Meditación guiada para ser feliz

Cómo nos sentimos y lo que pensamos repercute en nuestra salud. Practicar la meditación nos ayuda a ser felices porque nos mantiene en el momento presente, equilibra nuestras emociones y nos ayuda a sentirnos agradecidos y en paz.

Meditación ser feliz
iStock

¿Cuántas veces has llegado a la conclusión de que tu felicidad solamente depende de ti y no de factores y personas externas? Y es que para ser felices necesitamos más bien poco.

Con esta meditación guiada, que puedes visualizar o escuchar en este vídeo, vamos a hacer tres cosas esenciales que te ayudarán abrir el corazón y conectar con la felicidad que todos llevamos dentro:

  • Ser muy agradecidos (mediante ejercicios de agradecimiento).
  • Conectar con el momento presente (gracias a la respiración).
  • Hacer las paces con nosotros mismos para sentirnos alineados con la persona que somos.

Por qué meditar puede ayudar a ser feliz

Quizás estamos convencidos de que, para ser felices, necesitamos disfrutar de grandes lujos o tener ambiciosos objetivos y pensamos: “cuando tenga ese trabajo, seré feliz”, “cuando tenga pareja, seré feliz”, “cuando viva en esa ciudad y mis hijos sean mayores, seré feliz”. Pero ¿cuántas veces te has dado cuenta de que ya lo tenías todo para ser feliz?

Cada uno de nosotros halla la felicidad en un lugar diferente. Unos trabajando, otros paseando al perro y quizás tú contemplando una puesta de sol saboreando una taza de té. Se halle donde se halle tu felicidad, siempre habrá tres cosas necesarias para ser feliz: sentirse agradecido, saber conectar con el momento presente y estar en paz con uno mismo.

Sentirse agradecido es un primer paso para la felicidad. Difícilmente podrás sentirte feliz si no te das cuenta de todo lo que ya tienes ahora mismo. Nunca podrás ser feliz si solamente pones el foco en todo lo que te falta y en todo lo que deseas. Lógicamente, hay que tener sueños y ambición, pero eso no te servirá de nada si no eres capaz de observar y dar las gracias por todo lo que ya tienes en tu vida en el presente.

Por ejemplo, ahora mismo podrías dar las gracias por tener conexión a internet y un dispositivo electrónico que te permite leer este artículo. También podrías dar las gracias por tener ojos y oídos que te permiten ver y oír esta información. Da las gracias por tener un techo bajo el que dormir y un plato caliente en la mesa. Da las gracias por el agua corriente y por el aire que respiras. Son muchas las cosas por las que podemos sentirnos agradecidos en cualquier momento. Durante la meditación veremos cómo hacer un ejercicio de agradecimiento.

Esto me lleva al punto números dos: saber conectar con el momento presente. Para ello tenemos una gran herramienta: la respiración. La respiración nos sirve para darnos cuenta de dónde y cómo estamos. Solamente necesitas escuchar tu respiración. No necesitas de ningún factor externo para sentirte válido y capaz. Por el simple hecho de ser quien eres, ya eres válido y mereces toda la felicidad del mundo. Durante esta meditación conectaremos con la respiración de manera fácil y sencilla.

Por último, la meditación también nos ayudará a ejercitar el perdón y la aceptación, dos ingredientes indispensables para sentirnos en paz con nosotros mismos. Durante la meditación practicaremos ejercicios de aceptación y aprenderemos a soltar las amarras de nuestro control y a renunciar a nuestras expectativas. Y nos perdonaremos con el fin de sentirnos libres, amados y felices.

Cómo meditar para ser feliz

La meditación tiene que ser un momento de autoexploración y autodescubrimiento. No hace falta que la practiques siempre de la misma manera. No tengas miedo a probar cosas nuevas para conocerte en otros contextos y sorprenderte a ti mismo. Para diversificar tu práctica, puedes hacer muchas cosas: intenta aunar la aromaterapia a la meditación (más abajo te cuento cómo), cambia de lugar, medita con tus mascotas o pídele a alguien que meditéis juntos. ¡Seguro que no lo has probado todo!

  • Puedes hacer esta meditación en cualquier momento del día, especialmente si buscas energía positiva o te encuentras en un momento un poco gris.
  • Si puedes, descárgate la meditación y luego pon tu dispositivo en modo avión. Si no es posible, recuerda ponerlo en silencio y avisar de que nadie entre en tu habitación durante ese ratito.
  • Si te apetece, puede resultarte gratificante hacer la meditación con auriculares. Sentirás el sonido más envolvente y podrás aislarte mejor del exterior.
  • Ponte en una postura cómoda: tumbado o sentado. Es necesario que no cruces las piernas y procura tener la espalda erguida, pero sin tensión.
  • Si durante la meditación necesitas moverte, adelante. Si estás incómodo, por favor, recolócate en una postura más cómoda con movimientos suaves.
  • Ponte algún aceite esencial en el difusor o algún incienso. Para la felicidad te recomiendo aceites esenciales cítricos como, por ejemplo, la bergamota, la naranja o el limón. Los cítricos son estimulantes y nos ayudan a levantar el ánimo y las defensas.
  • Recuerda que el modo cómo nos sentimos y lo que pensamos repercute en nuestra salud. Practicar la meditación tiene efectos antioxidantes porque nos mantiene en el momento presente, equilibra nuestras emociones y nos ayuda a sentirnos agradecidos y en paz.
  • También observarás que insisto en la visualización del color naranja. El color naranja está relacionado con la alegría y la energía positiva. Siempre será un color excelente para vestir cuando quieras sentirte con un extra de motivación y con muchas ganas de vivir.
  • Permítete relajarte con esta meditación y ten siempre presente que sí, te mereces ser muy feliz.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?