¿Lista para soltar inhibiciones?

Eres libre para vivirte plena y sexual

Elsy Reyes

Nadie nos enseñó que somos seres únicos, y por lo tanto perfectos, ni a ser congruentes con nuestros deseos y validarlos. Es hora de integrar lo vivido y descartar creencias limitantes.

Lo dicho por muchos y repetido una y otra vez se instala en nosotros, anida y pare otras ideas similares que nos van lavando el cerebro poco a poco. Terminamos actuando por inercia, esa poderosa trampa que sin darnos ningún tipo de explicación nos lleva por caminos que nunca elegimos. Pero lo hacemos porque todos los demás lo hacen. Por encajar. Y en todo lo relacionado con nuestra sexualidad, aún peor.

¿Cómo afrontamos nuestra sexualidad?

Hemos vivido durante siglos en estructuras sexofóbicas que nos han instado a no romper el molde, a adaptarnos a lo que “alguien” dijo que era “normal”. Salir de ahí nos hace sentir inadecuadas. Y, sobre todo, culpables. Porque como ningún otro tema, el sexo y sus placeres tienen ese halo cultural oscuro, pecaminoso.

Artículo relacionado

etapas sexualidad

Disfrutemos de la sexualidad toda nuestra vida

Por otro lado, ahí están todas esas voces externas que se vuelven nuestros demonios internos diciéndonos con una odiosa voz de ultratumba: “No eres suficiente”, delimitados por patrones estéticos que parecemos estar obligadas a adquirir para ser sexy o seductoras, elegidas o amadas. Y –como si hiciera falta más– también están ahí nuestras heridas de colchón: las experiencias que han marcado nuestra autoimagen sexual.

En estas condiciones, expresar lo que queremos como amantes resulta todo un reto. Con toda esa carga, hay días que una se pregunta qué hay de divertido en practicar el sexo. Pues se acabó. Es hora de que te rediseñes.

Falsos principios

Tras décadas de supuesta revolución sexual, seguimos cargando con el fantasma anorgásmico de nuestra bisabuela aleccionándonos respecto a lo mal visto que está que una mujer sienta deseo o se muestre abierta a experimentar, a fantasear o a meter en su cama a quien le apetezca.

Artículo relacionado

ocho--formas-preparar-cuerpo-para-sentir-placer-disfrutar

8 formas de preparar tu cuerpo para sentir placer

No hablemos ya de dinámicas o prácticas consideradas “excéntricas”. Pero bueno, ¿qué es “excéntrico”? Que te quede bien claro, para la sexología no hay cosas “normales” ni “anormales”, hay repertorios personales e individuos con mapas de reflejos eróticos distintos. Lo que te va a ti o te excita no siempre le resulta a otra persona.

Y en tanto se cumpla la regla de oro de la sexualidad, la decisión es tuya. Esta regla no escrita dice: “Todo es válido siempre y cuando no me lastime a mí –ni física ni emocionalmente–, ni a mi pareja ni a un tercero”. De ahí partiremos.

Déjate fluir

¿En qué te sientes atascada? Tal vez solo necesites la simple aceptación de que estás hecha para sentir placer.

Todo nuestro cuerpo está diseñado para gozar, dotado de terminales nerviosas, centros de placer cerebrales, sustancias y neurohormonas que nos instan a cumplir su propósito. El rey de ellos, el placer sexual. Y tienes derecho a experimentarlo.

Artículo relacionado

orgasmo femenino

Orgasmo cérvico-uterino: el auténtico placer femenino

¿Cómo abrirnos a los placeres si desde el jardín de infancia escuchamos que cuanto más cueste algo, mejor será la recompensa? El sufrimiento está sobrevalorado.

¿Sabes qué nos enseñaron? A no merecer y a no saber disfrutar. Si a eso le sumamos que, en especial, a las mujeres se nos pidió casi invisibilizar nuestros genitales (no te toques, no los veas; es malo), nos encontramos ante un buen panorama: ¿cómo sentir algo que no nos pertenece?

Inicia tu limpieza mental

Descarta todas esas sentencias que ni siquiera ya te van y que te tenían amordazada. ¿De dónde vinieron? ¿Quién las dijo? ¿Recuerdas qué sentiste?

Dar objetividad a esas creencias limitantes te permite descartarlas.

Lo siguiente es entender tus expresiones. A diferencia de tu orientación sexual –ya seas hetero, lesbiana o bisexual–, la cual no elegimos, sino que la descubrimos e integramos, las expresiones sexuales sí son parte decisión y parte impresión. O sea, tú dispones qué incluir en tu repertorio, como el sexo oral, ciertas posturas, el rol o los roles que quieres jugar y hasta el tipo físico de las parejas.

Artículo relacionado

disfrutar fantasias pareja infidelidad

Disfrutar de las fantasías de pareja

Aunque también hay mapas que se dieron a partir de impresiones inconscientes desde la infancia: cuando una imagen o situación se imprimió con erotismo en tu mente (y en tu cuerpo) y se convirtió en un objeto de deseo. Aunque ahora puedes no recordarlo.

Y cada una tenemos expresiones personalísimas: un expresiograma. La magia de emparejarnos está en encontrarnos con expresiogramas compatibles al nuestro. Si dichas expresiones cumplen la regla de oro, ¿por qué avergonzarte o inhibirte para experimentarlas o hablar de ellas con tu pareja?

Reconocer tu cuerpo

Suena filosófico, pero ¿quién más que tú puede? Tal vez todos tenemos una mejor versión de nosotros y podemos trabajar por ello. Sin embargo, mírate sin juicios, sin comparaciones ni ideas regaladas.

Lo verás tal cual es: único y tuyo, entonces hermoso.

Sin ese principio será imposible avanzar, aunque te sometas a cientos de cirugías plásticas y te transformes en lo que socialmente se dice que es “perfecto”. De no hacerlo, seguirás buscándote, porque ningún cirujano te puede poner “implantes de autoestima”.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?