Abrazar tu identidad

5 herramientas psicológicas para volver a ser uno mismo en pareja

Algunas personas pierden su identidad al estar en pareja: imitan su forma de ser, adoptan sus mismos gustos y se mimetizan. Ocurre porque tienen miedo de ser ellos mismos, pero es posible recuperar la identidad y empezar a ser uno mismo.

Los miembros de una pareja deben sentirse unidos pero también poder diferenciarse el uno del otro.

Sin embargo algunos son tan similares que parecen hermanos. Suele tratarse de personas que se adaptan tanto una a la otra que llegan a dejar a los amigos, cambian su forma de vestir, de pensar y de hablar con tal de no mostrarse diferentes.

¿Por qué algunas personas pierdan su identidad al estar en pareja? Esta situación es común en un niño que no ha logrado superar satisfactoriamente la separación emocional de sus padres. Ha recibido el mensaje de que no va a ser querido si es él mismo.

Después puede ver a la pareja como a la madre o el padre, lejos de los cuales se siente inseguro. La solución se encuentra en que se arriesgue a ser él mismo para comprobar cómo sus relaciones en vez de romperse mejoran. En este artículo encontrarás 5 herramientas psicológicas para volver a recueperar tu identidad.

Por qué algunas parejas se mimetizan

A nivel global es positivo un mundo de gente diferente que se tolera y vive en paz. Pero a pequeña escala es normal encontrar grupos más homogéneos que brindan seguridad y cohesión a sus miembros.

Las relaciones sentimentales son un ejemplo de unión entre personas que comparten muchas cosas. Sus miembros renuncian a parte de su libertad para adaptarse a los demás. Es un sistema de interacciones estrechas que proporcionan un sentido de identidad pero que pueden llegar a anular la individualidad.

Cuando la persona no puede ser ella misma en pareja, debería poder expresar lo que necesita y la otra persona esforzarse en escucharla.

Imitar a los demás conlleva riesgos

Compararse con los demás puede llegar a cegarnos ante lo diferente. Es posible sentirse deslumbrado por los éxitos de una persona, por ejemplo, y querer imitarla.

Pero, bajo los efectos de la admiración o la envidia, se pasa por alto el hecho de que cada individuo tiene su propia realidad. La persona se descentra entonces y pierde fuerza.

Conviene poner atención a las propias posibilidades y límites. De esta manera se puede potenciar aquella faceta personal con la que mejor se funciona o con la que más se disfruta, y así desarrollarse.

Las sectas atraen a personas a quienes la inseguridad les impide ser diferentes. Necesitan al grupo como si fuera una familia de la que aún no se han podido separar.

Los autoritarismos también se basan en el pensamiento único. Utilizan la censura, el adoctrinamiento y la imposición con tal de anular lo diferente. También se emplea el miedo hacia lo diferente para unir al grupo y llevar a sus miembros a actuar de forma muy distinta a como lo hubieran hecho por sí mismos.

Artículo relacionado

Cómo volver a ser uno mismo

Existen formas de explorar nuestras diferencias para dejar de compararnos con los demás.

  1. Date permiso para ser como eres. Intenta no juzgarte para poder observar y apreciar las diferentes partes de ti mismo. Algunas veces sentimos temor o disgusto ante algunos aspectos que nos conforman. Si tienes un conflicto con una parte de ti mismo, intenta resolverlo para poder integrar esa parte en los aspectos con los que sí te identificas. Piensa que todo lo que viene de ti está bien.
  2. Decide por ti mismo. Nadie sabe mejor lo que necesita que uno mismo. Date tiempo para sentir qué es lo que más te conviene sin dejarte influenciar por la exigencia interna o las expectativas que puedan abrigar los demás. Arriésgate a tomar el timón de tu propia vida aunque eso implique ir a contracorriente.
  3. Reconcíliate con tu historia. Cada persona es como es en gran parte por sus vivencias pasadas. Sin comprender y aceptar la historia de nuestra vida tampoco podremos comprender y aceptar nuestras peculiaridades. Por ello a veces es necesario hacer un proceso de reconciliación con los padres y las personas importantes que nos han acompañado a lo largo de la vida.
  4. Acércate a gente diferente. Conocer personas diferentes nos ayuda a autoafirmarnos a la vez que nos volvemos más tolerantes a las diferencias propias y ajenas. Si para ti es difícil acercarte a gente diferente, ! prueba primero a conocer música, comida o costumbres de otras culturas. Viajar es también una manera formidable de superar el miedo a los extraños y abrirse a lo diferente.
  5. Respeta al otro. Es el primer paso para entender que los demás también te van a repetar, seas como seas. Es fácil chocar con las personas diferentes porque podemos sentir que su presencia nos amenaza y bloquea el diálogo. Si no te gusta cómo es la otra persona, haz un esfuerzo por comprender las razones por las cuales es así. Y en vez de centrarte en lo que te disgusta, intenta conocer más al otro. Es probable que te sorprenda.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?