Los principios tras El león dormido

Así funciona el desarrollo infantil ¿cómo activar todo su potencial?

Rebeca y Mauricio Wild

Los humanos somos los únicos seres vivos capaces de seguir creciendo internamente toda la vida. La conexión con los niños nos ayuda a seguir evolucionando.

Cada niño nos invita a contactar nuevamente con la vida. La relación entre padres e hijos es un misterio digno de ser descubierto y que nos permite seguir madurando y adquiriendo las cualidades humanas de autorreflexión, empatía y de un pensamiento realmente interconectado.

Artículo relacionado

pedagogia alternativa rebeca wild leon dormido

El león dormido: un proyecto de vida integral

¿Qué necesita nuestra capacidad de crecer para no detenerse?

Según investigaciones neurológicas modernas, durante sus primeros 24 años de vida, una persona pasa por diversos ‘estados embrionarios’ hasta convertirse en adulto.

Hasta entonces, si las circunstancias son favorables, interactúa con el mundo espontáneamente, es decir, impulsado por su programa interno de desarrollo.

Sobre todo las interacciones sensomotoras de las manos, acompañadas por el lenguaje, van creando conexiones neurológicas a diferentes niveles que son indispensables para pensar con lógica e interconectadamente y llegar a tener autorreflexión y empatía.

Después de este tiempo, los humanos todavía podemos seguir activando este potencial, pero depende de nuestra decisión de querer hacerlo.

El desarrollo humano: un proceso que comienza antes de nacer

Nuevas investigaciones indican que la fertilización y la aceptación del óvulo fecundado en el vientre de la madre implica complejos procesos de toma de decisión ya a nivel biológico.

El feto crece en una relación íntima con las ondas electromagnéticas del corazón de la madre, y en segunda instancia, con las del padre, porque estas ondas son todavía mensurables a tres metros alrededor de un cuerpo adulto.

Si el entorno de la madre le causa estrés al feto, se fortalecen sus zonas neurológicas posteriores, que son el equipo para la autodefensa, y esto a costa del lóbulo frontal, tan importante para su futuro desarrollo humano.

Artículo relacionado

desmedicalizacion-partos

Desmedicalizar la concepción, el embarazo y el parto

Tras el nacimiento, el crecimiento del lóbulo frontal depende de la atención, el amor y el respeto que reciba, en primera instancia, de la madre, con quien el niño tiene unos lazos afectivos muy especiales.

Podemos imaginar las siguientes etapas de desarrollo como el crecimiento de un árbol neurológico interno que tiene sus raíces en la familia y que sigue sus propias regularidades.

Sobre todo en las relaciones familiares íntimas, es crítico que los padres aprendan a distinguir entre los momentos en los que el niño depende de su atención no dividida y la colaboración con sus necesidades de supervivencia, y que, además, las satisfagan con amor y respeto.

Por otro lado, también deberían poder reconocer las situaciones en las cuales ya un niño muy pequeño está interactuando con el mundo externo autónomamente, es decir, motivado desde dentro por sus necesidades auténticas de desarrollo.

Los padres que se enfrenten a este desafío estarán en un continuo proceso de tomar decisiones que irá paralelo al de su hijo. Y si ellos se dedican a preparar los ambientes idóneos para cada etapa de desarrollo, y a acompañar al niño con el corazón y la mente sin dirigirlo desde fuera, el lóbulo frontal del niño se va conectando con todas las estructuras neurológicas que se están formando en su organismo, y les da el beneficio de una verdadera calidad humana.

Alrededor de los 15 años, el lóbulo frontal pasará por un nuevo crecimiento fisiológico que permitirá que el desarrollo intelectual del joven esté plenamente integrado a su individualidad, abriéndole el camino para relaciones sociales de amor y respeto.

Este proceso depende de una interrelación fluida entre el lóbulo frontal de la corteza cerebral, la amígdala ubicada en el sistema límbico, y el corazón, el cual, según nuevas investigaciones, está formado en más del 50 % por células neuronales.

Artículo relacionado

corazon-mas-listo-cerebro-neuronas

Tu corazón es más listo que tu cerebro

Los padres que acompañan a sus hijos activos en diversas situaciones pueden, incluso, reestructurar su propia infancia tomando decisiones a todo nivel. Por ejemplo, un niño pequeño que se enfada sin razón aparente nos toca en nuestra propia ira latente y nos da la oportunidad de calmarnos en situaciones cotidianas, sin aislarnos de la vida real.

Y conforme los niños crecen, nos invitan a reflexionar sobre sus estadios de desarrollo y a diferenciar entre necesidades auténticas y sustitutos.

Aplicando la teoría: ¿qué necesitamos para crear un proyecto educativo?

En un entorno educativo respetuoso, podemos conseguir que este desarrollo natural se dé en los niños con el acompañamiento amoroso de sus padres.

Pero, claro, las implicaciones para perseguir esta meta son realmente complejas.

  • A nivel material, esto implica una economía solidaria entre los participantes del proyecto, así como resolver problemas concretos mediante trabajos comunitarios.
  • A nivel ecológico, implica utilizar materiales naturales en las construcciones, practicar agricultura orgánica y tener un enfoque de salud respetuoso con la vida.
  • A nivel humano, se trata de entrar en onda con la ecología del desarrollo humano, cuyas regularidades todos tenemos en común, independientemente de nuestro origen, así como de abandonar toda estructura de autoridad y poder entre nosotros.

Este es el punto central de nuestro proyecto educativo, y el que está detrás de la filosofía de El león dormido.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?