Contenido patrocinado

Las claves para descansar bien mientras dormimos

Además de un gran placer, dormir aporta muchos beneficios a nuestra salud corporal, emocional y mental.

Pasamos aproximadamente un tercio de nuestra vida durmiendo. Son muchísimas horas, por lo que es importante que podamos descansar bien.

Para conseguir este objetivo, es esencial contar con una cama de calidad y, en este sentido, las opciones que nos ofrecen los colchones de Maxcolchon, son una garantía. De esta manera, será más fácil que los procesos que se producen durante el sueño sean reparadores para nuestra salud.

Solo asegurando un sueño profundo e ininterrumpido conseguiremos estos efectos tan positivos. Dormir es un placer, pero también es la clave para que afrontemos cada día con energía y buen ánimo.

En los brazos de Morfeo

Los beneficios que experimentaremos con un sueño reparador son muchos y los sentiremos inmediatamente en nuestro propio organismo. Cansarnos menos a lo largo de la jornada, tener más memoria, creatividad y capacidad de atención son algunos de los beneficios que nos da caer en los brazos de Morfeo.

Y es que los beneficios son innumerables: de esta manera, nuestro sistema inmunológico se refuerza, las conexiones neuronales trabajan a toda máquina, se combate la depresión, protegemos nuestro corazón y hacemos que la piel luzca más joven. Una maravilla para nuestro cuerpo y mente. Sin duda, los mejores tratamientos para nuestro organismo de la forma más natural y placentera.

Un dormitorio sin estrés

El dormitorio es la habitación que nos alberga durante más horas, es como nuestro pequeño castillo reparador. Consecuentemente, si nos procurarnos un ambiente tranquilo y relajado y tenemos la habitación limpia, ordenada y sin ruidos, nuestra calidad de sueño será más buena.

En este sentido, el rey de la habitación es sin duda el colchón. Nuestro gran aliado nocturno que nos ayudará a conseguir el descanso óptimo. Para elegir el que mejor se adapte a nuestro cuerpo deberemos tener en cuenta una serie de factores:

  • ¿Qué colchón se adapta mejor a mi peso y estatura? Dependiendo de tu complexión, necesitarás un colchón más firme que te ofrezca una sujeción uniforme y evite el efecto de barca. Por el contrario, las personas más ligeras necesitan un colchón más flexible que reparta bien el peso.
  • ¿Duermo solo o acompañado? Si duermes en pareja, agradecerás un colchón que absorba bien el movimiento, de manera que no te molesten sus cambios de postura. Los que mejor lo consiguen son los de viscoelástica y látex.
  • ¿En qué postura suelo dormir? Si duermes boca arriba, lo que más te conviene es un colchón más bien duro para evitar las malas posturas de la columna vertebral. Si por el contrario duermes de lado, la dureza del colchón deberá ser intermedia para que se adapte a la forma de tus caderas y hombros y, si duermes boca abajo, deberá ser blando para evitar malas posturas en la zona del cuello y no forzar demasiado la torsión de la columna.
  • ¿Suelo tener calor o más bien frío? La transpirabilidad (ventilación) del colchón depende de los materiales que lo componen. Si permiten que pase mejor el aire, el vapor que genera tu cuerpo se disipa más fácilmente, por lo que se acumula menos calor. Si eres de los que se destapa con frecuencia por las noches o vives en un lugar con veranos calurosos, posiblemente te interesen los colchones de muelles, que son los más frescos y que ofrecen mayor transpirabilidad.
  • Escoger bien el material del colchón más adecuado para las características de cada persona. Existen múltiples tipos de materiales, y de por sí ninguno es mejor que otro. Dependerá de las necesidades y preferencias de cada uno, por lo que acudir a un experto como Maxcolchon que te pueda ayudar y guiar antes de la compra del colchón es muy recomendable. La vida útil de un colchón es de unos 10 años, así que más vale acertar para descansar bien durante todo este tiempo. Será la mejor inversión que podremos hacer.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?