Vivir cada instante

¿Enganchados al futuro?

Gaspar Hernández

Una cosa es organizarnos y otra, estar haciendo planes todo el tiempo, compulsivamente. Nos perdemos lo único que tenemos: el momento presente.

Nos pasamos los días aplazando situaciones, cosas que tenemos que hacer o que decir. Y, paralelamente, vamos haciendo planes “para mañana”, o “para la semana que viene” o “para cuando termine esto”; “para cuando me jubile”, “para cuando encuentre pareja”…

Según la psicóloga Constanza González, cuanta más frustración sentimos en el presente, más nos refugiamos en el futuro, un futuro que nunca acaba de llegar.

Para Constanza González, desde nuestra sensación de inmortalidad, nos instalamos en los planes compulsivamente, como si ese futuro fuera el único aliciente para continuar en el presente.

“Pero curiosamente, día tras día, solamente tenemos eso, presente. Un presente que se nos escapa por estar persiguiendo lo que aún no está aquí.”

¿Por qué nos obsesiona el futuro?

Nos apegamos a la ilusión de controlar el futuro pensando, equivocadamente, que así tendremos una vida segura. Y esa es, como afirma el filósofo Alan Watts, la principal fuente de inseguridad: “la vida es una sucesión de incertidumbres, y la inseguridad es inherente a todas ellas. Aceptarlo nos permitirá vivir seguros”.

Artículo relacionado

incerrtidumbre2

9 consejos para sobrellevar mejor la incertidumbre

La socióloga Cristina Sánchez Miret, profesora de la Universidad de Girona, nos dice que socialmente tenemos miedo al futuro. “Nuestros padres y abuelos intuían cómo sería su vida, tenían una percepción clara de lo que les pasaría. En cambio, actualmente hay más incertidumbre que nunca. En las pólizas de las compañías aseguradoras buscamos seguridad ante el miedo a lo que nos pueda suceder.”

Pero, este miedo, según Eckhart Tolle, autor de El poder del ahora, es solo una proyección mental, un miedo psicológico alejado de un peligro real e inmediato: “siempre se refiere a algo que podría ocurrir, no a algo que ya esté ocurriendo. Tú estás en el aquí y ahora, mientras que tu mente está en el futuro”.

Entonces... ¿podemos eliminar este miedo psicológico?

Cómo conseguir centrarse en el presente: un sencillo ejercicio

El escritor y filósofo José Antonio Marina afirma que el miedo al futuro, como la mayoría de los miedos, no solo es aprendido sino que se puede desaprender.

La psicóloga Constanza González nos da las pistas. Podemos fijarnos en el cuerpo. La mente se va hacia el futuro, pero el cuerpo y las sensaciones están en el presente.

“La vida es aquello que te sucede mientras estás ocupado haciendo planes”
John Lennon

Si nos damos cuenta de que la adicción al futuro nos resta calidad de vida, podemos llevar a cabo un ejercicio diario de conciencia plena.

Artículo relacionado

adicto control

Personas controladoras: el precio de sentirse seguras

Se trata de decirnos: “solo por hoy intentaré vivir en el presente, habitaré mi cuerpo en esta situación, en esta conversación, en esta comida…”.

Con esa atención plena repetida en actos cotidianos (aunque cada día nos decimos “solo por hoy”), va cambiando nuestra percepción de la realidad. Y nuestro software mental dejará de proyectarse hacia el futuro compulsivamente.

Cada vez que observes que tu mente se preocupa por el futuro o empieza a hacer planes de forma casi obsesiva, conecta con el momento presente: siente tu respiración, el contacto de la silla en la que estás sentado, el olor y los sonidos que te acompañan…

Regresaremos a los sentidos una y otra vez, al comer, al oler, al tocar… en palabras de la doctora González, “traeremos nuestra mente a casa con suavidad cada vez que se vaya”.

Algunas lecturas para concentrarse en el presente

  • Jeff Foster, Una ausencia muy presente. La liberación en la vida cotidiana. Ed. Kairós.
  • Jon Kabat-Zinn, La práctica de la atención plena. Ed. Kairós.
  • Eckhart Tolle, El poder del ahora. Gaia ediciones.
  • Alan Watts, La sabiduría de la inseguridad. Ed. Kairós.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?