Claves del placer y del deseo

7 formas de volver a disfrutar del sexo

Mireia Darder

Desactivar nuestra parte racional, confiar en la sabiduría instintiva de nuestro cuerpo y movilizar las energías que nos bloquean son vitales para recuperar la conexión interna y disfrutar del sexo.

Vivir la sexualidad

Nuestra cultura tiene la idea –y la acepta– de que el hombre debe desarrollar su parte emocional para no estar centrado exclusivamente en la sexualidad. En cambio, nadie opina que valdría la pena que las mujeres, centradas en la emoción, desarrollaran su parte más sexual de manera independiente a las emociones. Esto es lo que propongo, algo que las mujeres no se permiten aún: poder vivir la sexualidad.

Dejar de pensar y conectarse con el instinto

La mujer necesita desconectar el neocórtex para alcanzar el orgasmo. Estar en el presente, aquí y ahora, ya que es el único lugar en el que nos podemos observar y podemos darnos cuenta de lo que nos ocurre y a la vez cambiar la realidad. Conseguir desarrollar esta actitud de consciencia plena, opuesta a la actitud en la que vivimos desde la cultura patriarcal, que pone siempre la mirada en los objetivos y en los “deberías”.

Artículo relacionado

Danza

Tu cuerpo es perfecto para el placer

Conectar con el cuerpo

Esto solo es posible si se desarrolla cierta capacidad de interiorización, de modo que sea posible percibir este y sus sensaciones de forma habitual sin contemplarlos como una amenaza, confiando en que del cuerpo y de lo sensorial surge una fuente de fuerza y placer. Sin intentar cambiar nada, aceptando lo que hay.

Percibir el deseo

En la medida en que tengamos capacidad de conectarnos y de percibir las señales que nos manda el cuerpo, podremos también percibir nuestro deseo sexual. Nos ayudan a conectarnos el ritmo lento, los espacios de no acción, de contemplación...

Artículo relacionado

ocho--formas-preparar-cuerpo-para-sentir-placer-disfrutar

8 formas de preparar tu cuerpo para sentir placer

Recuperar la movilidad corporal

Vivimos en una cultura supersedentaria en la que apenas usamos nuestro cuerpo. Es fundamental recuperar la sabiduría del propio cuerpo para autorregularse. Esto solo es posible sintiendo las sensaciones corporales y, a la vez, permitiendo que el movimiento natural deshaga las tensiones.

Para ello hay que ser consciente, estar en la respiración y permitir que el movimiento salga sin control. Una vez hecha la conexión, podemos sentirnos arraigadas y conectadas. Esto aporta mucha seguridad sobre lo que es sano, lo que es agradable o desagradable tal vez solo para mí.

Permitirse la espontaneidad

Buscar la conexión con el movimiento espontáneo es dejar que este realice aquellos movimientos que necesita para recuperar el bienestar, el equilibrio y la salud. A mi me ayudó el katsuguen, una técnica que pone atención en el movimiento involuntario.

Artículo relacionado

conectar placer

7 claves para saber conectar mejor con tu placer

Perder el miedo

Nuestro cuerpo sabe qué tipo de movimientos requiere para estabilizarse después de haber sufrido estrés y miedo, siempre que se le deje realizar esta conexión. El orgasmo y el deseo vibran a mayor volumen y el cuerpo se vitaliza; es lo opuesto al decaimiento derivado de la medicalización que suele promover nuestra cultura ante cualquier trastorno incómodo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?