Sanar viejas heridas

Tus padres no van a cambiar... pero tú sí puedes

Ramón Soler

No recibir suficiente cariño en la infancia provoca heridas abiertas toda la vida. Pero no podemos seguir esperando que nuestros padres acudan a sanarlas.

De niños, cuando aún no podemos valernos por nosotros mismos, dependemos, absolutamente, de nuestros padres. Necesitamos que nos amen, nos cuiden y nos sirvan de guía en el largo proceso de maduración hacia la vida adulta que suponen la infancia y la adolescencia. Cuando este acompañamiento es amoroso y está libre de violencias (agresiones físicas, chantajes, abandonos, etc.), la persona crece equilibrada y segura de sí misma.

Sin embargo, desgraciadamente, esta no es la realidad en la que se crían muchas niñas y niños.

Un vacío difícil de llenar y una disculpa que no llegará

Y si no crecemos con un acompañamiento sano que cubra todas nuestras necesidades emocionales, arrastramos, de por vida, una profunda sensación de vacío. A veces este malestar resulta tan intenso que algunas personas llegan a sentir como si tuvieran un profundo hueco en su corazón. Esta es la manera que tiene el cuerpo de recordar la falta de amor que se ha sufrido durante la infancia.

Con frecuencia, las personas que arrastran estas carencias intentan colmar este vacío esperando que alguien acuda a su rescate y les brinde el amor que tanto necesitan.

Saltan de relación en relación y ninguna es satisfactoria. El malestar sigue presente. Se pasan la vida buscando que alguien externo venga a cubrir sus necesidades, como debió de haber sucedido en su infancia. Pero esta búsqueda solo conlleva sufrimiento y desesperación porque nadie logra llenar ese vacío.

También resulta habitual que las personas que en la infancia no recibieron el cariño de sus padres mantengan la ilusión de que estos, en algún momento, cambiarán y acabarán siendo los padres amorosos que nunca fueron. Incluso cuando buscan una terapia para trabajar su problema de vacío e insatisfacción, acuden con la esperanza de que, si ellos cambian, sus padres por fin les harán caso y les brindarán la atención que no tuvieron en su infancia.

Artículo relacionado

Relacion tóxica madre-hija

Relación tóxica madre-hija: 6 claves para sanarte

Sin embargo, esta es una expectativa poco objetiva, basada más en un anhelo que en una posibilidad real. Este enganche emocional les mantiene dependientes de alguien externo y les aleja de su verdadera sanación.

Por desgracia, la mayoría de las personas que nos hicieron daño años atrás jamás cambiarán su forma de relacionarse con nosotros. Incluso si pretendemos hablar con ellos para explicarles cómo sufríamos de pequeños, ellos le restarán importancia a los hechos (o los negarán). La posibilidad de diálogo es escasa, excepto si han realizado un profundo cambio interior que les permita empatizar con sus hijos y reconocer los errores que cometieron.

Aquellos que, en el pasado, no fueron sensibles a las necesidades del niño, tampoco lo serán en el presente.

Asumir que nuestros mayores no van a cambiar supone, quizá, el paso más difícil para la sanación, ya que nos enfrenta al vacío de forma mucho más cruda. Sin embargo, resulta imprescindible atravesar el duelo por el pasado –por aquello que no pudo ser– para poder enfocarnos en nosotros, en nuestro presente. Desde ahí podremos proyectar un futuro más libre.

¿Cómo reparar una infancia infeliz?

Desengancharnos de los demás nos hará centrarnos en la única persona que sí puede ayudarnos a sanar: nosotros mismos.

Ya como adultos, en muchos casos con la ayuda de la terapia adecuada, podremos conectar con el pasado para sanarlo definitivamente. Nadie mejor que nosotros podrá empatizar con aquel niño y con los sentimientos que experimentó. De esta forma lograremos sacar a la luz toda la verdad.

Quizá de niños no tuvimos a nadie que nos protegiese y nos mirase a los ojos para preguntarnos cómo nos sentíamos. Ahora podemos ser nosotros mismos quienes nos ayudemos a expresar y a poner encima de la mesa los recuerdos negativos que tuvimos que reprimir. Poco a poco, este diálogo interior dará sus frutos y volveremos a conectar e integrar la cabeza con el corazón, la razón con los sentimientos.

Artículo relacionado

escuchar cuidar niño interior

Escuchar y cuidar nuestro niño interior

Muchas civilizaciones antiguas usaban el laberinto clásico (con un único camino que lleva al centro siguiendo una espiral) como simbología del despertar interior. Las personas recorrían el laberinto de fuera hacia dentro, lugar en el que acontecía el ritual de transformación, para con posterioridad, al realizar el camino inverso, salir completamente renovadas. Debemos entrar en nuestro laberinto interior para salvar a aquel niño herido y poder, de este modo, construir un presente más equilibrado y libre.

1. Posiciónate junto a tu yo niño

Quizá en tu infancia los adultos siempre restaron importancia a tus protestas o justificaban los castigos o los malos tratos diciéndote que te portabas mal y que no existía otra forma de corregirte. Sin embargo, ese niño/a siempre ha sabido que aquel trato era injusto y precisa, para sanar, que te pongas, de forma incondicional, a su lado.

No dudes de ti cuando recuerdes malas experiencias de tu infancia, no estás exagerando.

Piensa que tu niño/a se está comunicando contigo, mostrándote lo que urge sanar. Necesita que tú, como adulto, confíes en él/ella.

2. Libera las emociones reprimidas

La represión supone uno de los peores efectos de las violencias sufridas en la infancia. Las emociones que se guardaron en el pasado, por miedo o vergüenza, no desaparecen y, aunque no nos percatemos, nos siguen afectando en el presente.

Artículo relacionado

sombra

La sombra, la manifestación de aquello que reprimimos

Pregúntate cómo te sentías cuando te castigaban, te insultaban o te pegaban. Tal vez recuerdes miedo o tristeza, pero también frustración y rabia. Escribe el relato de esos recuerdos, detallando el abanico de emociones de cada momento. Llora o grita si necesitas hacerlo. Eso te librará de la represión y conectarás contigo de nuevo.

3. Comienza a escucharte

Puede que, hasta ahora, hayas dado una gran importancia a las opiniones de los demás y a la hora de tomar decisiones te hayas dejado llevar por un criterio externo. Ha llegado el momento de empezar a conectar con tu interior y de escuchar qué es lo que realmente te gusta y qué deseas hacer.

Para conectar con tu intuición, te propongo un sencillo ejercicio: cada vez que te enfrentes al momento de tomar una decisión, cierra los ojos, inspira profundamente e imagina la situación. Presta atención a cuál es el primer impulso que te llega.

¿Qué decides? ¿Te apetece?

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?