Sentir miedo: la emoción en la sombra

El miedo a menudo se esconde detrás de muchas de nuestras acciones. Sin ser conscientes, a menudo nos dejamos que nos guíe.

¿Cuántos pensamientos tienes basados en el miedo? Desconfianza, sospecha... Con frecuencia dejamos que sea esta la emoción que nos representa. Liberémonos. Sergi Torres nos explica cómo en el siguiente video.

EL MIEDO TE LIMITA

Debajo de nuestra mentalidad actual, debajo de nuestra forma de sentir, de muchas de las decisiones que tomamos, de muchas de las acciones que llevamos a cabo o incluso detrás de muchas acciones que no hacemos, hay miedo. Existe un miedo que está como en la sombra, como inconsciente, y que sin darnos cuenta nos guía durante el día.

Hay un aspecto interno humano, donde le hemos entregado el poder al miedo de que nos guíe, porque creemos que si el miedo nos guía estaremos a salvo, no nos ocurrirá nada malo. Sin embargo, si observas simplemente un día cuántos pensamientos tienes basados en el miedo, por ejemplo, de desconfianza, de sospecha e incluso un anhelo de que ocurra algo en el futuro, es en cierta medida miedo a que vuelva a ocurrir aquello que ocurrió o miedo a que no ocurra aquello que quiero que ocurra.

Entonces, si empiezo a mirar cuántas veces yo uso al miedo como mi representante, empezaré a descubrir que en verdad estoy mucho más limitado y vivo mucho más frustrado en mi vida de lo que llego a creerme.

UNA FALSA SEGURIDAD

Pareciera que lo que estamos haciendo exponiendo el miedo desde ese punto de vista es criminalizarlo o verlo como algo malo, pero en realidad el miedo no es malo. Lo que estoy tratando de expresar es que, lo que en un momento tuvo su utilidad porque nos permitía permanecer vivos y sobrevivir, lo hemos elevado a un rango psicológico y nos hemos inventado el miedo psicológico, el miedo a pensamientos, a posibles escenarios que no tienen ningún sentido. Esto ocurre de forma muy concreta y muy rápida, tanto que no lo vemos.

Cuando vemos esto y tenemos claro esto, podemos empezar a indagar y a investigar cuánto hemos usado al miedo para generar nuestra mentalidad y nuestra estructura mental, hasta el punto de tener miedo de perder el trabajo, de tener miedo de no tener dinero, de tener miedo de tener demasiado dinero por no saber cómo gestionarlo, de tener miedo de perder a mi pareja porque la tengo, de tener miedo a nunca tener una pareja, de tener miedo a que mi hijo se muera…

Estoy usando el miedo constantemente como si el miedo fuese algo en lo que yo me pudiera basar, que me pudiera dar seguridad, cuando el miedo lo que me está aportando todo el tiempo es una vida desconfiada, un aspecto en el que yo vivo desconfiado de la vida. Y eso me vuelve a llevar a un espacio de profunda frustración y un espacio de profunda falta de realización.

DALE LA VUELTA AL MIEDO

Lo que acabamos de expresar hasta ahora es el uso reactivo del miedo, pero también tienen su parte creativa. Lo podemos usar para crear algo completamente distinto, sería la parte práctica del miedo. Cuando empezamos a escuchar el miedo sin rechazarlo, vemos que el miedo siempre nos dirige hacia aquello que queda pendiente en nosotros. Siempre nos dirige hacia un lugar que queda pendiente de sentir, por lo tanto, el miedo puede ser un indicador que yo puedo usar para ver qué partes de mí aún no están maduras, qué no he aprendido aún, qué no he descubierto aún.

Por ejemplo, imaginemos que se ha perdido la relación con mi hijo y tengo miedo de no recuperarla nunca más; o estoy en un trabajo y estoy trabajando de manera que tengo miedo de perder ese trabajo, es decir, que mi trabajo se basa en el miedo a perderlo; o he perdido mi trabajo y tengo miedo de no tener suficiente dinero como para mantener a mi familia. Todos esos espacios, fíjate que en el fondo están creando una realidad supuesta.

Alguno dirá: “Yo he perdido mi trabajo y yo no tengo dinero. Yo no estoy pudiendo mantener a mi familia”. Es cierto, pero no sé cuál va a ser el final de esta experiencia. Todavía no lo sé. Sin embargo, mi mente ya me está poniendo, ya me está proyectando un futuro basado en el miedo, es decir, que me está invitando a sufrir mi presente y a reaccionar ante él para que no llegue a sufrirlo, cuando ya lo estoy sufriendo.

CREA TU PROPIA VIDA

Y para que no se interprete incorrectamente, observa que esto que estoy expresando no significa que no vayas a buscar trabajo, significa que no le temes a la situación que ya está ocurriendo en tu vida, o sea, no estamos mencionando una filosofía o una ideología que te lleva a la inactividad. Al contrario, estamos invitando a una mirada interna que te lleva a asumir tu espacio real, tu presente, de forma que te abre una serie de abanicos de posibilidades que el miedo no te muestra.

Así que adelante, ábrete a experimentar esto porque tú eres el único que puede descubrir otras posibilidades dentro de ese contexto, nadie te lo puede enseñar, ni ningún libro, ni ninguna película, ni ninguna otra persona te puede llegar a expresar eso que tú puedes descubrir en tu propia experiencia.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?