Receta de verano

Crema fría de tomate e hinojo con crudités

Santi Ávalos

Cuando aprieta el calor nada apetece más que un plato fresco, ligero y nutritivo.

Cuanto más se conoce el tomate, más sorprendente resulta. Su característica esencial es que se trata de una planta "superviviente", cuyos frutos poseen propiedades tan saludables que los laboratorios tratan de encapsularlas en píldoras.

El tomate es bajo en calorías, cien gramos proporcionan solo 18 calorías, ya que la mayor parte de su peso (un 95%) corresponde a agua.

Artículo relacionado

El sabor de los tomates

¿Por qué los tomates no saben como los de antes?

Sabroso y ligero el tomate es el rey de nuestra cocina

Su sabor agridulce es debido a una pequeña cantidad de azúcares simples y a algunos ácidos orgánicos, como el cítrico y el málico, responsables de que resulte apetitoso y digestivo. En comparación con otras frutas y hortalizas tiene poca fibra (1,8 %) pero las semillas, la pulpa y la piel son suficientes para favorecer el tránsito intestinal.

Además del licopeno, destaca por su contenido en el trío de vitaminas antioxidantes C, E y A, esta última en forma del precursor betacaroteno. Las tres vitaminas previenen la degeneración de los tejidos, el envejecimiento prematuroy colaboran con el sistema inmunitario.

Destaca el contenido en vitaminas del grupo B, más alto que el de otras hortalizas, en especial de vitaminas B1, B6 y sobre todo de ácido fólico (200 g cubren el 25% de las necesidades). Estos nutrientes favorecen la obtención de energía de los alimentos y benefician al sistema nervioso.

El tomate posee una buena variedad de minerales. Los más abundantes son el potasio (300 mg/100g), el fósforo (27 mg) y el magnesio (20 mg). No es desdeñable el hierro que aporta (0,5 mg/100 g), por lo que 200 gramos permiten cubrir el 6% de las necesidades diarias en la mujer adulta y el 8% en el hombre.

Artículo relacionado

Tipos de tomates

¡Roja como un tomate! 6 variedades llenas de color

Ingredientes para 4 raciones

  • 6 tomates bien maduros
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hinojo mediano
  • 300 ml de caldo de verduras
  • 1 cucharadita de agave
  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • Aceite de oliva, pimienta blanca y sal
  • 1 zanahoria mediana
  • 1 calabacín pequeño
  • 1 penca de apio y tallos de cebollino fresco

Preparación (12 minutos + 20 minutos de cocción)

  1. En una cazuela con el aceite caliente, se dora el ajo en láminas y la cebolla en juliana.
  2. Se añade el hinojo, se saltean los tomates troceados y se agregan a la cazuela el caldo y la miel.
  3. Se tapa y se deja cocer diez minutos a fuego medio.
  4. Se tritura todo, se añade el vinagre y se pasa por un colador chino.
  5. Se deja enfriar en la nevera.
  6. Se sirve en vasitos adornados con palitos de zanahoria, calabacín, apio y tallos de cebollino.

Información nutricional

  • Una ración aporta: 199 calorías, 22 g de hidratos de carbono, 6 g de proteínas y 9 g de grasas.
  • También aporta el 80% del ácido fólico necesario al día.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?