Antioxidante

7 postres sanos para disfrutar del chocolate sin culpa

¿Te imaginas disfrutar de un buen chocolate sin preocuparte por si perjudica a tu salud? ¡Puedes hacerlo con cacao raw! Puro y sin azúcar ni aditivos.

Pelú Campos

Chef crudivegana

Actualizado a 17 de septiembre de 2020, 17:01

Chocolate raw, rico y sano

Si te gusta el chocolate, te propongo aprender a hacerlo tú mismo. El proceso es divertido y, si el resultado es bueno, ¡el placer se multiplica!

Pero no te propongo hacer un chocolate al uso, sino chocolate raw, una versión elaborada con el cacao más puro, sin azúcar y mediante una técnica que preserva la riqueza mineral y antioxidante de este alimento de dioses.

Si bien no existe un sello de "chocolate raw", podemos definirlo por cómo se elabora: la temperatura nunca pasa de 42 °C y no hay tueste (ni de la semilla ni de la pasta o manteca de cacao).

Esto mantiene intactos sus nutrientes y antioxidantes, a diferencia de lo que ocurre en el chocolate convencional, en el que las semillas se tuestan a 130-400 °C.

No solo la técnica lo hace diferente; también los ingredientes. El chocolate raw no suele incluir más de tres o cuatro, siempre naturales y ecológicos. Si se le añade un fruto seco, es sin tostar. No contiene soja, azúcar refinado, edulcorantes, grasas hidrogenadas ni productos de origen animal. No es raro que el chocolate convencional sí lo haga.

Superalimento delicioso y natural

De los poderosos efectos del cacao disfrutaron otras civilizaciones en el pasado, pero esta semilla es hoy, en realidad, una gran desconocida. Su versión tostada, a menudo refinada, ha perdido muchas cualidades.

Sin embargo, si se usa en crudo se está recurriendo a uno de los mejores superalimentos de la naturaleza, beneficioso tanto para el corazón como para la mente. Es una gran fuente de magnesio, flavonoides y sustancias como la teobromina y la anandamida, capaces de elevar el ánimo, aumentar nuestra energía e infundirnos bienestar.

El "subidón" que provoca el chocolate actual, en cambio, no suele ser por los efectos de estas maravillosas sustancias, sino por sus azúcares refinados.

El cacao tiene la particularidad, además, de que si necesitas estar despierto y activo, te conectará con tu poder de atención; si necesitas dormir o tranquilizarte, te aportará calma mental y emocional a la vez que te relajará físicamente gracias al magnesio.

Los ingredientes y utensilios que necesitas

De las semillas se extraen varios de los ingredientes que utilizamos en estas recetas:

  • Nibs de cacao. Son trocitos de las semillas crudas. Se pueden esparcir en batidos, cereales, yogures y postres.
  • Pasta cruda. Se obtiene al prensar la semilla. Se usa para hacer chocolate y se puede rallar y añadir a batidos.
  • Manteca de cacao. Si se sigue prensando la pasta de cacao, se genera calor y, al alcanzar los 33-35 °C, la grasa o manteca se separa de la fibra y la proteína. Es un ingrediente esencial, tanto por su elegante aroma como por su versatilidad. Se usa para hacer chocolate y postres raw, aunque también en lociones para la piel.

Los utensilios necesarios no son muy raros, pero tendrás que hacerte con ellos: una olla, un bol, una varilla, una jarra con pico, una espátula, uno o dos biberones de cocina, una batidora, una báscula y moldes de silicona.

Durante todo el proceso es básico evitar que el agua hierva, que entre agua en la mezcla y que el bol toque el agua caliente (por eso se usa el baño de vapor). Una precaución más, procura siempre que los utensilios que vayas a utilizar estén muy secos.

Si quieres actualizar tus preferencias de consentimiento haz click en el siguiente enlace