De la huerta a tu plato

Crema de lechuga y espinacas

Montse Tàpia

La lechuga y las espinacas son hojas verdes extraordinariamente nutritivas, ricas en minerales y vitaminas. No pierdas sus beneficios con esta sencilla y ligera receta.

La lechuga es un alimento ligero y saciante muy aconsejable en el sobrepeso y la hipertensión, siempre que se elija un aliño bajo en grasas y con poca sal. Te aporta ácido fólico, vitamina C y una pequeña cantidad de gran variedad de minerales. Además es una buena fuente de fibra.

La mayoría comemos la lechuga en ensalada, pero tiene muchas más posibilidades, como podemos ver en esta crema de verduras. A ella se añade el poder de la espinaca, un superalimento que nos aporta hierro y vitaminas antioxidantes.

Esta crema se puede tomar tanto en verano (eligiendo por ejemplo una lechuga romana, que se encuentra entonces en su mejor momento) como en invierno (elige en ese caso alguna variedad invernal). Nos aporta solo 247 calorías, que vienen de sus 26 gramos de hidratos de carbono, hasta 8 gramos de proteínas y 12 gramos de grasas, todas ellas saludables. Al utilizar una nata vegetal, logramos darle un buen punto de cremosidad sin añadirle grasas saturadas.

Ingredientes para 4 raciones

  • 500 g de patatas
  • 300 g de lechuga
  • 300 g de espinacas
  • 2 cebollas, peladas y cortadas en juliana
  • 200 ml de nata vegetal
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • Unas hojitas de cebollino
  • Pimienta
  • Sal

Artículo relacionado

crema-champinones-judias-blancas

5 cremas completas y originales para combatir el frío

Preparación (10 minutos + 30 minutos de cocción)

  1. Pela y trocea las patatas.
  2. Pela las cebollas y córtalas en juliana.
  3. Lava y trocea, preferiblemente con las manos, la lechuga y las espinacas.
  4. En una olla pocha a fuego suave la cebolla con las 4 cucharadas de aceite de olivadurante 5 minutos. Al pocharla, la cebolla dará mejor sabor a la crema que si la hierves directamente.
  5. Una vez pochada la cebolla, agrega la patata troceada y cuécela unos 5 minutos más.
  6. A continuación, incorpora la lechuga y las espinacas troceadas, salpimienta el conjunto al gusto y cubre con un litro de agua. Enseguida sube el fuego.
  7. Una vez hayan hervido las patatas 20 minutos, agrega la nata vegetal y tritura todo hasta que quede bien fino.
  8. Se pasa por el colador chino y se deja reposar.
  9. Sirve la crema con un chorrito de aceite de oliva, una hojita de lechuga para decorar y el cebollino, lavado y picado, por encima.

Al trocear la lechuga y las espinacas con las manos, en lugar de con un cuchillo, evitas que las hojas se oxiden rápidamente.

Puedes enriquecer esta receta repartiendo por encima unas semillas de calabaza o de sésamo, que además le darán un toque crujiente, o un poco de levadura nutricional, si quieres darle un ligero sabor a queso.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?