Cómo hacer natillas con leche de avena

Estas natillas, elaboradas con leche de avena, las denominamos "sin" porque no contienen azúcar "normal". La hemos sustituido por azúcar de coco, una alternativa más saludable.

Natillas avena

Schema: Receta

 

 

Podemos hacer muchas recetas con avena y aprovecharnos así no solo de sus múltiples beneficios para la salud, sino de su suavidad y excelente sabor en la cocina. Esta receta de natillas con leche de avena avena es una alternativa saludable a las natillas clásicas. Se elaboran con leche vegetal y azúcar de coco, prescindiendo de la leche de vaca y del azúcar blanco.

La leche de avena no solo te ofrece una alternativa vegetal para hacer tus natillas más ligeras y veganas, sino que es mucho más sostenible que la leche de vaca.

El azúcar de coco es un endulzante tolerado por los diabéticos por su índice glucémico bajo (35). Además, está considerado un superalimento por su contenido en minerales y vitaminas del grupo B.

En la cocina es un azúcar muy versátil. Con un poder edulcorante similar al del azúcar integral, puedes adaptar cualquier receta cambiando la misma cantidad de azúcar integral por azúcar de coco.

Como curiosidad diremos que el azúcar de coco no sabe a coco. Ello es debido a que obtiene de la savia de las flores de la palmera cocotera.

La raíz de kuzu se utiliza para espesar, con la ventaja de que aporta un efecto prebiótico, es decir, te ayuda a cuidar de tu microbiota sirviendo de alimento a las bacterias beneficiosas del intestino.

Natillas con leche de avena: receta paso a paso

Ingredientes para 4 raciones

  • 800 ml de leche de avena
  • 2,5 cucharadas de raíz de kuzu
  • 40 g de azúcar de coco
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • ½ cucharadita de cúrcuma en polvo
  • la piel de un limón

Preparación

  1. Diluye el kuzu en un poco de la leche de avena fría.
  2. En un bol amplio, bate el resto de la leche de avena con la cúrcuma en polvo y el azúcar de coco.
  3. Calienta esta mezcla junto con la cáscara de limón.
  4. Remuévela y cuando espese retírala del fuego, saca la piel, espera un poco y espolvorea la canela.
  5. Déjala enfriar durante al menos media hora en la nevera antes de servir.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?