Receta japonesa

Jengibre encurtido: cómo hacerlo en casa

Santi Ávalos

Si te gusta el toque perfumado que da el jengibre encurtido a los platos, puedes prepararlo tú mismo y disfrutarlo con toda su potencia.

Seguro que te lo has encontrado alguna vez. Lo sirven a menudo en los restaurantes de cocina oriental, normalmente acompañando al sushi: unas pequeñas lonchas rosadas de sabor perfumado que al principio sorprenden y después te atrapan.

Este jengibre encurtido, conocido como gari en la cocina japonesa, también puede acompañar tus recetas vegetales y puede hacerse fácilmente en casa. Nos aseguraremos así de obtener un producto totalmente natural hecho con ingredientes de calidad.

Se elabora preparando un escabeche (también se le llama jengibre escabechado) con vinagre de arroz, azúcar y un poquito de sal.

Ingredientes para 200 gramos

Tiempo: 35' + 36 h de reposo

  • 200 g de jengibre fresco
  • 1 cucharadita y media de sal marina
  • 250 ml de vinagre de arroz
  • 50 g de azúcar integral
  • 120 ml de agua

Preparación

  1. Pela la raíz de jengibre, y con una mandolina o un pelapatatas, corta la pulpa en láminas bien finas.
  2. Cubre con la sal y deja reposar durante 30 minutos.
  3. Pasado ese tiempo, pon agua a hervir.
  4. Escalda las láminas de jengibre en el agua hirviendo durante unos segundos y escúrrelas bien.
  5. Pon en un recipiente el vinagre de arroz, el azúcar y el agua, y agita con nervio para que se mezclen todos los ingredientes y que el azúcar quede bien disuelto.
  6. Dispón las láminas de jengibre en un cuenco, cúbrelas con la mezcla de vinagre y déjalas macerar en el frigorífico durante 36 horas como mínimo.

Cómo guardarlo y conservarlo

Una vez preparado, puedes guardarlo en la nevera, en un recipiente cerrado. Se te conservará durante 3 semanas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?