Recetas de Navidad

Asado de frutos secos, alternativa vegetariana de Navidad

El asado vegano casero de frutos secos es una deliciosa alternativa a los platos con carne que reinan en las fiestas navideñas. Además es muy nutritivo y saludable.

Además de los frutos secos que le dan nombre, este asado contiene muchos ingredientes vegetales con un sabor "umami", que se suele encontrar en la carne, el pescado y el queso. Por eso no es es una receta solo para vegetarianos, sino que convence a muchos consumidores de carne.

La preparación de los diferentes ingredientes lleva algún tiempo. En cuanto el asado se mete en el horno, puedes preparar las guarniciones tranquilamente. Es una receta que puedes hacer sin prisas y sin muchas elaboraciones.

Asado de frutos secos

Ingredientes (para un asado para 6 personas):

  • 300 g de nueces
  • 100 g de semillas (por ejemplo, sésamo, semillas de girasol y semillas de lino a partes iguales)
  • 250 g de castañas cocidas en agua
  • 150 g de champiñones (por ejemplo, boletus, rebozuelos o champiñones)
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 250 g de tomates
  • Alrededor de 5 cucharadas de harina de garbanzo
  • 100 g de pan seco empapado en agua
  • Aproximadamente 150 ml de agua
  • 1 puñado de aromáticas mediterráneas frescas (por ejemplo, romero, tomillo, orégano y salvia)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de mostaza
  • Sal y pimienta

Elaboración:

  1. Pica las nueces y las aromáticas.
  2. Presiona con una prensa o pica finamente el ajo.
  3. Corta los champiñones en rodajas y la cebolla en daditos.
  4. Tuesta las nueces y las semillas en una sartén sin aceite y sin dejar de revolver hasta que desprendan un aroma fragante, luego retíralos y viértelos en un tazón grande.
  5. Fríe los champiñones, las cebollas y los ajos en el aceite hasta que las cebollas estén ligeramente doradas y añádelas también al bol.
  6. Tritura los tomates, la harina de garbanzos, las castañas, el pan y el vino tinto o el agua en una procesadora hasta obtener una masa cremosa. Si la masa es demasiado líquida añade un poco más de harina de garbanzo, si está demasiado firme añade algo más de agua.
  7. Amasa todo en el bol hasta obtener una masa firme y sazona con las aromáticas, la mostaza, la pimienta y la sal.
  8. Coloca la masa en un molde para pan que haya sido engrasado o forrado con papel de hornear, alisa la superficie y hornea a 180 °C de temperatura superior e inferior o con la función ventilador a 160 °C durante unos 50 minutos hasta que la superficie esté bien dorada y crujiente.

El asado vegano ya está listo. Unas verduras al horno o col lombarda combinan a la perfección con el asado. También es ideal una salsa vegana para poner sobre el asado y la guarnición.

Salsa para el asado de frutos secos

Puede usar esta receta para crear una salsa oscura y cremosa en poco tiempo que solo contiene ingredientes saludables, como cebollas, zanahorias, tomillo y algunos ingredientes más.

Ingredientes (para hacer alrededor de 500 ml):

  • 1 cebolla
  • 150 g de champiñones
  • 1 zanahoria
  • 2-3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 hoja de laurel
  • 1 ramita de tomillo fresco o desecado
  • 1 cucharada de tomate concentrado
  • 1 cucharada de mostaza
  • 1 cucharada de vinagre balsámico
  • 100 ml de vino tinto
  • 350-400 ml de caldo de verduras
  • Sal pimienta
  • Leche vegetal (opcional)

Elaboración:

El secreto de esta salsa son los aromas tostados, que no solo aseguran un sabor deliciosamente aromático, sino también el típico color marrón de una salsa de carne.

  1. Pica los champiñones, las cebollas y las zanahorias en trozos grandes y fríelos en una cacerola con aceite sin dejar de remover. Espera hasta que las verduras tengan manchas marrones (pero no negras). Luego agrega el tomate concentrado y la mostaza y saltea brevemente. Agrega el tomillo entero y la hoja de laurel.
  2. Desglasa con vinagre balsámico, vino tinto y caldo de verduras y cocina a fuego lento con la tapa abierta durante unos 30 minutos.
  3. Tritura las verduras cocidas hasta obtener una salsa suave (preferiblemente con una batidora de mano). Sazona al gusto con sal y pimienta. Si lo deseas, agrega un chorrito de leche vegetal para darle cremosidad.

Esta salsa oscura casera se mantendrá en la nevera durante varios días. Pero también se puede congelar en porciones. Puedes preparar una cantidad mayor y guarde el resto en tu congelador para otras ocasiones.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?