Consejos para adaptar la casa para Personas Altamente Sensibles

Las Personas Altamente Sensibles o PAS perciben con mayor intensidad los estímulos de su entorno, como el ruido, la temperatura o la luz. Con algunos pequeños cambios podemos conseguir que se sientan más cómodas en su propia casa y que tengan una vida más fluida.

tejidos naturales
Fotografía: Mercè Rial/Casa rural de Les Torres de Selma

Las Personas Altamente Sensibles (PAS) captan gran cantidad de estímulos y son muy sensibles a ruidos, sensaciones corporales, cambios de temperatura y a todo lo que les rodea y que sale de su rutina o de la normalidad. 

Pensar y diseñar sus casas teniendo en cuenta estos aspectos les ayuda a tener más foco, promover una vida más fluida y conseguir mejores relaciones con uno mismo y con los demás.

La importancia de la casa para las Personas Altamente Sensibles

Pasamos gran parte de nuestro tiempo en espacios cerrados. Las características de estos espacios influyen en nuestro cuerpo y en nuestra vida, de la misma forma que lo hace disfrutar de relaciones sanas, seguir una alimentación limpia, practicar deporte de forma regular o llevar un estilo de vida saludable.

  • Cómo es cada estancia de la casa influye

La singularidad de cada espacio es determinante para promover nuestra salud y nuestro bienestar. Su entorno, distribución, instalaciones, materiales y acabados, entre muchos otros, son factores clave para el diseño de un interior que nos sea beneficioso.

Esto que es importante para el conjunto de la población, se convierte en algo imprescindible para las personas altamente sensibles.

  • El entorno del hogar es importante

Existen pueblos y ciudades mucho más saludables. Estos tienden a reducir el uso del coche y priorizan a los peatones, promueven el uso del transporte público y las bicicletas, reducen el efecto isla de calor en los centros de las ciudades introduciendo espacios verdes y azules, y promueven la actividad física.

Es recomendable para las PAS vivir en este tipo de poblaciones que minimizan la contaminación y los ruidos gracias a la reducción del tráfico rodado, garantizando un sueño reparador y un refuerzo de su sistema inmunológico.

Cómo es la casa ideal de las Parsonas Altamente Sensibles

La casa debe ofrecer el recogimiento necesario para favorecer un buen descanso y estimular la creatividad. Se trata de construir un espacio personal e íntimo que facilite la práctica de las actividades diarias de las PAS. Esto puede lograrse a través de la iluminación, el interiorismo y la decoración.

  • Se pueden crear espacios saludables, armoniosos y cálidos dejándose llevar por la propia intuición y rodearse de elementos de gran belleza, que representen a quien vive ahí y que transmitan alegría.
  • Incluir plantas en el diseño nos acerca a la naturaleza y nos permite relajar el sistema nervioso.
  • El orden y la limpieza juntamente con la combinación armónica de colores, fibras y tejidos naturales, luz cálida e indirecta y elementos decorativos con incienso y velas pueden conseguir crear ese oasis personal que regenera a cualquiera después de un intenso día con exposición a gran cantidad de estímulos.

Aquí van 7 consejos más para lograr un ambiente saludable en casa de una Persona Altamente Sensible (PAS): 

1 /7
7. Crea tu espacio íntimo y personal

1 / 7

Fotografía: Mercè Rial/Casa rural de Les Torres de Selma

1. Crea tu espacio íntimo y personal

Es aconsejable que las PAS dispongan de un espacio propio e independiente de los espacios compartidos con el resto de los familiares o compañeros de piso. Este espacio es donde podrán retirarse cuando se vean sobreestimuladas sin llegar a agotarse ni saturarse física o emocionalmente.

1. Protégete del ruido

2 / 7

FotografÍa: Pexels

2. Protégete del ruido

Si eres una persona altamente sensible, te conviene resguardar tu casa del ruido procedente del exterior. Sustituye las ventanas por otras más aislantes y refuerza los cerramientos más débiles con un sistema de trasdosado con aislamiento.

Dentro de la misma vivienda, escoge una distribución en que los espacios que generan actividades más ruidosas se encuentren alejados de las habitaciones que requieran más silencio.

Coloca materiales con capacidad absorbente en los lugares de mayor actividad para amortiguar el ruido generado.

tejidos naturales

3 / 7

Fotografía: Mercè Rial/Casa rural de Les Torres de Selma

3. Rodéate de materiales naturales

Elige materiales naturales que no emitan olores ni tóxicos y que sean capaces de regular la humedad en espacios interiores. 

El yeso, la cal, la arcilla, la madera o las fibras vegetales aportan armonía, belleza y conexión con la naturaleza a través de sus acabados, texturas y colores. Se trata de materiales higroscópicos que tienen la capacidad de absorber y retener la humedad del aire cuando existe un exceso de vapor de agua en el ambiente y difundirla hacia un ambiente más seco o volver a cederla al mismo espacio si éste lo requiere.

3. Rodéate de materiales naturales

4 / 7

Fotografía: Pexels

4. Aléjate de las radiaciones

Comprueba la toma de tierra, apaga el wifi y otros aparatos cuando no los utilices, sustituye teléfonos inalámbricos y radiodespertadores, duerme lejos de cableado eléctrico y con el móvil en modo avión. 

En los edificios pueden encontrarse excesos de campos eléctricos y magnéticos de baja frecuencia y electromagnéticos de alta frecuencia derivados de las instalaciones, aparatos eléctricos y telecomunicaciones. Las instalaciones biocompatibles evitan la generación y proliferación de estos campos y existen sistemas de apantallamiento en el caso de que las radiaciones provengan del exterior.

4. Colores que potencian tu creatividad

5 / 7

Fotografía: Pexels

5. Elige colores que potencian tu creatividad

Las Personas Altamente Sensibles suelen tener un don para la creatividad. Los colores pueden ayudar a potenciar la creatividad o todo lo contrario.

Escoge una gama de colores cálidos, neutros y suaves para tu dormitorio para crear una atmósfera acogedora, serena y sin estridencias que induzca al descanso y a un sueño reparador. 

Apuesta por colores energéticos, vibrantes y brillantes para las habitaciones de la casa que requieran actividad, movimiento o creatividad. La casa es el lugar de expresión de la persona que la habita y debe ser capaz de expresar la personalidad de quien vive en ella.

2. Asegúrate luz natural

6 / 7

Fotografía: Pexels

6. Asegúrate luz natural

El reloj interno de una personas altamente sensible se sincroniza especialmente con la luz natural para regir los procesos biológicos dentro de un ciclo de 24 horas llamado ritmo circadiano.

La luz es imprescindible para garantizar un buen descanso, mejorar el estado de ánimo y aumentar la inmunidad frente a enfermedades.

Sube persianas y abre cortinas que permitan entrar la luz en el interior de tu casa para distinguir cómo avanza el día y ayudar a tu cuerpo a seguir sus biorritmos naturales.

 

6. Ventila a menudo

7 / 7

Fotografía: Pexels

7. Ventila a menudo

Abre ventanas y ventila diariamente para garantizar una buena calidad del aire interior y mantén una temperatura y una humedad adecuadas.

El aire puede contener dióxido de carbono, microfibras, micropartículas y otros elementos volátiles que pueden resultar tóxicos. Estos provienen de nuestra respiración y también de las pinturas, barnices, colas, incluso de los productos de limpieza e higiene personal.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?