Contenido patrocinado

Refuerza tus defensas en invierno con probióticos

Cada vez hay más estudios médicos que corroboran la importancia de los microorganismos probióticos para potenciar el sistema inmunitario.

Una las tareas principales de nuestro sistema inmunitario es protegernos de bacterias dañinas y otros agentes extraños que pueden hacernos enfermar. Y cada vez hay más investigaciones que confirman la importancia de los probióticos, puesto que contribuyen a ese esfuerzo defensivo de muchas maneras.

Pocos tratamientos han recibido tanta investigación en los últimos 20 años como los probióticos. Se ha estudiado su aplicación en numerosos trastornos, como la colitis ulcerosa, la diarrea asociada a antibióticos, el estreñimiento, la erradicación de Helicobacter pylori o la prevención de infecciones, entre otros.

Un ejército de bacterias en tu intestino

Lo que la ciencia sabe actualmente es que el intestino constituye la parte más extensa y compleja del sistema inmunitario gracias a la flora microbiana o microbiota: tener una flora de bacterias probióticas bien poblada, dificulta la proliferación de otras bacterias dañinas que pueden habitar el intestino.

Además, esas bacterias probióticas pueden influir en la actividad de nuestras propias células inmunitarias, regulando la inflamación, actuando como barrera infranqueable, en la señalización de célula a célula y son responsables de la producción de sustancias que favorecen las condiciones adecuadas para su supervivencia y funcionalidad.

Los enemigos de tu microbiota

El problema que nos encontramos es que ese ejército microscópico (muy abundante en el intestino y también presente en la piel, las membranas mucosas y las lágrimas) se pierde notablemente al tomar antibióticos y otros fármacos.

También queda alterado negativamente si la alimentación es pobre en alimentos frescos, cuando se toman algunos edulcorantes artificiales, con un ritmo de vida estresante o al envejecer. Y puede ser más débil por genética o por dificultades emocionales.

Cómo favorecer a las bacterias "buenas"

Una forma de fomentar bacterias intestinales saludables, es comer alimentos frescos como verduras y frutas, ricos en vitamina C y en fibras que sirven para que se nutran y proliferen, y también vitamina D, que producimos a partir de la exposición solar. E incluir en nuestra dieta un poco de chucrut, miso, kefir de agua, té kombucha, algunos encurtidos y otros fermentados.

Aun así, muchas veces el organismo necesita una ayuda, sobre todo cuando el sistema inmunitario debe estar más alerta y fuerte (en épocas de frío, con mayor posibilidad de contagio de virus, en cambios de estación, etc.) y tras tratamientos médicos que incluyen antibióticos.

Entonces, se hace necesario reforzar las defensas con productos probióticos que contienen en su composición organismos vivos(con cepas seleccionadas y resistentes) con el objetivo de mantener la población de bacterias beneficiosas a pleno rendimiento.

Un probiótico con vitaminas para tus defensas

A la hora de elegir un producto probiótico, los estándares de calidad deben primar. Por ello, Solgar®, expertos en desarrollar complementos alimenticios de la más alta calidad y centrados en el bienestar y la salud, acaba de presentar Ultibio Immune, una fórmula innovadora que apoya el sistema inmunológico en cualquier época del año, especialmente en los meses de invierno.

Ultibio de Solgar

Contiene una combinación patentada de cepas bacterianas vivas, con estudios clínicos, aportando 1.000 millones de unidades formadoras de colonias: Lactobacillus plantarum HEAL9 y Lactobacillus paracasei 8700:2.

Lo novedoso de este complemento probiótico es que también incluye en su fórmula vitaminas A, B12 y D3, que ayudan a mantener el sistema inmunitario en plena forma.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?