¿Qué es wabi sabi? La belleza de la imperfección

Con el perfeccionismo tratamos de eludir el juicio, pero nos aleja de nuestra esencia y de los demás. Dejarlo atrás sacará lo más genuino que hay en ti.

wabi sabi

taza y libro sobre wabi sabi

Unsplash

Una máxima budista dice que, al mirar la realidad, con cada cual incluido, la teñimos con nuestros pensamientos. Según el filtro que pones en tu lente mental, la percepción se enfocará en una cosa o en otra.

Nuestra mente nos hace creer que la perfección existe: y sí, existe, pero de manera distinta a lo que suponemos. La «perfección» en la naturaleza incluye la existencia de parásitos, la lucha por la vida entre carnívoros y herbívoros, desastres naturales, virus, bacterias, enfermedades fatales... el nacimiento y la muerte.

La perfección propia de la naturaleza es muy distinta de nuestro ideal de perfección: la lluvia moja lo feo, lo bonito, lo malo y lo bueno, al igual que el sol brilla para todos. Ni la vida ni la naturaleza siguen patrones exactos y rectilíneos, como tampoco lo hace nuestro cuerpo. Eso sí, es una maquinaria perfecta que hace funcionar un corazón desde la tercera semana de embarazo hasta que deja de latir y morimos.

¿Qué significa wabi sabi?

Asumir nuestra perfecta imperfección es una tarea que nos puede incomodar al principio, pero podemos hacer las paces con nosotros mismos a través de la filosofía japonesa del wabi sabi. Esta filosofía nos enseña, que nada es perfecto; que nada está terminado; y por último, que nada es para siempre.

"Aceptar la belleza de la imperfección", como se suele traducir wabi sabi, abre el camino a la conexión profunda con uno mismo, con los demás y con el mundo. Asumir que todo se está desarrollando constantemente y que nada dura para siempre te ayuda a conectar con la esencia de la vida y con tu propia autenticidad. Y eso implica aceptar que somos vulnerables.

¿Qué significa wabi sabi en el amor?

Mientras investigaba sobre emociones, la socióloga estadounidense Brené Brown se tropezó con la vulnerabilidad y la vergüenza. Llegó a la conclusión de que están íntimamente ligadas a la capacidad de mantener relaciones íntimas. Según Brown, todas nuestras acciones se organizan alrededor de nuestro miedo a perder cualquier relación que nos importa y nos hace felices.

¿Qué significa la belleza de la imperfección?

Brené Brown, en su libro Los dones de la imperfección, propone que, en lugar de dejarnos atrapar en una vida ideal y ficticia, nos inspiremos en nuestras propias imperfecciones para cultivar lo más genuino que anida en nosotros:

  • Cultivando tu autenticidad dejarás de dar importancia a lo que opinan los demás.
  • Cultivando la autocompasión te cuidarás y te aceptarás, abrazando tus partes «imperfectas».
  • Cultivando un espíritu resilientedejarás atrás la parálisis y tendrás coraje para actuar.
  • Cultivando la gratitudy la dicha tomarás conciencia de todo lo que va bien en tu vida y te da alegría.
  • Cultivando la intuición y la fe aprenderás a relajarte sin tener el control, y aumentará tu capacidad de vivir en la incertidumbre.
  • Cultivando tu creatividad podrás conocer tu talento íntimo y transformar lo que sea que pase.
  • Cultivando el juego y la pausa eliminarás el estrés de estar siempre ocupado y corriendo.
  • Cultivando la calma y la quietud podrás reconectar con el cuerpo y respirar, quedarte en el presente.
  • Cultivando tustalentos y dones aportarás combustible a tu alma para seguir adelante.
  • Cultivando el hecho de perder el control recibirás los regalos de la libertad.

Eres un ser único y no necesitas ser perfecto, ni ser reparado, y menos aún reparar el pasado. Todo lo que necesitas es aceptarte desde el amor incondicional.

4 ejercicios para sanar la relación con tu cuerpo

1. En una hoja de papel dibuja dos columnas

Titula la izquierda «todo lo que no me gusta de mí», y la derecha, «todo lo que me gusta de mí». En la primera, anota qué no te gusta de tu cuerpo, incluso lo que nunca confiesas.

2. Tras anotar qué no te gusta, escúchate

Conecta con las partes del cuerpo que has nombrado a través de tus manos. Siente lo que encuentras allí, las sensaciones y emociones que se despiertan.

3. Practica el aceptar, amar y agradecer

Tras anotar tus sensaciones, detente en cada posición y repite al menos 5 veces la sanadora oración hawaiana del ho’oponopono: «Lo siento. Perdóname. Te amo. Gracias».

4. Escúchate de nuevo cuando cambias el foco

Luego ve a la columna «todo lo que me gusta de mí» y repite el ejercicio de escucha con esas partes de tu cuerpo. Observa qué sientes al acabar la práctica.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?