Sopa fría de aguacate y remolacha con lima y cilantro

Activa tu circulación

Sopa fría de aguacate y remolacha al cilantro

Con el calor las frutas y verduras están en su mejor momento de maduración: perfectas para elaborar deliciosas sopas frías como esta, que te nutre, te refresca y te tonifica.

Marisa Aguirre

El verano es la estación más yang. Si queremos vivirlo plenamente hay que dejarse alimentar por el calor, la luz y la energía de la naturaleza en su apogeo. Y nada mejor para ello que consumir frutos y hierbas que estimulan nuestro organismo.

Las sopas frescas son una gran opción para incluirlos, rápidas de preparar y fáciles de digerir, aunque si tu digestión es débil conviene no abusar de ellas.

Permiten combinaciones deliciosas que nutren, hidratan y disipan el calor del cuerpo (con ingredientes como el pepino, el tomate, la sandía…), o lo equilibran (con ingredientes no tan refrescantes como el aguacate). ¡Disfrútalas!

Receta de sopa de aguacate con remolacha y chile

En esta sopa el aguacate y la remolacha son los ingredientes protagonistas. El aguacate es un alimento perfecto para el verano porque es nutritivo y reconstituyente, y muy bueno para la piel y el corazón por sus ácidos grasos monoinsaturados.

La remolacha es refrescante y única a la hora de proporcionarnos las vitaminas y los minerales que gastamos fácilmente en verano. Su color nos indica que es muy buena para la circulación y también para los intestinos, ya que previene el estreñimiento.

La sopa tiene un toque cilantro y de picante. El cilantro es una de las hierbas aromáticas más completas y beneficiosas. El alto contenido del cilantro en vitamina K mejora la circulación y también fortalece los huesos. Es además una hierba muy digestiva y antiséptica.

El picante lo pone el chile fresco. Activa la circulación sanguínea, calienta el cuerpo y, a la vez, promueve que este calor se libere. En general, añadir una pizca de chile fresco, pimienta negra o jengibre dará un toque estimulante a tus sopas.

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 aguacates
  • 1 pepino mediano
  • 1 remolacha cocida
  • 2 vasos de caldo de verduras o agua mineral
  • 2 limas
  • ¼ o media cebolla tierna
  • 1 diente de ajo
  • hojas de cilantro
  • chile fresco
  • aceite de oliva
  • sal en escamas

Preparación:

  1. Prepara las verduras: pela el pepino, el trozo de cebolla y el ajo, trocéalos y reserva. Pela los aguacates y rocíalos con lima.
  2. Coloca las verduras en una batidora. Pon primero la mitad de la cebolla indicada y la mitad del ajo, unas diez hojas de cilantro, un trozo pequeño de chile fresco, una lima exprimida, un vaso de caldo vegetal o agua y tritúralo todo.
  3. Pruébalo y añade más cebolla, ajo o cilantro, una cucharada de aceite de oliva, sal marina y el otro vaso de caldo vegetal o agua.
  4. Añade más lima si prefieres un sabor más cítrico. Si los aguacates son muy grandes, es probable que la sopa necesite un poco más de líquido.
  5. Sírvela con remolacha cocida cortada en cubos pequeños, sal en escamas y hojas de cilantro.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?