Respostería sana

Panna cotta de coco, compota de frambuesas y crumble de nueces pecanas

Chef Prabhu

Sirve el crumble en vasitos, agrega una capa de panna cotta y una cucharada generosa de compota de frambuesas. ¡Irresistible!

Por lo general, los vasitos de postre se suelen componer de al menos tres capas diferentes, entre las cuales destacan las que vamos a ver a continuación.

  1. Deliciosas bases. Pueden ser bizcochos, con harinas comunes, integrales, sin gluten, o de frutos secos, que marcan la diferencia. Las galletas en sus diferentes formas (crumbles, biscuits sablés o cookies…) son una base ideal. También se podrían hacer hojaldres, profiteroles, pan tostado…
  2. Sofisticadas cremas o salsas. Son fundamentales, ya que una cremosidad y cantidad adecuada harán que la experiencia final en boca sea agradable y equilibrada. A veces la crema es la protagonista, otras acompañará a galletas o bizcochos un poco secos. Eso sí, siempre pensando en que todos los ingredientes tengan sentido tanto en textura como en gusto.
  3. Un toque de frutas. Es ideal que tengan alguna fruta, natural o cocinada, como parte principal del plato o como complemento. Aportan un toque fresco y son un endulzante natural fantástico para sustituir o rebajar el azúcar en la receta.

Artículo relacionado

La leche vegetal más completa

De soja, arroz, almendras o coco: ¿qué leche es más completa?

Ingredientes para 6 vasitos

Para la panna cotta de coco:

  • 500 g de leche de coco
  • 25 g de xilitol
  • 18 g de maicena
  • 0,75 g de agar-agar

Para la compota de frambuesas:

  • 100 g de frambuesas
  • 10 g de azúcar integral

Para el crumble de nueces pecanas:

  • 60 g de harina de arroz
  • 60 g de nueces pecanas
  • 60 g margarina bio no hidrogenada
  • 60 g de azúcar de coco
  • Una pizca de sal

Preparación (45 minutos + 3 h de reposo en nevera)

Para la panna cotta de coco:

  1. Disuelve bien en la leche de coco, con unas varillas y en frío, el xilitol, la maicena y el agar-agar.
  2. En un cazo, sin dejar de remover, calienta todo hasta que hierva.
  3. Luego dosifica rápidamente en vasitos y deja que gelifique en la nevera.

Para la compota de frambuesas:

  1. Mientras, en una sartén cocina las frambuesas con un poco de azúcar hasta que estas adquieran una textura de mermelada. Reserva.

Para el crumble:

  1. Procesa las nueces pecanas hasta obtener un polvo, y luego mézclalo con el azúcar de coco y la harina de arroz con una pizca de sal.
  2. Elabora una masa con todos los ingredientes y la margarina; ha de quedar como una especie de "tierra", que has de extender en un papel de horno.
  3. Luego ponlo en el horno a 170 ºC durante 5-7 minutos o hasta que veas que está dorado.
  4. Al sacarlo del horno, lo rompes bien para que acabe de tener esa forma de "tierra" que buscamos darle.

Para el montaje:

  1. Sirve sobre los vasitos de panna cotta que has enmoldado previamente, una cucharada generosa de compota de frambuesas.
  2. Al momento de servir, espolvorea el crumble.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?