Sabor japonés

Ensalada de alga dulse

Javier Medvedovsky y Gloria García Lerma

En Japón, cocinar es un arte y comer, un ritual. Han sabido renovar su tradición y hoy sus platos e ingredientes están en las cocinas de todo el mundo. También en la raw.

Salsa de soja, tamari, miso, tofu, arroz, amasake, mirin, vinagre de arroz, té matcha, setas, jengibre, mostaza, sésamo, wasabi, algas… y más regalos de la vida forman parte de la cultura culinaria de Japón. Y en cuanto a recetas, va mucho más allá del popular sushi de pescado.

Japón tiene una historia vegetariana arraigada, gracias a la influencia budista. El emperador Temmu prohibió el consumo de carne de animales salvajes en el año 675, y durante doce siglos la dieta de los japoneses consistió básicamente en legumbres y verduras.

Artículo relacionado

AGAR AGAR

7 algas ricas en nutrientes

Atrévete a incorporar algas en tus platos

El alga dulse, de color púrpura, es levemente picante y muy colorida. Puede comerse remojada en ensalada o cocinada en sopas y guisos. Es rica en hierro, yodo y sobre todo proteínas (18%).

Ingredientes para 2 personas

Para la ensalada:

  • 20 g de alga dulse
  • Un puñado de escarola
  • Un puñado de berros
  • 1 pepino
  • 1 zanahoria
  • 1 cucharada de cebolla deshidratada
  • 1 poco de ají picante fresco
  • 1 cucharadita de sésamo molido

Para la vinagreta:

  • Un trozo de jengibre
  • Zumo de ½ limón
  • 10 gotitas de aceite de sésamo tostado
  • 1 cucharada de sirope de agave
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • ½ cucharadita de sal marina
  • Un poco de pimienta

Preparación (15 minutos)

  1. Remoja las algas en agua durante 5 minutos.
  2. Corta las zanahorias, el ají y el pepino en rodajas.
  3. Para la vinagreta, ralla el jengibre y tritúralo con el resto de los ingredientes, hasta lograr una consistencia líquida.
  4. Cuela las algas y en un bol mézclalas con los otros ingredientes y la vinagreta. Sirve.
  5. El sésamo puedes molerlo crudo o tostado. O incluso puedes deshidratarlo: remójalo en agua 8 horas, luego, cuela, lava y deshidrata hasta que quede crocante. Así obtienes sésamo activado, más digestivo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?