Confinamiento por coronavirus

Las personas con autismo y otros problemas mentales pueden salir de casa

¿Qué les pasa a las personas con trastornos del espectro del autismo (TEA) o otros problemas cuando se quedan tantos días en casa? El Gobierno ha cambiado las restricciones de confinamiento para ellos. ¿Quién y cómo puede salir?

Desde que el Gobierno decretó el estado de alarma y el confinamiento en casa el 14 de marzo, asociaciones de personas afectadas por autismo y otras enfermedades mentales, empezaron a transmitir la preocupación por los efectos que puede producir este aislamiento en muchos de los pacientes. Y empezaron también las peticiones y negociaciones con el Ministerio de Derechos Sociales y el Ministerio de Sanidad para que se permitiera a las personas que presentan alteraciones conductuales y conductas disruptivas salir a la calle con carácter terapéutico.

Hoy la Confederación Autismo España (que incluye más de 70 asociaciones) y el CERMI (Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad) han visto como se modificaba el artículo de este decreto que ahora permite que todas estas personas puedan circular por la calle, siempre y cuando se respeten las medidas necesarias para evitar el contagio.Y valoran muy positivamente esta medida, "que sin duda va ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas con TEA y de sus familias". Así lo apunta Raquel Valle, Responsable de Derechos y Buenas prácticas de la Confederación Autismo España.

¿Por qué les afecta tanto estar en casa?

Según la psicoterapeuta Mª José Muñoz, para las personas, sobre todo los niños, que padecen un trastorno del espectro autista (TEA) el movimiento es vital. "¡Necesitan el movimiento tanto o más que el aire que respiran! Y no es vital en un sentido metafórico, sino literalmente: esas personas, frente a una frustración continuada, pueden autoagredirse, dándose golpes, tirándose cosas encima, o agredir a los que le rodean. Pueden ponerse a girar y girar y girar, haciendo círculos, hasta la desesperación de ellos y de los que están a su alrededor."

Artículo relacionado

autismo

¿Qué síntomas presenta un niño autista?

La psicoterapeuta también nos aclara que no estamos hablando de rabietas infantiles en las que podemos explicarles que no se puede salir, e inventarnos historias o estratagemas para cambiar de tema y convencerlos con otros juegos o actividades. Muchas veces, cuando se les intenta explicar algo, automáticamente se ponen las manos en sus orejas porque ni pueden ni quieren escuchar nada de lo que se les dice.

Evidentemente encontraremos grados pero, "si modificamos sus rituales, los cuestionamos o los obligamos a realizarlos en otro orden, eso los inunda de una angustia y un desasosiego que acabarán en autolesiones o reacciones fuertemente perturbadoras."

¿Cómo les afecta?

La directora técnica de Autismo España, Ruth Vidriales, nos explicaba de qué manera les puede afectar el confinamiento y el cambio de rutinas a las personas con trastorno del espectro del autismo (TEA):

  • Pueden experimentar altos niveles de estrés y ansiedad.
  • Manifestar un incremento de conductas negativistas y desafiantes, que lleven a contravenir las medidas establecidas (por ejemplo, insistir en salir de casa para acudir a su centro educativo o servicio de atención diurna, aunque sepan que está cerrado).
  • Presentar dificultades significativas de auto-regulación, que provoquen un incremento o intensificación de auto y/o heteroagresiones a familiares o figuras principales de apoyo.
  • Experimentar un agravamiento de condiciones comórbidas de salud mental (ansiedad, depresión, pensamientos suicidas…), que puedan poner en riesgo su integridad física, especialmente de aquellas que vivan solas o tengan un círculo de apoyo reducido.

Artículo relacionado

niño autista

Niños autistas: 6 consejos para vivir todo su potencial

Es importante señalar que esta situación afecta no sólo a las propias personas con TEA sino también a sus familiares y personas cercanas con las que conviven que también pueden:

  • Experimentar altos niveles de estrés, angustia y ansiedad.
  • Presentar sentimientos de desesperanza y falta de control de la situación.
  • Experimentar dificultades significativas para manejar la situación familiar y el comportamiento de su familiar con TEA.
  • Presentar dificultades importantes para conciliar la situación de permanencia en el domicilio con su actividad laboral, incluyendo el teletrabajo.

¿A quién más afecta?

Dentro del TEA encontramos, además de las personas con autismo autistas, a las que padecen el Síndrome de Asperger, cuyas características son un tanto diferentes, pero que no dejan de tener rasgos similares. Mª José nos cuenta que sus mundos son absolutamente rígidos y ordenados: "Dentro de ellos todo tiene que encajar y si falla algún elemento se desencadena su furia hacia lo que esté haciendo, hacia ellos mismos, o hacia los objetos. Son tranquilos y sociables mientras que no se les toque su ritmo, espacio y tiempo."

Artículo relacionado

consejos padres hijos asperger entender

6 consejos para entender el Asperger

En otro orden de patologías podemos encontrar a las personas que padecen un TOC, un trastorno obsesivo compulsivo, cuya compulsión, por ejemplo, sea la de pasear y contar rayas, bajar y subir escalones, etc. "Tenerlos confinados los desequilibraría mentalmente, ya que para ellos es una forma de mitigar la ansiedad que sienten si no hacen esos ceremoniales, pudiendo crear crisis mentales que requieran internamiento psiquiátrico."

¿Se necesita autorización para salir a la calle?

Aunque no se han dictado de momento medidas sobre si es necesario tener algún tipo de acreditación, desde la Confederación Autismo España y el CERMI (Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad) recomiendan llevar (si se tienen) durante sus salidas a la calle estos documentos:

  • El certificado oficial de reconocimiento de Discapacidad. En el caso de tener reconocida la discapacidad.
  • Prescripción de un/a profesional sanitario o social. En el caso de disponer de ello.
  • Copia de la Instrucción de 19 de marzo de 2020, del Ministerio de Sanidad, por la que se establecen criterios interpretativos para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.
  • Informes médicos, psicológicos o sociales complementarios en los que se describan las necesidades individuales y/o la existencia de dificultades conductuales. En el caso de disponer de ellos.

Cuidemos especialmente de ellos

En general, podríamos decir, que cualquier trastorno o discapacidad psicológica puede agravarse con el confinamiento ya que, para muchas de estas personas, salir, distraerse y no pensar en los problemas que les inquietan, son mecanismos para no hundirse.

Pero la psicoterapeuta Mª José Muñoz nos concreta más: "Pensemos en hipocondríacos que ya, normalmente, están todo el tiempo imaginándose que sus dolores son mortales. O en cómo se sienten los paranóicos, cuya patología los lleva a pensar que todo el universo está conspirado contra ellos, cuando escuchan un montón de teorías sobre el origen de este virus. Si estas personas además se sienten vigilados y coartados en sus movimientos, se multiplicarán las posibilidades de crisis."

No cabe duda de que todos estos colectivos tienen profesionales que los tratan y que pueden hacerles un seguimiento, pero si además encontramos medidas político-sociales que ayuden a mitigar estas situaciones tan excepcionales, también ayudarán a que las secuelas mentales de los ciudadanos no se conviertan en invivibles e irreparables.

Raquel Valle, apunta que es fundamental que tomemos conciencia del derecho de estas personas con alteraciones de conducta como es el TEA, y de sus acompañantes, para poder circular de manera excepcional y por causa de fuerza mayor por la vía pública. Y que así cesen las increpaciones e insultos que están recibiendo por el hecho de salir a la calle durante estos días.

También reclama que se dote a los profesionales de los centros de día y asistenciales del material adecuado para que puedan realizar su trabajo sin temer por su seguridad. Y que se respeten los derechos y cuidados especiales de estos pacientes en casos de hospitalización, tomándose medidas para preservar el bienestar emocional y físico de las personas con TEA y de los profesionales que los atiendan, valorando la posibilidad de que estén acompañados por causa de fuerza mayor.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?