Placer de verano

Cómo hacer helado de cereza sin heladera

En verano es imposible no caer en la tentación de comer helado, pero si lo preparas en casa, tú controlas los ingredientes y es un capricho saludable.

La mejor manera de no dudar de los ingredientes del helado que nos vamos a tomar es prepararlo en casa. Así controlas que sea vegano 100% y puedes evitar completamente aditivos y grasas poco saludables.

La clave está en el aire

Las heladeras remueven la mezcla para que se no cristalice y forme un bloque. Pero si no tienes heladera, pueder hacer tu helado removiéndolo a mano cada cierto tiempo.

Al batir el helado medio formado y devolverlo al congelador, se incorpora aire, se rompen los cristales y se consigue una textura homogénea. Hazlo cada 10 minutos la primera hora y cada 30 las siguientes.

Para preparar helados deliciosamente cremosos puedes hacerlo con nata de soja o de arroz para montar o, incluso, con leche de coco.

En cuanto a los ingredientes, además de las clásicas frutas de verano, vainilla o chocolate, puedes innovar con otros como algarroba o té matcha.

Helado casero de cerezas

Cuando vayas a comprar las cerezas, fíjate en que estén limpias, que su piel sea firme, brillante y entera y sus tallos, verdes y frescos. Descarta aquellas piezas que presenten roturas e imperfecciones.

Ingredientes para 4 personas:

  • 400 g de cerezas
  • 250 g de azúcar integral de caña
  • 1 limón
  • 250 g de nata de soja para montar

Elaboración:

  • Deshuesa las cerezas, quítales el rabito y pásalas por el chino para exprimirlas bien. Dispón el líquido obtenido en una cazuela con el azúcar y unos trozos de piel de limón. Cuece todo a fuego muy lento hasta que el azúcar se deshaga.
  • Elimina la piel de limón y deja enfriar la mezcla.
  • Monta la nata de soja en un bol grande de cristal y mezcla con la preparación que has obtenido con anterioridad.
  • Vierte en un recipiente plano, tapa y pasa a congelar la mezcla. Cuando empiece a tomar consistencia, bate enérgicamente y vuelve a introducir en el congelador. Repite la operación tres o cuatro veces.
  • Si quieres servirlo en cucuruchos, retira el helado del congelador 15 minutos antes de servir. Con ayuda de un utensilio especial, forma bolas de helado, mojándolo en un recipiente con agua fría cada vez para que las bolas se desprendan mejor. Disponlas en los cucuruchos y sirve.

Con los huesos que te sobren puedes confeccionarte un cojín o almohada que se puede calentar o enfriar y utilizarlos para tratar el dolor.

¿Te gustan los polos?

Pues elige tu fruta preferida: naranja, sandía, mango, melón... Y según su textura, exprímela para obtener un zumo o tritúrala. Quedan mejor los de frutas carnosas. Luego se mezcla con un poco de limón.

El dulce de la fruta suele ser suficiente, pero si lo deseas puedes añadir un poco de almíbar de azúcar integral de caña. Si no tienes molde, el envase de un yogur te sirve. Eso sí, el palito tienes que ponérselo cuando ya esté un poco apretado el hielo.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?