Favorece la digestión

Infusión fría de hibisco y jengibre

Jordi Cebrián

Una infusión fría con un sabor deliciosamente frutal gracias a un toque de mandarina. Facilita la digestión y te refresca después de practicar ejercicio.

Esta infusión combina dos plantas especialmente digestivas y con mucho sabor. Al tomarse fría, bien puede sustituir a cualquier refresco, con la ventaja de que no lleva azúcar ni aditivos y de que, además, le sienta bien a tu estómago.

Tanto el jengibre como el hibisco hacen a esta infusión muy adecuada para favorecer la digestión y para combatir la pesadez estomacal, la inflamación gástrica y las náuseas. Además se acompañan de manzanilla, otra planta conocida por sus propiedades digestivas.

La mandarina y el zumo de limón refuerzan la sensación de frescor, aportando su vitamina C y un toque cítrico que combina muy bien con el resto de ingredientes.

Ingredientes para dos tazas

  • 15 g de flores de hibisco
  • 15 g de jengibre en polvo
  • 15 g de manzanilla
  • Media mandarina desgajada
  • 1 vasito de zumo de limón
  • 500 ml de agua
  • Unas hojas de menta o estevia para decorar

Preparación (3 minutos + tiempo de nevera)

  1. En una jarra, sumerge las flores de hibisco, el jengibre en polvo y la manzanilla en el agua fría.
  2. Añade la mandarina desgajada.
  3. Mantén la jarra en la nevera durante 3 o 4 horas para dar tiempo a que se infusione bien. Luego filtra esta infusión y agrégale el zumo de limón.
  4. Puedes decorarla con unas hojas de menta o estevia y, si lo deseas, con una rodaja de limón o unos gajos de mandarina.

Cómo tomarla

Toma esta infusión fría o muy fría, recién sacada de la nevera, o incluso mantenida un rato en el congelador.

Resulta muy apetecible a media tarde en los meses de más calor o también después de practicar algún ejercicio físico, para rehidratarnos y recuperarnos del esfuerzo. Tiene un sabor intenso, con el requerido matiz alimonado.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?