Riqueza vital

13 gestos para sentirse mejor en el día a día

Eva Mimbrero

La sensación de bienestar no cae del cielo, la mayoría de las veces es fruto de los pequeños esfuerzos cotidianos.

Compromiso, elección consciente y predisposición al cambio son el punto de partida para alcanzar un máximo bienestar. Cada día puedes incorporar gestos a tu rutina habitual para incrementar tu bienestar. Estos son algunos de ellos:

13 gestos que te aportan bienestar diario

1. Comer en compañía

Cultivar las relaciones positivas y reforzar los lazos familiares y de amistad con largas sobremesas estimula nuestra emotividad y nos aporta bienestar.

2. Resérvate una tarde para desconectar

Reservarse tiempo para uno mismo y regalarse momentos de armonía (un masaje relajante, una larga tarde de cine, cuidar de las plantas) ayuda a desconectar de la rutina diaria y a relajarse en cuerpo, mente y espíritu.

3. Desear un 'feliz día'

Algo tan sencillo y elemental como incorporar esta frase en los correos electrónicos puede predisponernos a vivir una jornada con mayor optimismo, tanto a nosotros como a las personas que reciben nuestro mensaje.

4. Desprenderse de lo viejo

Ciertos objetos nos recuerdan experiencias pasadas que no dejan espacio para las vivencias nuevas. Desprenderse de ellos nos hará sentir más libres.

Artículo relacionado

Ejercicios respiracion consciente

8 ejercicios para practicar la respiración consciente

5. Respirar de forma consciente

Sentir cómo el aire entra y sale de los pulmones, lentamente, cómo se hincha y deshincha el abdomen, proporciona una sensación inmediata de bienestar y es muy útil para calmarse en momentos de estrés.

6. Relajar la musculatura

Potencia el diálogo con tus músculos contrayéndolos y relajándolos (cerrando y abriendo los puños, estirando y relajando los dedos de los pies... ). Observar la diferencia entre un estado y otro puede contribuir a identificar los momentos en los que estamos tensos.

7. Practicar visualizaciones

Cerrar los ojos y viajar mentalmente hacia ese lugar especial que nos relaja (el mar, la montaña, el bosque...) puede aportarnos serenidad.

8. Contar hasta 10

Es una herramienta ya clásica para reducir la impulsividad, y ayuda a no perder el control en momentos tensos y de nerviosismo.

9. Caminar sin más

Podemos fijarnos en lo que sentimos mientras caminamos, dejando a un lado las preocupaciones. Percibir el contacto de los pies con el suelo, el viento que nos refresca... así se estimulan los sentidos y la capacidad de disfrutar del presente.

Artículo relacionado

beneficios caminar

¡Camina! Las mejores ideas se te pueden ocurrir andando

10. Percibirse a uno mismo

Los momentos de espera, por ejemplo en un semáforo, son una oportunidad única para escucharse a uno mismo, observando la respiración o las emociones.

11. Comer sin distracciones

¿Cuándo fue la última vez que comiste en silencio, sin otras distracciones? Tomarse tiempo para saborear los alimentos y disfrutarlos con la vista y el olfato activa los sentidos y aumenta el bienestar.

Artículo relacionado

comer-atentamente

6 actitudes esenciales para comer atentamente

12. Prestar atención a los sonidos

Los sonidos cotidianos pueden servir como un recordatorio para que la mente no viaje al futuro o al pasado. Cuando los escuches, céntrate en el aquí y en el ahora.

13. Rodearse de belleza natural

Nuestra vida transcurre entre asfalto, humo de coches y cielos contaminados. Adentrarse en la naturaleza y disfrutar de la belleza natural y de la luz del sol es una forma sencilla de alcanzar el bienestar. Está estudiado que vivir rodeado de vegetación nos llena de armonía y de plenitud.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?