols del CSIC-UAM (Universidad Autónoma de Madrid), nos recuerda que "el agua del grifo va tratada a evitar el crecimiento de las bacterias y viaja a muchos kilómetros por cañerías difíciles de mantener impolutas, mientras que la envasada está expuesta a plásticos que liberan moléculas tóxicas que después ingerimos. En cambio, el agua filtrada en nuestros hogares con las jarras Alkanatur permiten una limpieza del agua del grifo que restaura su equilibrio iónico natural".

Estas jarras de agua alcalina ionizada y otros sistemas de la misma marca son 100% naturales y eliminan hasta el 99% de pesticidas, metales pesados, exceso de cal, nitratos, cloro, bacterias y fluoruros.

Tiene un excelente sabor estando libre de BPAs y lo mejor de sus características es que aumenta el pH hasta el 9,5 a la vez que aporta magnesio.

Las jarras Alkanatur han sido analizadas en diferentes tests (o estudios) y, en un estudio preclínico muy específico relacionado con el cáncer, la Dra. Monsalve afirma que "el agua filtrada por Alkanatur es altamente efectiva al ayudar al organismo a prevenir mejor y a defenderse frente a tumores y células cancerígenas". De ahí la importancia del agua, de una buena agua en nuestras vidas.

Para más información:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?