¡Por fin pueden salir a pasear!

Coronavirus y niños: cómo volver a salir a la calle cuidando sus emociones

Ramón Soler. Psicólogo

Tras semanas encerrados, los niños pueden volver a salir a la calle a partir del domingo. Preparar emocionalmente a nuestros hijos para esta salida al exterior, les puede ayudar a realizar una transición más suave.

Niños y niñas han pasado casi seis semanas encerrados en casa debido al Estado de Alarma por el COVID-19. Este próximo domingo, con restricciones y cumpliendo las medidas de seguridad necesarias, podrán volver a salir a la calle.

A muchos de ellos estos cambios tan anómalos que están viviendo pueden llegar a afectarles emocionalmente. Desde Mentesana, queremos ofreceros algunas ideas para que esta transición sea lo más equilibrada posible.

¿Por qué hay que hacer una transición cuidadosa?

Durante estos días de reclusión, muchos niños también están sufriendo la tensión de esta crisis. Saben que su normalidad ha cambiado, ven a sus padres preocupados, escuchan (a diario) las noticias sobre afectados y fallecidos, y puede que hasta hayan perdido a algún ser querido.

Por si esto fuera poco, muchos niños se han visto presionados durante todos estos días con una enorme carga de deberes que, para la mayoría de ellos, ha supuesto, más que una ayuda, un aumento de la angustia que ya sentían.

Artículo relacionado

hablar con los niños

Cómo explicarles bien a los niños lo que está sucediendo

Debido a estas vivencias, al aislamiento y a la falta de movilidad a la que se han visto sometidos, muchos niños están empezando a sufrir síntomas de estrés como ansiedad, insomnio o irritabilidad. Por otra parte, algunos pequeños, sienten angustia y temor ante su salida a la calle.

Sienten miedo a la enfermedad, a los desconocido, a lo que se puedan encontrar más allá del refugio seguro que suponen las cuatro paredes de su casa.

Claves para preservar sus emociones

Antes de dar nuestro primer paseo a la calle, las madres, los padres, podemos ayudar a nuestros hijos, preparándoles emocionalmente para que disfruten de estas salidas. Para que el hecho de salir al exterior no se convierta para ellos en fuente de miedo o angustia.

Estos consejos generales deben ser adaptados a la edad de cada niño: uno de ocho años podrá comprender mejor las limitaciones, mientras que en niños más pequeños, tendremos que plantearles la situación como si fuera un juego.

  • Antes de salir

Debemos aclararles que estas salidas no suponen una vuelta total a la normalidad, que son como un paréntesis o un recreo en la situación de alerta que aún vivimos. Es importante que, al darles las explicaciones, no les transmitamos un alarmismo que les cause más angustia.

Tenemos que ser precavidos, pero es importante disfrutar del paseo.

Para ensayar todas las medidas especiales que debemos seguir (mantener la distancia social, lavado de manos, dejar los zapatos en la entrada al volver a casa, etc.) podemos inventarnos una obra de teatro en familia, un role playing en el que practiquemos con nuestros hijos las medidas de seguridad y las diferentes coyunturas que se nos puedan presentar cuando salgamos a la calle (encontrarse a amigos, pasar delante del parque de juegos, ver a personas con mascarillas, etc.).

Artículo relacionado

niños_adolescentes_confinamienot

Niños y adolescentes: cómo enfrentan psicológicamente la crisis del coronavirus

  • La primera salida

Este primer día ha de ser como una especie de entrenamiento. No es obligatorio agotar la hora entera de paseo permitido. De vez en cuando, observando las expresiones de nuestros hijos y sabiendo que se puede volver a casa en cualquier momento, podemos preguntarles qué les parece estar de nuevo en la calle.

Recordemos que la prioridad debe ser el bienestar emocional de los niños y que si no se encuentran a gusto, no debemos forzarles.

Los niños no pueden ser la excusa para que los adultos salgan a la calle.

  • Cómo manejar su ansiedad

A partir de los 5 o 6 años, los niños pueden manifestar su preocupación ante el hecho de salir a la calle. Ir fuera puede causarles ansiedad, han pasado 6 semanas escuchando lo peligroso que es el mundo exterior y que nos hemos quedado en casa para protegernos y salvaguardar a los demás de la enfermedad.

Ver personas con mascarillas y guantes, o cruzando de calle para mantener la distancia, puede aumentar su miedo ante el peligro.

Tenemos que explicarle a nuestros hijos que, cuidando las medidas de seguridad, es muy poco probable que contraigan la enfermedad. También es importante que los padres seamos los primeros que les transmitimos confianza, sin proyectarles nuestros miedos o preocupaciones.

  • Juegos de mantener la distancia

Con mucha probabilidad, en estos paseos, se cruzarán con amigos o compañeros del cole y quieran jugar con ellos. Usemos la creatividad para inventar juegos en los que puedan interactuar, pero manteniendo la distancia social.

Por ejemplo, pueden aprender algunas letras del lenguaje de signos o inventar con los amigos una especie de código morse con puños cerrados (puntos) y la palma de las manos (rayas).

Artículo relacionado

% actividades para hacer con los niños en casa

5 actividades para reducir la ansiedad de los niños en casa

  • Disfrutar del momento

Esta vuelta a la calle puede ser una oportunidad para aprender de nuestros hijos. Ellos nos pueden enseñar a apreciar el momento, a disfrutar de las pequeñas cosas que antes pasábamos por alto debido a las prisas y la costumbre.

Ellos saben deleitarse con la luz del sol, con el color de las plantas, con los olores de la primavera, con el movimiento de los bichitos, con una carrera al aire libre.

Artículo relacionado

Niña cuidando plantas

Cómo mantener a los niños en contacto con la naturaleza sin salir de casa

  • Al volver a casa

Hablad de cómo os habéis sentido al salir, de lo que os ha gustado, de lo que os ha parecido extraño, de vuestras sensaciones y emociones.

Que nuestros hijos nos comuniquen sus impresiones y que puedan hablar abiertamente de sus angustias, anhelos y sensaciones, resulta muy importante para su salud emocional.

Somos su apoyo, las personas de confianza que estamos siempre ahí para sostenerles y cobijarles. En estos días, nos necesitan más que nunca.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?