Sano y reconfortante

El rooibos te tranquiliza sin teína

Jordi Cebrián

El poder relajante es uno de los muchos beneficios del té rooibos, una infusión de origen sudafricana que constituye una agradable alternativa al té clásico.

Al té le ha salido un competidor que empuja con fuerza. En teterías y cafeterías viene siendo habitual que mucha gente se decante por esta planta sin teína y con escasos taninos, que no es estimulante sino más bien sedante.

Es la infusión de rooibos, de un sabor entre amaderado y achocolatado, idónea para desayunar o tomar a media tarde.

¿Qué es el rooibos?

El rooibos (Asphalatus linearis) es una retama originaria de Sudáfrica. Los pueblos nativos joisán lo conocen bien y lo consumen desde tiempos antiguos. Crece de forma natural en la zona del valle de Cedarberg, al norte de la Ciudad del Cabo, donde alternan inviernos frescos y húmedos con veranos tórridos y áridos.

En afrikáans rooibos significa "arbusto rojo". Las hojas tienen forma de aguja, y las flores, amarillas y solitarias, aparecen a principios del verano austral. Tanto las hojas como las ramitas son troceadas, fermentadas y secadas al sol, y así pasan, por oxidación, de un color verde al característico color rojizo.

Además del rooibos rojo, se comercializa el rooibos verde (sin fermentar) y una amplia serie de combinaciones de rooibos con otras especias y frutas, una combinación exótica y sabrosa como canela, coco, chocolate, naranja, cardamomo, etc.

Se encuentra a granel, en sacos de planta troceada y en mezclas.

Artículo relacionado

tila

6 plantas para tranquilizarse y aliviar tensiones

Las propiedades del rooibos

Las hojas y las ramitas del rooibos contienen como principios activos aspalatina, notofagina, ácido cafeico, rutina, isoquercitina y otros flavonoides y polifenoles. Entre sus beneficios destacan:

  • La bebida que se prepara con ellas es relajante, por lo que ayuda frente al nerviosismo, el estrés y el insomnio.
  • Los pueblos nativos lo dan a los bebés para tratar los cólicos. Se considera, en efecto, antidiarreico, aperitivo y digestivo.
  • Alivia los trastornos gastrointestinales
  • Combate las infecciones bacterianas en el tracto digestivo y en la boca.
  • Muestra asimismo un efecto antioxidante, útil para neutralizar la acción de los radicales libres, prevenir infecciones y fortalecer las defensas.
  • Cuando se combina con una dieta adecuada, sirve de apoyo para reducir el colesterol LDL.
  • Es diurético y depurativo, adecuado para perder peso y prevenir los cálculos renales y la retención de líquidos.
  • También se considera balsámico y antitusivo, por lo que puede servir de apoyo en gripes y resfriados.
  • Aporta minerales –magnesio, hierro, flúor, zinc, calcio y potasio–, aunque se toma en pequeñas dosis.
  • Los joisán tienen la costumbre de lavarse la cara con la decocción fría. De hecho, posee virtudes depurativas y dermorregeneradoras, además de antialérgicas, útiles frente a urticarias y picaduras.

A diferencia del té clásico, el té de rooibos se considera una bebida relajante.

Prepara tu infusión de rooibos

Para aprovechar los beneficios del rooibos, puedes tomarlo en infusión solo o con frutas y especias. Una deliciosa manera de prepararlo es en esta sabrosa y exótica mezcla:

  1. Mezcla rooibos con coco, cacao y cardamomo a partes iguales.
  2. Separa una cucharada sopera rasa de la mezcla por taza de agua.
  3. Hierve la mezcla en el agua durante un par de minutos y déjala reposar otros diez.

En los meses de calor también puedes prepararte este delicioso té de rooibos con melisa y citronela.

En los herbolarios ya venden preparados de rooibos con estas y otras mezclas.

Artículo relacionado

cafe-perjudica

El café te despierta, pero pasa factura

Este artículo se ha elaborado con el asesoramiento de J. M. Teixé, herborista de El Manantial de Salud

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?