Bucay te responde

Compras compulsivas, adicción al móvil y dificultad para decidir

Jorge y Demián Bucay dan respuesta a vuestras dudas y conflictos. Esta semana las cuestiones se centran en el excesivo uso de las tecnologías, las personas indecisas y las compras compulsivas.

Jorge Bucay
Jorge Bucay

Terapeuta

1 / 3

1 / 3

Enganchados a la tecnología

Tengo con mis hijos una lucha muy dura para que dejen de usar dispositivos electrónicos constantemente. Tienen 16 y 18 años. No puedo quejarme de cómo les van los estudios porque obtienen muy buenosresultados. ¿Cuándo se empieza a considerar una adicción?
Angela (e-mail)

  • Querida Ángela: una adicción se establece cuando alguien no puede dejar de hacer una actividad determinada y eso ocasiona un deterioro de la vida en otros ámbitos. Creemos que el caso de tus hijos no se adapta a estos criterios; no parece que no puedan dejar de usar esos dispositivos, sino que eligen hacerlo; tampoco parece que, como consecuencia, su vida se deteriore (no tienen dificultades con los estudios).
  • Ahora bien, es posible que consideres que se están perdiendo cosas. En ese caso, en lugar de luchar contra la tecnología, podrías mostrarles esas opciones: salidas al  campo, deportes al aire libre... Quizá obtendrás resultados, quizá no. Pero será mejor que la tensión constante. ¿Y si tú te sumergieras un poco en eso de la tecnología? tal vez encontrarás allí algo valioso.

2 / 3

Me cuesta mucho decidirme

No solo me sucede en situaciones importantes; soy de las que, en el restaurante, espera a que pidan los demás. Lo peor es que luego pienso que he escogido la opción incorrecta. este miedo a equivocarme a veces me paraliza.
Silvia (e-mail)

  • Estimada silvia: constantemente debemos tomar decisiones, grandes o pequeñas, y pocas veces podemos prever con mediana certeza (no hablemos ya de certeza absoluta)
    qué camino es el adecuado. Intentar definir previamente cuál es la opción correcta es imposible. Primero, porque no somos adivinos; segundo (y más importante), porque
    la opción correcta no existe.
  • Todas las opciones son impercufectas con nosotros; siempre que elegimos perdemos algo. Después de haber elegido algo es muy fácil engañarse diciéndose “debería haber elegido lo otro”. Es muy fácil porque lo que no elegimos puede seguir idealizado. Lo que sí escogemos, en cambio, nos llega con toda la imperfección de las cosas verdaderas. Arrepentirse, dudar o pensar “me he equivocado” puede ser una expresión de que no se quiere perder nada. Pues bien: no es posible. Hay que elegir.
  • Hay que perder algunas cosas para tener otras. Si aceptas esta idea, te será más fácil decidir y no engañarte luego con la ilusión de que

3 / 3

No puedo dejar de comprar

Soy una compradora compulsiva y no sé por qué. tengo 48 años, estoy soltera. soy alegre, sincera y legal. Tengo salud y trabajo. Siempre me he sentido fea... menos ahora.
Esperanza (Murcia)

  • Querida esperanza: las compras compulsivas, como cualquier conducta que se ha vuelto compulsiva, no son el problema original sino una estrategia “exitosa” para calmar fugazmente una sensación desagradable. Pero mantiene el problema de fondo y, además, genera algunos nuevos: dificultades económicas, secretos, vergüenza... En tu caso, ¿cuál es el problema  original? No siempre es fácil descubrirlo, pero tomemos lo que nos dices respecto a haberte sentido fea.
  • Es posible que las compras alivien esta sensación. Al comprar, especialmente ropa, accesorios o cosméticos, muchas mujeres se transforman a sí mismas. Y no hay problema, siempre que no sea el único modo de calmar esa sensación. Si encuentras otros (como verte a través de los ojos de los que te quieren bien), comprar dejará de ser algo compulsivo.

Envíanos tu consulta a mentesana@rba.es y la trataremos en los próximos consultorios.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?