Sabores lejanos

4 recetas veganas y árabes que te invitan a viajar

Estos platos de cocina árabe tienen todo para ser nutritivos: contienen legumbres, verduras y especias. ¿Te animas a prepararlos en casa?

La comida árabe es una suma de tradiciones culturales y se caracteriza por el uso de especias, la calidad de sus ingredientes, los procesos largos y el cuidado otorgado a cada instante de la preparación.

Incluye, además, agradecimiento y rezos, para que aquello que el comensal pone en su boca forme parte del camino mismo de la vida, algo que va más allá del placer de la comida. Te animamos a que la prepares en casa con estas riquísimas recetas. 

1 / 4
datiles-rellenos-raw

1 / 4

Dátiles rellenos de crema de anacardos y pistachos

Los dátiles son los frutos de la palmera datilera (Phoenix dactylifera). Su nombre proviene de la palabra griega daktilos, que significa "dedo". Es un alimento básico de la cocina del Magreb.

Los nutrientes de los dátiles son muy valiosos. Te dan energía gracias a sus azúcares naturales. Además, aportan vitamina B5, que facilita la conversión de esos azúcares en energía. Son ricos en triptófano, un aminoácido esencial para producir serotonina y melatonina, hormonas que contribuyen a regular el estado de ánimo y el sueño.

Ingredientes para 15 unidades

Para el plato principal:

  • 15 dátiles medjoul
  • 1 puñadito de pistachos

Para la crema:

  • 120 g de anacardos (en remojo de 3 a 8 horas)
  • Zumo y ralladura de ½ limón
  • 1 pizca de sal
  • 2 cucharada de agua

Preparación (20 minutos + tiempo de remojo)

  1. Cuela y lava los anacardos y tritúralos a continuación con el resto de los ingredientes de la crema hasta lograr una consistencia cremosa.
  2. Saca el hueso a los dátiles.
  3. Trocea bien los pistachos.
  4. Rellena los dátiles con la crema y esparce por arriba pistachos procurando que se queden pegados a la crema.
  5. Sirve en un plato y ¡a disfrutar!

Recomendaciones

  1. Si los sirves fríos tienen más cuerpo.
  2. Si te gusta el cacao, estos mismos dátiles los puedes bañar en chocolate.

Una receta de Javier Medvedovsky y Gloria García. 

cru-hummus

2 / 4

Cru-hummus sin garbanzos

Este hummus en su versión raw no lleva garbanzos ni ninguna otra legumbre. Con calabacines, tahini y un poco de levadura nutricional, obtienes una crema que te recordará al hummus, más ligera y digestiva.

Ingredientes para 6-8 personas

  • 2 calabacines orgánicos troceados
  • 8 o 9 cucharadas de tahini (preferiblemente de sésamo crudo)
  • 2 cucharadas de levadura nutricional
  • 1 limón (su zumo)
  • 2 dientes de ajo
  • Sal marina (al gusto)

Preparación (10 minutos)

  1. Mezcla todos los ingredientes en una batidora, hasta obtener con ellos una textura homogénea.
  2. Sirve este cru-hummus con sticks o bastoncitos, que puedes preparar con apio, zanahoria, pepino o pimiento rojo.

Una receta de Javier Medvedovsky y Gloria García Lerma.

muhammaraw

3 / 4

Muhammaraw, el paté árabe de pimientos y nueces ¡en raw!

El muhammara, un paté vegetal a base de pimientos rojos asados y nueces, tiene su origen en Siria. Es una crema untable perfecta para utilizar como entrante o como tentempié.

El pimiento es uno de los alimentos más ricos en vitamina C que existen: 100 g de pimiento rojo aportan nada menos que 200 mg de vitamina C. Esto es más del doble de las necesidades diarias y el triple de la dosis de vitamina C que aportan las naranjas. Esto lo convierte en un alimento con un potente poder antioxidante, que en esta receta aprovecharemos al máximo por incluirlo crudo.

Otro de sus ingredientes principales son las nueces, muy ricas en omega-3. Además, posee una equilibrada relación de 5:1 entre omega-3 y omega-6. También destaca su contenido en vitamina E, que aporta un plus de poder antioxidante a la receta.

Aunque no tendrás que asar los pimientos, sí deberás adelantarte a la receta y poner en remojo las nueces unas horas antes para activarlas y para que se ablanden.

Ingredientes para 8 personas

  • 250 g de nueces (previamente remojadas en agua de 8 a 12 horas)
  • 300 g de pimiento rojo
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 1 diente de ajo
  • 60 ml de zumo de limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal marina

Preparación (20 minutos + tiempo de remojo)

  1. Cuela y lava las nueces.
  2. Tritúralas con el resto de los ingredientes hasta lograr una consistencia cremosa.

Recomendaciones

  1. Puedes conservarla en el frigorífico unos 4 o 5 días.
  2. La puedes comer con crackers deshidratadas o con lo que desees.
  3. Si quieres hacer variantes, en vez de nueces puedes usar almendras u otro fruto seco.

Una receta de Javier Medvedovsky y Gloria García.

falafels-almendras-raw

4 / 4

Faláfels de almendras y pipas de girasol

En la cocina árabe se usan muchas especias: orégano, ras el hanout, menta, zaatar, zumac, canela, tomillo, perejil, cúrcuma, azafrán… Y también sésamo, garbanzos, arroz, dátiles, frutos secos, aceitunas, tomates, berenjenas, pepinos… ¡Grandes alimentos para hacer grandes alquimias!

Los ejemplos mejor conocidos de esta cocina son el faláfel y el hummus, que hoy encuentras en cualquier lugar del mundo y que cada país árabe prepara a su manera. En algunos se hace el faláfel con habas y garbanzos y, en otros, solo con garbanzos. Las especias empleadas también difieren. Esta misma libertad yo también me la he tomado para proponeros un faláfel de almendras.

Espero que lo disfrutéis. ¡Salam malecum!

Ingredientes para 8 personas

Para los faláfels:

  • 100 g de almendras (previamente remojadas en agua de 8 a 12 horas)
  • 100 g de pipas de girasol (previamente remojadas en agua de 3 a 8 horas)
  • 60 ml de tahini
  • 60 ml de zumo de limón
  • 60 ml de aceite de oliva
  • 100 g de cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 taza de cilantro
  • ½ taza de perejil
  • 1 cucharada de comino
  • 1 cucharada de coriandro
  • ½ cucharadita de zumac
  • ½ cucharadita pimienta de Jamaica
  • Ají picante al gusto
  • 1 cucharadita de sal marina

Para la salsa tahini:

  • 60 ml de tahini
  • 30 ml de zumo de limón
  • ½ cucharadita de comino molido
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 cubo de hielo

Preparación (30 min + tiempo de remojo y deshidratado)

Para los faláfels:

  1. Lava las almendras y las pipas, y tritúralas con el resto de los ingredientes hasta lograr una textura de paté rústico. No hace falta que sea una crema.
  2. Ponlos a deshidratar en forma de bolas con la ayuda de unas cucharas o de un sacabolas de helado y deshidrátalos a continuación durante unas 4 horas.
  3. Dales una vuelta y deshidrata unas 2 horas más.
  4. Los faláfels han de quedar crocantes por fuera y blandos por dentro.
  5. Consérvalos en el frigorífico y, a la hora de servirlos, caliéntalos en el deshidratador.

Para la salsa:

  1. Mezcla todos los ingredientes con una cuchara hasta lograr una consistencia de salsa cremosa.
  2. No hace falta que se derrita todo el hielo. Su función es darle cremosidad y más líquido a la salsa.
  3. Conserva en el frigorífico.

Una receta de Javier Medvedovsky y Gloria García.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?