Alcanzar tus metas

Deja de pensar que no estás a la altura

Ramón Soler

Las opiniones negativas que escuchamos sobre nosotros durante la infancia pueden calar tanto en nuestra mente que nos impidan cumplir nuestros sueños.

En la niñez, debido a la naturaleza social de nuestra especie, atribuimos a los adultos de nuestro alrededor el papel de modelo de referencia. Ellos, nuestro vínculo social más cercano, nos enseñan, a través de sus palabras y comportamientos, la complejidad del mundo.

También nos aconsejan cómo actuar y nos indican lo que se espera de nosotros en según qué situación. Bajo la tutela de nuestros padres, familiares y también, de nuestros profesores, vamos asumiendo como normales determinadas palabras, ideas y conductas. No dudamos de ellas, las reconocemos y nos ayudan a sentirnos seguros.

Sin embargo, esta guía que nos sirve para aprender a adaptarnos a la sociedad, lejos de ser siempre positiva, puede tener un lado oscuro muy limitador. Y es que si los adultos nos transmiten sus miedos y angustias o crecemos rodeados de mensajes negativos sobre nuestra persona y nuestras posibilidades en la vida, nuestra autoestima puede verse gravemente afectada para toda la vida.

Escuchar una y otra vez que somos torpes, tontos o inútiles hace que asumamos estas descalificaciones como rasgos de nuestra personalidad, que las interioricemos como ciertas y acabemos por perder la confianza en nosotros mismos.

El mensaje cala hondo

Así, durante la vida adulta podemos seguir creyendo que no estamos dotados para realizar ciertos trabajos o que somos incapaces de hacer determinadas cosas. Porque así lo aprendimos en nuestra niñez. Aquellos juicios de valor durante la infancia pueden transformarse en un corsé mental que nos limita en el presente y nos impide movernos hacia metas que nos harían más felices.

Artículo relacionado

palabras dañinas para niños

Palabras dañinas: ¿qué huella dejas en tus hijos?

Para liberarnos de este lastre debemos tomar conciencia de los muros y de las barreras mentales que otros erigieron en nuestros pensamientos. Es decir, debemos identificar de dónde procede este concepto tan negativo que tenemos de nosotros mismos.

Podemos comenzar prestando atención a las palabras que utilizamos para autocalificarnos en aquellas situaciones que nos bloquean. Estas expresiones nos servirán para identificar a los personajes del pasado que nos las asignaron. ¿Reconoces si alguna de estas frases procede de algún familiar o profesor? Seguro que puedes recordar alguna situación donde se referían a ti de esta forma.

Analizando estos calificativos podrás dilucidar si realmente tú eras como te nombraban o si fueron sus prejuicios los que hablaron por ti.

Nos repetimos “no soy capaz” o “soy torpe” pero estos pensamientos no tienen una base real: derivan de los prejuicios de nuestros mayores, de unas palabras negativas que acabaron por cristalizar en nuestro interior configurando una realidad restrictiva para nosotros.

Cuando nos percatamos de que estas ideas no corresponden a la realidad y de que nos las implantaron desde el exterior, se produce un cambio muy potente dentro de nosotros. Comprendemos que nuestras supuestas carencias no estaban inscritas en nuestro ADN, que no son reales y que nos fueron impuestas.

Saber que nuestros pensamientos limitantes no vienen inscritos en nuestra genética, sino que derivan de aprendizajes culturales, significa que siempre estamos a tiempo de desaprenderlos para lograr hallar nuestro propio camino. Una vez tengamos identificado el origen de nuestras barreras mentales, podremos trabajar para extirpar estos pensamientos nocivos de nuestro presente.

De esta forma, lograremos desactivar el influjo de aquellas personas del pasado que con sus palabras nos limitaron. Reconociendo lo absurdo e injusto que fueron aquellos juicios, lograremos apartar de nuestra mente sus mandatos negativos y eliminar las barreras que nos crearon. Conseguiremos, entonces, dejar de vernos como lo hacían los demás para vernos como realmente somos.

Artículo relacionado

proyectar sueños deseos aspiraciones hijos

¡No proyectes! 4 consejos para respetar los sueños de tus hijos

A medida que nos liberemos del lastre del pasado comenzaremos a sentirnos más en conexión con nosotros mismos. Ya no seremos tan duros y restrictivos con nosotros, nos permitiremos escuchar a nuestra intuición, a nuestra brújula interior, y prestaremos atención a sus mensajes. Esta brújula apuntará hacia nuestras pasiones, hacia aquello que de verdad nos gusta hacer.

Por fin, nuestro verdadero ser, todo aquello que es auténticamente nuestro y no impuesto por los demás, podrá aflorar. Habrá llegado el momento de confiar en nosotros y de seguir nuestro auténtico camino. De perseguir nuestras metas.

Persigue tus sueños confiando en ti

1. Céntrate en ti

Es imposible gustar a todo el mundo y cuanto más atención le prestes a las opiniones de los demás, más te alejarás de ti y de tu propio camino. Ha llegado el momento de dejar de depender de la mirada externa. Comienza ya a confiar en ti y en tus decisiones.

2. Focalízate

Quizá has pasado gran parte de tu vida dedicándote a cumplir las expectativas de los demás. Pregúntate si realmente esto te ha hecho feliz o te ha mantenido en un estado de continua angustia. Identifica lo que realmente te apasiona y céntrate en esta ocupación.

3. Sé constante

Liberarte de las limitaciones que te impusieron los demás no significa que vayas a ser capaz de realizar, a la primera, cualquier actividad. No pretendas lograr éxitos espectaculares en muy poco tiempo. Para mejorar en cualquier campo, incluso en aquel que te apasiona y se te da bien, necesitas realizar un trabajo y un esfuerzo diario.

Artículo relacionado

perseguir nuestros sueños verdaderos conectar con nuestros deseos

¿Estás persiguiendo tus verdaderos sueños?

4. Sigue tu intuición

Romper con tus ideas preconcebidas puede resultar abrumador al principio. Puedes enfrentarte a un vacío de identidad: “Si no soy el que me decían, ¿quién soy en realidad?”. Ante este vértigo solo te queda fiarte de tu intuición y sentir lo que realmente eres. Comprobarás entonces que se te abren posibilidades que jamás te habías planteado.

5. Busca inspiración

Leer biografías de personajes que fueron rechazados pero que confiaron en sí mismos y lograron superar las barreras que los demás trataron de imponerles es inspirador. Por ejemplo, la historia de J.K. Rowling, que fue rechazada 12 veces, hasta que la hija del director de la editorial Bloomsbury convenció a su padre para que publicara las historias de Harry Potter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?