Contraste de texturas

Ensalada de caqui, canónigos y alcachofas

Luciano Villar

Los canónigos dan un toque inconfundible a las ensaladas de invierno y combinan de maravilla con otros alimentos de la temporada. Disfrútalos en esta receta de deliciosos contrastes.

Los canónigos son una excelente base para nuestras ensaladas de invierno, a las que dan un sabor fresco, herbáceo, ligeramente ácido y con toques de nuez. La mejor forma de disfrutarlos es, sin duda, comerlos crudos, pero dentro de esta obviedad las posibilidades son infinitas.

La suavidad de su sabor permite a los canónigos codearse con casi cualquier ingrediente, porque, como siempre, el maridaje puede hacerse por armonía o por contraste. Es cierto que para apreciar su sabor no hay que elegir otros ingredientes intensos, pues lo enmascararían. Pero al crear una receta no solo mezclamos sabores, sino también texturas y colores.

Artículo relacionado

alimentos ricos betacaroteno

5 alimentos de otoño cargados de betacarotenos

Una ensalada templada llena de contrastes

En esta ensalada los canónigos se combinan con otros alimentos propios de los meses fríos, como las alcachofas, los caquis y el hinojo.

Hay variedades de caqui con la pulpa melosa que se comen con cuchara, pero en esta receta te proponemos utilizar la variedad Persimon, que tiene la pulpa firme. Las alcachofas se añaden templadas.

Cuando utilizamos canónigos en ensaladas que llevan condimentos ácidos o ingredientes templados, es importante añadirlos en el último momento para que las hojas no se pongan lacias.

Artículo relacionado

alimentos otoño

6 alimentos reconfortantes para comer en otoño

Ingredientes para 4 raciones

  • 60 g de canónigos
  • 1 caqui Persimon, de los firmes
  • Medio bulbo de hinojo
  • 2 alcachofas frescas
  • 50 ml de aceite de oliva para freírlas
  • 25 g de levadura nutricional
  • 1 cucharadita de perejil picado
  • Medio diente de ajo
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen y sal

Preparación (10 minutos)

  1. Con el pelapatatas o una mandolina, corta las alcachofas en láminas finas. Fríelas y dóralas.
  2. Ve colocando las alcachofas sobre papel de cocina absorbente, sálalas y resérvalas.
  3. Pela el caqui y córtalo en ocho gajos.
  4. Lava el hinojo y córtalo a láminas como la alcachofa.
  5. Prepara un alioli con ajo, aceite y el zumo de limón, dejándolo muy bien emulsionado.
  6. Monta la ensalada con una base de canónigos, el caqui, el hinojo, las alcachofas templadas y la levadura nutricional.
  7. Adereza y sirve con el alioli.

Una ración de esta receta te aporta 271 calorías, 13 g de hidratos de carbono, 6 g de proteínas y 22 g de grasas, además del 65% de la vitamina C recomendada diariamente.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?