¡Saluti!

4 recetas vivas con todo el sabor de Italia

Javier Medvedovsky y Gloria García

La cocina italiana es una de las más conocidas y admiradas del mundo. Existen muchas recetas raw gustosas y llenas de vitalidad inspiradas en ella.

1 / 4

1 / 4

1. LIMONCELLO PARA TODOS

Ingredientes para 2 personas:

  • 2 limones
  • 60 ml de sirope de agave
  • 500 ml de agua
  • 1 taza de hielo

Preparación (5 minutos):

  1. Lava y corta los limones, retira las semillas y pásalos por un extractor de zumos. Luego pasa el agua para aprovechar el limón al máximo.
  2. Tritúralo con el agave, el hielo y ¡ya lo tienes!

Apuntes:

  • Si no dispones de un extractor de zumos, puedes triturar el limón y después pasarlo por una bolsa de tela, de la misma manera que harías una leche vegetal. Lo ideal es tomar el limoncello en el momento, pues es una preparación rápida, a diferencia de la receta original, que oficialmente es un licor y lleva una destilación con alcohol.

Esta versión sin alcohol puede tomarse antes de la comida como aperitivo o al final, como digestivo.

2 / 4

2. CANELONES FRESCOS

Ingredientes para 2 personas:

  • 1 calabacín grande
  • 1 cucharadita de sal marina

Para el queso de anacardos:

  • 200 g de anacardos (previamente remojados en agua de 3 a 8 horas)
  • 2 cucharadas de levadura nutricional
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 60 ml de zumo de limón
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • ½ cucharadita de sal marina
  • Un poco de pimienta negra
  • 60 ml de agua

Para el relleno:

  • 100 g de espinacas
  • 150 g de champiñones
  • 25 g de dátiles
  • 1 cucharada de levadura nutricional
  • Zumo de ½ limón
  • 2 cucharadas de tamari
  • ½ cucharadita de nuez moscada
  • ½ cucharadita de coriandro

Preparación (15 minutos + remojo):

Para el queso:

  1. Cuela y lava los anacardos.
  2. Tritúralos con el resto de los ingredientes hasta obtener una crema.
  3. Reserva.

Para el relleno:

  1. Tritura los ingredientes hasta lograr una consistencia de paté.
  2. Reserva.

Para el montaje:

  1. Corta los calabacines a lo largo en láminas finas con la ayuda de una mandolina.
  2. Sala las láminas y macera hasta que suelten agua y se ablanden.
  3. Mezcla tres cuartas partes del queso con el relleno.
  4. Monta 3 o 4 láminas parcialmente formando una hoja grande y ponles un poco del relleno. Enrolla como un canelón.
  5. Agrega 2 cucharadas de agua y un poco de nuez moscada al cuarto del queso restante. Remueve hasta lograr la consistencia de una salsa.
  6. Sirve los canelones en un plato y vierte la salsa por encima.

3 / 4

3. RAW PIZZA MARINARA

Ingredientes para 2 personas:

Para la masa:

  • 125 g de lino molido
  • 100 g de nueces de macadamia molidas
  • 250 g de calabacín
  • 100 g de espinacas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal

Para la salsa:

  • 300 g de tomates frescos
  • 50 g de tomates secos (previamente remojados en agua una media hora)
  • 1 cucharada de orégano
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo

Para decorar:

  • Hojas de albahaca
  • Aceitunas
  • Ajo
  • Tomates cherry
  • Aceite de oliva

Preparación (15 minutos + tiempo de remojo y deshidratación):

Para la masa:

  1. Tritura todos los ingredientes hasta obtener una consistencia que resulte luego moldeable.
  2. Extiende la masa en el deshidratador formando un círculo bien fino y ponla a deshidratar a 45 ˚C durante unas 3 horas.
  3. Dale la vuelta y deshidrata de nuevo durante unas 3 horas más. Comprueba su estado, porque la idea es que la masa no quede seca del todo.

Par el montaje:

  1. Agrega la salsa por encima con las aceitunas y lleva a deshidratar 1 hora más.
  2. Sirve la pizza con la albahaca, las aceitunas, el ajo, los cherries y el aceite. ¡Y a disfrutar!

Apuntes:

  • Puedes hacer la masa con anticipación y conservarla en el frigorífico.
  • Haz tu propia versión agregando lo que quieras por encima y logra los mil y un sabores posibles: queso de anacardos u otro queso, champiñones, otro tipo de tomates, espinacas, higos…

4 / 4

4. TIRAWMISÚ

Ingredientes para 6 porciones:

Para la base:

  • 150 g de nueces
  • 15 dátiles de rama
  • ¼ de cucharadita de haba tonka rallada
  • 1 cucharadita colmada de café molido
  • 1 cucharadita de tahini

Para la crema:

  • 200 g de anacardos (previamente remojados en agua de 3 a 8 horas)
  • 40 g de aceite de coco
  • 1 cucharadita de vainilla en polvo o en esencia
  • 40 g de azúcar de coco
  • 1 pizca de sal marina
  • 120 ml de agua

Para decorar:

  • 10 g de cacao en polvo
  • 10 g de harina de mezquite en polvo

Preparación (25 minutos + tiempo de remojo y enfriado):

Para la base:

  1.  Tritura todos los ingredientes hasta lograr una consistencia maciza moldeable.

Para la crema:

  1. Cuela y lava los anacardos
  2. Tritura con el resto de los ingredientes hasta lograr una consistencia cremosa.

Para el montaje:

  1. En un molde de 6 x 6 cm, coloca un poco de la base, luego agrega un poco de crema, después base de nuevo y termina con la crema.
  2. Lleva a enfriar durante una hora.
  3. A la hora de servir, espolvorea por encima el cacao mezclado con la harina de mezquite. Para ello, tamízalos con un colador fino.

Apuntes:

  • Puedes conservar el tirawmisú en el frigorífico durante una semana o congelarlo.
  • El haba tonka es una especia muy aromática que recuerda a la almendra amarga. Se obtiene de la semilla de una ciruela de América central. Solo con un poquito puedes aromatizar mucho, aunque es un ingrediente opcional.
  • En cuanto a la harina de mezquite, se obtiene de una leguminosa conocida también como algarroba blanca, procedente de América central y el sur de Estados Unidos. No contiene gluten y aporta un sabor ligeramente dulce.

Artículo relacionado

Almidón resistente

Pasta, arroz y patatas: el truco para hacerlas más sanas y ligeras

Pasión contagiosa

El placer culinario parece respirarse en el aire de Italia y escucharse en los pensamientos de los italianos. Personalmente, tuve la suerte de pisar sus tierras en varias ocasiones. Anduve por diferentes regiones y pude ver que cada zona se caracteriza por sus propias recetas y que cada lugar deslumbra por sus ingredientes.

Cuando un italiano habla de comida y te cuenta una receta, pone tanta pasión que la experiencia te traslada al presente, te inspira y la boca se te hace agua. Las innumerables preparaciones culinarias que existen en ese país tienen detrás su historia y anécdota. Su autenticidad, poesía y exquisito sabor han hecho que algunas de sus recetas hayan llegado a todo el mundo.

¡Saluti!

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?