Persigue tus sueños

Cambiar el rumbo para lograr nuestras metas

Miriam Subirana

Muchas veces decidimos según las circunstancias y no según lo que realmente nuestro ser anhela. O nos dejamos influir por los demás y dejamos de luchar por nuestros sueños. Debemos retomar el rumbo y seguir caminando hacia nuestras metas, aunque a nuestro alrededor algunas personas no lo entiendan.

Muchas veces nuestros sueños se rompen. ¿Por qué? En ocasiones hemos creído en ellos pero las personas nos han fallado, nosotros nos hemos desviado influenciados por las circunstancias o han aparecido inconvenientes que han supuesto un descalabro. Otras veces hemos dejado de creer en ellos porque la realidad del día a día “es dura” –no siempre lo es, pero la vivimos así–, difícil, complicada, compleja. Entonces podemos caer en la tentación de resignarnos y tirar la toalla. Sin embargo, podemos retomar el rumbo para empezar a caminar hacia la consecución de nuestras metas.

No te dejes llevar por las corrientes

Nos encerramos, perdemos la esperanza y dejamos de soñar. Cuando esto ocurre, vamos haciendo un poquito de todo, pero sin un rumbo claro. Remamos para cumplir, pero somos como un náufrago que va navegando ahora en una dirección y luego en otra, y aunque esté remando todo el tiempo, no llega a ninguna parte. Se deja llevar por las corrientes, las mareas, las olas y los vientos. Ha perdido la brújula y no sabe guiarse por las estrellas. Se ha desilusionado y resignado, ha dejado su conciencia dormida o anestesiada y no escucha a su intuición. Fluye con las corrientes y los vientos, pero su voluntad no actúa. Se convierte en víctima del sistema.

Artículo relacionado

brújula interior

La brújula interior. ¿Cuál es el sentido de la vida?

Estamos tomando decisiones constantemente, pero muchas veces lo hacemos según las circunstancias, el momento y cómo estamos, y no según lo que realmente nuestro ser anhela. Vamos en contra de nosotros mismos porque nuestras decisiones no están alineadas con lo que realmente queremos. Y cuando no sabemos lo que queremos, nos dejamos influir.

Desde ese estado imaginamos “en negativo”, es decir, invocamos el futuro creando preocupaciones, ansiedad, planificando, incluso huyendo del presente. Pero planeando lo que vamos a hacer o lo que queremos, las cosas no necesariamente cambiarán. Sin una visión amplia, la planificación se limita a una manera de salir del paso.

  • Invoquemos el futuro con una imagen clara conectada con nuestros sueños y así sentiremos entusiasmo y vitalidad para recorrer el camino hacia ellos.
  • Activemos nuestra voluntad para lograrlo. Parte de esta activación requiere saber poner límites porque, a veces, decir “no” y poner límites significa decir “sí” a lo que queremos y cruzar la frontera. Aprende a decir “no” a todo aquello que te aleje de lo que deseas, que te distraiga o te debilite. ¿Qué necesidad tienes de quedar bien y decir “sí” cuando en tu corazón quieres decir “no”?

Sé fiel a tu pacto, al pacto contigo mismo

Tú conoces tu sueño, lo que te inspira y motiva, lo que te mueve: ve a por ello. Y aunque a tu alrededor algunas personas no lo entiendan, sigue hacia delante. Quizá en algún momento deberás plantear conversaciones que permitan a quienes te rodean comprenderte mejor. Detenerte, observar, reinterpretar, reevaluar, controlar pensamientos y sentimientos y cambiar creencias requiere energía. Una energía que no vendrá de fuera, sino de tu interior. Conecta con tu verdad y siente cómo te proporciona la fuerza que necesitas.

Artículo relacionado

perseguir nuestros sueños verdaderos conectar con nuestros deseos

¿Estás persiguiendo tus verdaderos sueños?

  • Sé sincero contigo, con los demás y con la vida. Se trata de aprender a ser tú mismo conectando con tu núcleo vital, el que te abre a tu excelencia personal. Con la indagación apreciativa descubrimos, seleccionamos y enfatizamos lo que da vigor, lo que nos vincula como seres humanos y lo que es el pilar de la existencia de una persona, una relación o un grupo u organización. Buscamos lo mejor de “lo que es” para ayudar a despertar la imaginación colectiva de “lo que podría ser”. Nuestras mentes amplían horizontes y nuestros corazones se abren al escuchar las historias vividas, los anhelos y sueños que queremos alcanzar y los compromisos que nos disponemos a asumir.
  • No te acostumbres a esa realidad ni te resignes a vivirla como víctima. Cuando eso sucede, perdemos nuestra chispa, nuestra alegría, y no aportamos nuestra diferencia a la sinfonía de la vida. Todos y cada uno de nosotros tenemos algo que ofrecer, sean talentos, capacidades o creatividad: con ello podemos contribuir a crear un mundo mejor. A través de las preguntas, los diálogos, las conversaciones y la reflexión, exploramos nuestras capacidades dormidas para desvelarlas y hacerlas aflorar a la superficie.

Se trata de que encuentres tu cualidad, tu talento, tu especialidad, tu virtud, tu singularidad y tu fuerza interior para aportarlos a tu realidad, a lo que te rodea y a las personas que están cerca de ti. Así, tu presencia es y será transformadora. Gracias a ser tú mismo y a vivir atreviéndote a realizar tus sueños, puedes transformar la realidad y construir un presente y un futuro mejores.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?