Nutrientes concentrados

5 recetas energéticas a base de raíces de la tierra

Aprende a cocinar la zanahoria, la remolacha, los rábanos, el jengibre o la cúrcuma y… ¡cárgate de toda su energía!

Betariz de Marcos

CREMA COLINABO. 1. Crema de colinabo con nata agria de coco

1 / 5

1. Crema de colinabo con nata agria de coco

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 puerro
  • 1 colinabo
  • 2 nabos negros
  • 750 ml de caldo vegetal
  • 100 g de crema de arroz
  • 400 ml de leche de coco
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • Aceite de coco
  • 1 manojo de rabanitos
  • Aceite de oliva
  • 50 ml de vinagre de manzana
  • 1 hoja de laurel y sal

Preparación (1 hora + 6 horas de refrigeración previa):

  1. Pon la leche de coco en la nevera al menos durante 6 horas.
  2. Lava las hortalizas, pélalas, trocea el colinabo y los nabos y lamina la parte blanca del puerro.
  3. Pon 4 cucharadas de aceite de coco en una cazuela y sofríe los puerros 5 minutos a fuego suave.
  4. Añade los nabos y el colinabo y cuece 5 minutos removiendo.
  5. Tapa y deja 20 minutos a fuego suave.
  6. Sala, agrega la crema de arroz, tritura y cuela.
  7. Coloca la parte sólida de la leche de coco en un bol con el zumo de limón y sal. Bate hasta obtener una nata.
  8. Lava los rabanitos y pícalos. Sofríelos 5 minutos a fuego suave en una sartén con aceite de oliva, agrega el vinagre y el laurel y deja otros 10 minutos.
  9. Sirve la crema con la nata de coco y los rabanitos encima.

CREMA DE CHIRIVIA. 2. Crema de chirivía con peras en almíbar

2 / 5

2. Crema de chirivía con peras en almíbar

Ingredientes para 4 personas:

Para la crema:

  • 3 chirivías
  • 1 pera
  • 500 ml de leche de arroz y coco
  • 1 ramita de canela

Para las peras:

  • 2 peras
  • 1 cucharadita de fenogreco
  • 1 anís estrellado
  • Unos granos de pimienta rosa
  • 4 cucharadas de sirope de ágave
  • 200 ml de agua

Preparación (1 hora):

Para la crema:

  1. Lava y pela las chirivías y la pera, trocéalas y ponlas en una olla junto con la leche y la ramita de canela.
  2. Hierve a fuego suave unos 20 minutos, hasta que la chirivía esté tierna.
  3. Retira el palito de canela y tritura hasta conseguir una crema con textura fina.

Para las peras:

  1. Lávalas y pártelas por la mitad, elimina el corazón y haz unos cortes en la superficie sin llegar hasta la base.
  2. Ponlas en una cazuela con las especias, el sirope y el agua, y cocina a fuego suave unos 20 minutos.
  3. Retira las peras y deja que el almíbar se espese durante 5 minutos más.

Preparación final:

  1. Sirve la crema de chirivía junto con las peras en almíbar.
  2. Se puede comer fría o caliente.

DASHI VEGETAL. 3. Dashi vegetal con noodles de calabaza

3 / 5

3. Dashi vegetal con noodles de calabaza

Ingredientes para 4 personas:

Para los noodles:

  • 1 zanahoria
  • 1 colinabo
  • 1 apionabo
  • 100 g de noodles de calabaza

Para el dashi:

  • 10 g de alga kombu
  • 10 g de shiitake deshidratado
  • ½ litro de agua mineral
  • ½ litro de caldo vegetal casero
  • 1 cucharada de tamari

Preparación (70 minutos):

  1. Para preparar el dashi o caldo, hidrata previamente los shiitakes e infusiónalos durante 1 hora junto al alga kombu en el medio litro de agua a 60 ˚C, en una olla.
  2. Cuela y mezcla este caldo con el de verduras, agrega la cucharadita de tamari y remueve bien.
  3. Pela las hortalizas y córtalas en tiras finas. Hiérvelas 4 minutos en el caldo junto con los noodles.
  4. Retira del fuego y sirve.

ENSALADA KALE. 4. Ensalada tibia con chucrut, hortalizas y manzana

4 / 5

4. Ensalada tibia con chucrut, hortalizas y manzana

Ingredientes para 4 personas:

Para el chucrut:

  • 500 g de kale
  • 5 g de sal gruesa
  • 5 g de raíz fresca de jengibre

Para la ensalada:

  • 100 g de brotes de lechuga
  • 1 remolacha
  • 1 cebolla morada
  • 1 zanahoria
  • Rabanitos
  • 2 manzanas
  • 1 limón
  • 80 g de cacahuetes tostados
  • Tamari
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Preparación del chucrut (1 hora + 2 semanas de fermentación):

  1. Lava bien las hojas de kale, escúrrelas, elimina el tallo y trocéalas con las manos.
  2. Ponlas en un bol con la sal y frota las hojas para que suelten su agua. Hazlo durante 1 hora, de manera que cada 10 minutos se hayan masajeado todas las hojas.
  3. Al final, ralla el jengibre y mézclalo con la col.
  4. Coloca en un tarro con cierre hermético la col bien prensada y cubierta con su salmuera.
  5. Deja fermentar el bote a oscuras al menos dos semanas.

Preparación de la ensalada (10 minutos):

  1. Para la ensalada, pela la remolacha, la zanahoria y la cebolla y lamínalas muy finas.
  2. Corta los rabanitos a cuartos.
  3. Pela las manzanas, córtalas a gajos y rocía con zumo de limón para que no se oxiden.
  4. Colócalas y a disfrutar.

Ratatuile 4. 5. Patatas gratinadas con ratatouille y queso vegano

5 / 5

5. Patatas gratinadas con ratatouille y queso vegano

Ingredientes para 4-6 personas:

  • 4 patatas medianas
  • 1 zanahoria
  • 2 remolachas pequeñas
  • Medio colinabo
  • 1 cebolleta
  • 1 tomate maduro
  • Plantas aromáticas frescas como; tomillo, albahaca y perejil
  • 150 g de queso vegano cremoso
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Preparación (1 hora):

  1. Lava y hierve las patatas en agua caliente unos 20 minutos, hasta que estén tiernas. Deja enfriar.
  2. Lava el resto de hortalizas, pélalas y pícalas.
  3. Pon 4 cucharadas de aceite en una cazuela, sofríe la cebolleta y el tomate a fuego suave 5 minutos.
  4. Agrega el resto de hortalizas, sala y cocina 15 minutos más; 5 minutos antes de que finalice la cocción agrega las plantas aromáticas picadas y retira.
  5. Pela las patatas y, con un aro de cocina, haz circunferencias iguales de 0,5 cm de grosor (con el resto puedes hacer puré).
  6. Coloca las circunferencias en una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado, sala y reparte la ratatouille sobre cada una.
  7. Finalmente, distribuye el queso sobre las verduras.
  8. Gratina en el horno precalentado a 180 grados durante 10 minutos.
  9. Retira y sirve caliente.

Las raíces son de gran importancia por su elevado valor nutricional y medicinal, ya que se recogen justo cuando han madurado y han acumulado toda la energía y nutrientes que necesita la planta para crecer y dar fruto.

Zanahorias, remolachas, chirivías, nabos, puerros, jengibre, cúrcuma, rábanos, colinabos… son algunas de estas hortalizas que tanto nos van a ayudar.

¿Sabes cómo cocinarlas?

Las raíces aceptan gran variedad de preparaciones, tanto saladas como dulces. En purés, sopas, salteados, cocidas al vapor, en menestra, al horno, prensadas, guisadas, incluso crudas, aunque si hace frío es mejor consumirlas cocinadas de algún modo.

Al estar en contacto con la tierra, es preferible elegirlas ecológicas, sin pesticidas. Y hay que eliminar bien la suciedad, cortando los extremos y frotando el resto con un estropajo.

Para cocinar el nabo, la remolacha, el apionabo y el colinabo conviene eliminar la piel antes de su cocción, pues es dura.

En cambio para las zanahorias y las chirivías es mejor rasparlas que pelarlas, ya que la mayor concentración de vitaminas se encuentra en la piel.

Aprovecha las hojas

Las hojas de las raíces también se pueden consumir, como cualquier otra verdura de hoja. Nos aportarán, además de sus minerales y nutrientes, el calor y dulzor natural que necesita nuestro organismo para estar en armonía y para que el sistema digestivo funcione adecuadamente y reciba la energía que necesitamos.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?