pure-coliflor-judia-blanca

Duerme bien

Puré de coliflor y judía blanca con tempeh salteado

¿Te aburre preparar la cena? Innova con esta receta sabrosa, ligera y completa.

Beatriz de Marcos

Irse a dormir tras haber hecho la digestión aporta múltiples beneficios, pero elegir qué comer por la noche es fundamental. Solo hay que tener en cuenta, eso sí, que cenar ligero no significa irse a la cama con hambre.

En la cena, si queremos evitar molestias estomacales, no convienen:

  • Los alimentos pesados
  • Las comidas precocinadas
  • Los platos muy picantes
  • Las frituras

Y si nos cuesta conciliar el sueño, hay que evitar las bebidas con cafeína o los postres con demasiado azúcar, ya que activan el cerebro.

En cambio, los alimentos con melatonina (la hormona que regula el sueño) o con triptófano (un aminoácido que ayuda a sintetizar la melatonina) facilitan nuestro descanso. Entre ellos destacan cereales como el arroz, la avena, el mijo, la quinoa y, en general, las legumbres.

Brócoli, coliflor, calabaza, setas y verduras de hoja verde, piña, aguacate, kiwi, ciruelas, cerezas, mango y plátano, aparte de su gran aporte nutricional, inducen al descanso.

Ingredientes para 4 personas

Para el tempeh:

  • 2 paquetes de tempeh de soja
  • 100 ml de tamari
  • Aceite de oliva virgen extra

Para el puré:

  • 250 g de coliflor
  • 200 g de alubias blancas cocidas
  • Unas hojas de lechuga
  • 1⁄2 cucharadita de comino molido
  • Una pizca de sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación (40 minutos + reposo)

  1. Para el tempeh, corta las barritas de tempeh en trozos de un tamaño similar, colócalos en un recipiente, agrega el tamari, remueve bien y deja reposar al menos durante unas 3 horas.
  2. Para el puré, lava bien la coliflor, córtala luego en ramilletes y cocínala al vapor durante unos 10 minutos. Colócala en un vaso de batidora junto con las alubias cocidas, agrega 20 ml de aceite de oliva virgen extra y el comino y tritura a continuación todo hasta que obtengas un compuesto bien uniforme y cremoso.
  3. Escurre bien el tempeh del líquido de la maceración y saltéalo en una sartén amplia engrasada con 4 cucharadas de aceite de oliva durante unos minutos, hasta que esté ligeramente dorado.
  4. Retira el tempeh y sírvelo acompañando al puré y las hojas de lechuga, previamente lavadas y aliñadas al gusto.

La clave para cocinar es organizarse

Si en la nevera y en la despensa solamente hay alimentos saludables, las comidas en casa siempre serán saludables. Una buena alimentación empieza por una planificación en la compra, y además puede ser muy útil para ganar tiempo en la cocina.

Adelanta alguna tarea cuando tengas tiempo (limpiar verduras, hervir cereales o legumbres, cocinar algún caldo o sopa...). Y puedes preparar conservas o cocinar más de la cuenta para congelar o utilizar otro día, o aprovechar restos para reinventar platos: saltear verduras sobrantes con algún cereal, picadas para elaborar una hamburguesa vegetal, legumbres como base de un paté...

Hay que tener en cuenta lo que el organismo necesita en cada estación y aprovechar lo que la naturaleza ofrece para consumir los alimentos en su mejor momento nutricional. Esto ayudará a nuestro proceso digestivo y nutrirá todas sus necesidades. Guisos ligeros, caldos de hortalizas de raíz, cremas o cocciones al horno para los meses más fríos, y ensaladas, sopas frías, patés vegetales o dips y salteados cuando hace más calor.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?